La expedición andaluza hizo cumbre el pasado 27 sep.

La jienense Vera García alcanza el Manaslu, su segundo ocho mil

José Manuel se quedó a escasos 300 metros por problemas físicos

Noel Gonzalez | Redacción Alpinismonline Jueves 12 de Octubre de 2017 - 15:15 526 | 0




5





No dejamos aún de lado esta montaña. El Manaslu nos sigue dando noticias buenas para las expediciones españolas. Esta vez ha sido una expedición andaluza  compartida por Vera García y José Manuel Sánchez. Las fechas prácticamente clavadas al resto de expediciones, les ha echo estar casi en una ciudad en el Campo Base. Estos dos compañeros de cordada, son socios del Club Grupo Excursionista y Alpino Cabañas, de Pozo Alcón, Jaén. Nos hemos puesto en contacto con Vera y le hemos podido hacer unas preguntas para que nos relate en primera persona toda la experiencia en este, su segundo ocho mil.

Vera, cuéntanos como sale esta montaña en vuestro proyecto y como arranca todo.   

En 2014 y después de hacer la expedición al Cho Oyu de 8201m. en el que hicimos cima el 2 de octubre, teníamos el proyecto de la fundación del CLUB GRUPO EXCURSIONISTA Y ALPINO CABAÑAS, a través del cual hemos impulsado la actividad del alpinismo, dentro de este proyecto se encuadra la expedición al Manaslu para 2016 pero un problema médico nos impide hacer ese año la expedición y ya este año y superado ese problema nos encontrábamos preparados para afrontar el reto, que ha estado abierto a l@ssoci@s del club.

No era tu primera vez en Nepal, ¿no?                                                              

No, es mi segunda vez en Nepal pero al Cho Oyu subimos por el lado Tibetano.

¿Te sorprendió ver el CB tan saturado de tiendas de otras expediciones a vuestra llegada? 

Si, la verdad es que no esperábamos tant@sescalador@s. Cuando nosotros pensamos en escalar esta montaña no iba mucha gente, menos aún en otoño.


¿Qué tal con el resto de españoles?   

Muy bien. Estábamos Andaluces, Vascos, Catalanes, Riojanos…a algunos ya los conocíamos y ha habido algún momento para compartir con ellos unas tapas de jamón serrano que en un Campo Base sabe a gloria. También hemos conocido a gente maravillosa que estaba ahí trabajando por su sueño.

¿Cómo afrontaste desde el principio junto José Manuel la aclimatación?

José Manuel y yo ya hemos estado juntos en el Pico Lenin, en Kirguistán, en el Cho Oyu, en el Tibet, en el McKinley, en Alaska y ahora en el Manaslu. Nos compenetramos muy bien y siempre hay respeto y ayuda entre ambos. Además él es generoso a la hora del esfuerzo en la montaña.

Sé que la aglomeración de alpinistas fue muy alta, ¿hubo en algún momento problemas entre las expediciones? 

Es cierto que en algunos puntos concretos de la ascensión nos juntamos bastantes personas pero no hubo ni el más mínimo incidente ni en los campos de altura ni en el Campo Base.


¿Cómo viste la vía cuando tanta gente quiere ir por el mismo sitio? 

Cómo te comentaba la gente no fue ningún problema, cada uno hacía su montaña. Si lo comparamos con el Cho Oyu es una montaña bastante más técnica, especialmente entre el campo 1 y el 2 y esto significa que en el periodo de la aclimatación tienes que pasar por ahí muchas veces, con el consiguiente desgaste. Luego entre el campo 3 y el 4 aflora el hielo vivo y las pendientes son fuertes.

Finalmente cumbre el día 27 de sep, ¿cuéntanos un poco como fue el ataque final?

Llegamos al campo 4 el 26 por la tarde, montamos tienda para los tres, José Manuel, RamehsGurún, nuestro  sherpa y para mi.Nos levantamos a las 11:30 de la noche, sin haber dormido nada ya que la falta de oxígenos nonos dejó dormir. Preparamos algo caliente, últimos preparativos y salimos a las 12:30. A partir de campo 4 a 7400m.  y hasta cerca de la cumbre es el terreno menos técnico de toda la ascensión pero se avanza muy lento por la altitud.  A 7700m José Manuel empieza a sentir ganas de vomitar y entre 7700 y 7800 vomita cuatro veces y aunque no tiene otros signos de mal de altura, toma la decisión de volver al campo cuatro.

Está convencido que es una falta de hidratación del día anterior. Yo continué acompañada de nuestro Sherpa hasta la cima. Llegamos a las 7,45 horas Nepalí.Fueron unos momentos de plenitud y de una paz interior fuerte. Ves que todo el esfuerzo de tantos meses de entrenamiento a merecido la pena. Fue una ascensión dura por el cansancio, el esfuerzo y la altitud. Sentí mucho frio. Noté que se congelaban mis pies, iniciamos rápido el descenso. Me hospitalizaron en Katmandù  pero todo quedó en un susto, mis dedos volverán a recuperarse.


¿De quién te acordaste arriba y de quién no?

Bueno , en esos momentos te acuerdas de tus seres queridos, amigos…pero me acordé mucho de mi compañero José Manuel que ha trabajado mucho en este proyecto antes de la expedición y después durante la aclimatación, el montaje de los campos de altura, porteando y que ha estado siempre con muchos ánimos y bien aclimatado.

¿Nos adelantas algo de cara al futuro?

Bueno cuando el cuerpo aún esta recuperando el tono después de la paliza que ha supuesto subir un ocho mil y el bolsillo esta vacío parece pronto para nuevos proyectos pero seguro que seguiremos haciendo alpinismo porque es nuestra vida pero si te puedo adelantar que José Manuel y yo tenemos en proyecto hacer la travesía con esquí del Campo de Hielo en Patagonia, para que todo no sea alta montaña.


 

 

 

 

 

 

Fotos cedidas por,Vera Garcia.



Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10766
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10766




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


TU NOMBRE

COMENTARIO


INGRESA ESTE CODIGO DE SEGURIDAD


AQUI