INVERNALES KARAKORAM

PARA EL TIEMPO LIMITE | ¿PORQUE? Miralo aqui

INVERNAL AL K2

¿Qué se trae Alex Txikon?

Nota de opinión: ¿Irá por la pared menos conocida de la segunda montaña más alta del mundo y la más inexplorada?

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Domingo 27 de Enero de 2019 - 09:28 623 | 0




36





Foto de Portada: El equipo completo en el campo base del K2 analizando la ruta a tomar en este nuevo desafío (Foto Alex Txikon)

 

El español Alex Txikón se trae un AS bajo la manga. Ya instalado en el campo base del K2 ahora va en busca de consolidar una idea. Ha partido desde su posición en el BC avanzando sobre el glaciar Godwin Austen hacia un campo base avanzado, que le permitirá analizar una posible nueva via.

Es sabido que hasta el momento no tiene definida la vía a utilizar, pero una posibilidad muy concreta viene rondando por su cabeza desde el mismo inicio de esta expedición y antes aún.

Veamos un poco de qué se trata esto. Nos centramos en esta imagen:






Aquí podemos ver en rojo, la vía Cessen intentada el año próximo anterior por el equipo polaco, donde participara Denis Urubko, que luego tuvo que cambiar (ya tarde) por la ruta tradicional de acceso, la del espolón de los Abruzzos (en amarillo) que discurre paralela hacia el este. Puede verse en la imagen claramente la silueta del espolón, la vía de acceso más segura que tiene esta peligrosísima montaña. Vemos hacia la izquierda (en verde) y solo a modo de referencia a la temible “Magic Line” coronada dos veces, la última por la expedición española de Jordi Corominas en 2004, que costara la vida a Manel de la Mata.

En la parte superior, en azul vemos la vía de la ruta estadounidense que alcanzara la cumbre en 1978, primera y única vez. Aquella ascensión fue realizada por un equipo estadounidense, dirigido por el renombrado James Whittaker (primer estadounidense que escaló el Everest). El resto del equipo estaba compuesto por Louis Reichardt, James Wickwire, John Roskelley y Rick Ridgeway. Wickwire soportó una noche en vivac, 150 metros por debajo de la cima, a una altura en la que nadie antes había pernoctado. La ascensión tuvo una gran importancia para el equipo estadounidense, ya que significó completar la tarea iniciada en 1938, cuarenta años antes.

Pues bien, entre la ruta del espolón de los Abruzzos y la ruta estadounidense, nos queda una pared completa, la cara este, hasta el momento absolutamente virgen, nunca explorada ni escalada. Eso es lo que está analizando Txikon por estos momentos.

Hemos marcado, como puede verse en la imagen, tres posibles vías de acceso sobre tres espolones, marcados como A, B y C.

Esta cara del K2, según ha manifestado Denis Urubko, sufre mucho menos el embate de los vientos en esta época del año, un factor muy importante. Sin embargo, cuenta con un elemento adicional a tomar en consideración y que puede verse en la imagen coloreado en verde bajo la marca D: es un glaciar por debajo de la cima que ya de por si implica un considerable riesgo de desprendimiento o avalancha, sobre todo teniendo en cuenta que el sol, por la mañana, asciende de este a oeste y golpea toda este área de manera considerable hasta bien entrada la tarde.

Como dijimos en una nota precedente hace algunos días, es una carta muy importante y decisiva, que sumada al hecho de los “iglús” (vaya que a nadie se le ha ocurrido antes), brinda un componente muy especial en esta lucha de conquista invernal del segundo baluarte más importante del mundo en este sentido.

La decisión de Txikón no se demorará muchos días más. Hay que empezar a equipar la vía, cualquiera se esta y poner todas las cartas sobre la mesa. De optar por la virgen cara este de la montaña, una de estas tres posibilidades, sin lugar a dudas, será la tomada por el escalador vizcaíno, que en estos momento debe tener en su cabeza un enorme dilema, tan grande como la montaña que pretende escalar.

Pero como dijimos hace unos días en esa nota precedente que mencionaba, ¿Porqué no intentarlo? Si detrás de este logro podría estar toda la gloria en el hecho de vencer finalmente al K2 en invierno sumado al hecho de hacerlo por una nueva vía. Pero también está el riesgo y enfrentarse a una ruta desconocida y con la vista puesta en todo momento en aquél monstruo de hielo que cuelga a mas de ocho mil metros como desafiando a quién se le atreva y con el indiscutible título de gran guardián de la cumbre.

 



Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=11203
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=11203




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


Se podrá comentar dentro de los 5(cinco) días de publicada la nota



Esta nota ya se encuentra cerrada a comentarios