PRIMERA MUJER EN CONQUISTAR EL EVEREST

Junko Tabei: "Decidí ir hacia donde pudiera ir"

Al cumplirse el primer aniversario de su fallecimiento, una entrevista de Outside Magazine

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Jueves 26 de Octubre de 2017 - 12:00 631 | 0




14
¡Gracias por el Me Gusta!


Por Brad Frenette para Outside Magazine

Fotografías: Cortesía Familia de Junko Tabei

 

El 20 de octubre de 2016, el alpinismo perdió a una de sus figuras más importantes: Junko Tabei, de 77 años, la primera mujer en alcanzar la cima del Everest y escalar las Siete Cumbres.

A principios de ese mismo año, varios meses antes de su muerte, contacté a Tabei, con la esperanza de hablar con ella sobre su expedición al Everest de 1975 como investigación para un proyecto más grande. Eso inició una correspondencia por correo electrónico de un mes a través de su traductor. A lo largo de nuestra conversación, ella todavía se estaba moviendo, todavía ascendiendo. No me di cuenta hasta más tarde que estaba luchando simultáneamente contra un cáncer de peritoneo.

Al leer los obituarios sobre Tabei, descubrí que la mayoría de las historias no cubrían algunos de los temas principales que ella y yo habíamos discutido: su inspiración y desafíos, su conflictiva relación con ser la primera mujer en el Everest y su implacable impulso. En el aniversario de su muerte, aquí están los fragmentos más interesantes de nuestra conversación.

 


Su primera experiencia con el alpinismo llegó en la escuela primaria, cuando subió al monte Nasu ¿Cuál fue su primera impresión del montañismo?

Estaba muy sorprendida por las colinas rocosas y secas, y una corriente de agua caliente que provenía de una fuente termal. Me sorprendió también sentir un poco de frío mientras estábamos en la cima de la montaña porque era verano. Me di cuenta de que hay tantas cosas en el mundo que nunca he visto, y que es divertido ver y aprender directamente a través de las propias experiencias. Así que decidí ir hacia dónde pudiera ir.



Usted fue a la universidad en Tokio a principios de la década de 1960 para estudiar literatura inglesa. Y poco después de graduarse, se unió a una asociación de escalada para mujeres. ¿Ese club se inspiró en tus experiencias en el campus?

En Fukushima en ese momento, no había muchas chicas en la escuela secundaria, y casi ninguna iba a la universidad. Yo era un caso excepcional. Sentí una especie de complejo de inferioridad al hablar con acento de Fukushima, porque la mayoría de las alumnas provenía de las ciudades. Tuve la suerte de encontrar un amigo en el campus que iría a las montañas conmigo, así que caminamos juntos muchas veces. Cuando conocí a un grupo de estudiantes y aprendí que estaban en un club alpino, tuve un poco de envidia.

En 1962, me uní a un pequeño club de montañismo fuera de la escuela. Casi todos los fines de semana iba a un área montañosa, y durante la semana después del trabajo, entrenaba. Empecé a soñar con ir al Himalaya con un equipo de mujeres únicas. Por esa razón, formamos el "Ladies Climbing Club". En la década de 1970, cualquier club en Japón que deseara ir al Himalaya tenía que ser un miembro registrado de la Japan Mountaineering Association (JMA), y recibir una recomendación del JMA. No fuimos aceptados la primera vez. Más tarde, sin embargo, fuimos reconocidos, lo que hizo posible la expedición al Annapurna en 1970.

Cuando comenzamos a hablar sobre una expedición al Everest, la mayoría de los hombres de la comunidad alpina estaban en contra de nuestro plan, diciendo que sería imposible ir al Everest en una expedición solo para mujeres.




Junko Tabei (Cortesía Familia de Junko Tabei)

¿Hubo un momento antes de que fuera al Everest que se preguntó si debería renunciar?

No, nunca pensé en renunciar. Habíamos trabajado muy duro para obtener el permiso de escalada. [Nota del editor: durante la década de 1970, los permisos de escalada para el Everest fueron altamente restringidos y competitivos. El equipo de Tabei declinó los permisos para otros picos hasta que obtuvieron uno para Everest, en 1972, y comenzaron a planear su expedición.]

 

¿Qué tan desafiante fue financiar una expedición para mujeres en ese momento?

Fue muy difícil. Hubo una grave crisis económica, llamada shock petrolero, en 1972 y 1973. La economía se había enfriado, y dondequiera que visitamos nuestro plan de expedición, nos dijeron que no había dinero disponible, y que sería imposible ir al Everest con un grupo solo para mujeres. Afortunadamente, un importante periódico, Yomiuru, y una estación de televisión, NTV, aceptaron ser nuestros patrocinadores. Aun así, cada miembro debió pagar 1.5 millones de yenes, aproximadamente 5000 dólares.  

 

Usted experimentó una avalancha a 6.300 metros. ¿Cuál es tu recuerdo de ese evento?

Un poco después de la medianoche del 4 de mayo, cinco de nosotros estábamos durmiendo en una tienda de campaña en el Campamento 2. Sin ningún signo, fuimos alcanzados por una avalancha y enterrados bajo la nieve. Quedé enredada en la tienda y empujada debajo de los otros cuatro miembros. Empecé a sofocarme y pensé en cómo se reportaría nuestro accidente. Entonces, de repente, fui rescatada por los sherpas y reviví. Fue muy afortunado el hecho que ninguno de nosotros haya salido herido, pero aun así me tomó tres días poder volver a caminar y moverme normalmente.

 

¿Consideró abandonar el ascenso después de eso?

El líder de la expedición y el médico que estaba en el campamento base insistieron en que todos deberíamos bajar, pero le dije que no, y me quedé en el campamento 2. El resto de los miembros estuvo de acuerdo y decidimos subir más.

 

¿Quién decidió quién haría el primer ascenso?

Decidir quién debería ser el elegido para la cumbre fue difícil para nosotros. Al principio, Yuriko Watanabe y yo fuimos elegidos para ser los miembros del primer equipo de ascenso. Luego, cuando llegamos al Campamento 4, descubrimos que la mitad de los sherpas estaban sufriendo de mal de altura y no podían llevar suficientes botellas de oxígeno a un campamento superior para el equipo de ataque final de tres (yo, Watanabe y Ang-Chering Sherpa). Entonces, tuvimos que decidir quién subía y quién bajaba. Insistí en que Watanebe-san subiera. A la mañana siguiente, la líder de nuestro equipo, Eiko Hisano, nos llamó por radio y dijo: "Tabei-san, debes subir".




Junko Tabei (Cortesía Shinya Tabei para Outside Magazine)

 

Llegó a la cumbre el 16 de mayo. ¿Qué pensó al lograrlo? ¿Hizo o dijo algo en voz alta en ese punto para marcar el momento?

No grité nada, pero pensé: "Oh, ya no tengo que escalar". Estábamos ocupados tomando fotos y películas de 8 mm y haciendo llamadas por radio al Campamento Base. En ese momento, la cumbre era todavía una cresta muy estrecha y afilada. Las dos vistas muy contrastadas de las cimas tibetanas planas y marrones y la vista del glaciar de roca de Nepal fueron impresionantes. No tenía idea de que una expedición china, incluidas mujeres, estaba escalando del otro lado. Llegaron a la cumbre once días después.

 

¿Cuál fue la reacción cuando llegó a casa?

Había tanta gente de los medios. Casi no tuve tiempo de estar con mi familia. Mi hija de tres años tenía miedo de todas las cámaras. El Emperador, el Príncipe Heredero y la Princesa nos invitaron al Palacio. El Primer Ministro, el Ministro de Trabajo y el Ministro de Cultura y Educación nos invitaron a un almuerzo. El gobierno de Nepal me dio la medalla de honor. Pasaron dos meses hasta que pude establecerme en casa. Incluso después tuve que lidiar con muchas invitaciones y dar conferencias. Simplemente escalé una montaña, pero el entorno a mi alrededor cambió tanto, solo porque fui la primera mujer. No tenía intención de ser la primera mujer en Everest.

 

Continuó presionándose después del Everest. Ha escalado las Siete Cumbres, y muchas más desde entonces. ¿Qué le motiva a seguir escalando?

Es porque amo las montañas. Me encanta ir a donde nunca he estado antes. Así que me desafío a mí misma para escalar todos los picos más altos de todos los países del mundo. Ahora tengo 76 años y he escalado los picos más altos de 76 países. Estoy sufriendo cáncer, pero me gustaría seguir mi camino y escalar montañas.

Y si pudiera retroceder en el tiempo y darse algunos consejos cuando era niña, ¿cuál sería?

“No te rindas. Sigue en tu búsqueda.”

 




El 16 de Mayo de 1975, Junko Tabei en la cumbre del Monte Everest (Associated Press)



Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10782
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10782




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


TU NOMBRE

COMENTARIO


INGRESA ESTE CODIGO DE SEGURIDAD


AQUI