SE QUITO LA VIDA

Fallece el alpinista estadounidense Hayden Kennedy

Fue un día después que muriera su novia en una avalancha que ambos protagonizaron. Su padre Michael recuerda alguna de sus memorables escaladas.

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Miércoles 11 de Octubre de 2017 - 16:30 641 | 0




24



Foto de portada Patagonia.com


El sábado 7 de octubre, el alpinista Hayden Kennedy, de 27 años de edad e hijo del conocido escalador Michael Kennedy, estaba esquiando con su novia, Inge Perkins, de 23 años, en Imp Peak, al sur de Bozeman, Montana. Los esquiadores desencadenaron avalancha que enterró y mató a Perkins. Luego, Kennedy que sobrevivió a la tragedia no pudo superar la pérdida y se quitó la vida.

"Perkins tenía un radiofaro, pero estaba apagado y en su mochila," dijo Doug Chabot, director del Centro de Avalanchas de Bosques Nacionales de Gallatin en Bozeman. Por eso no la encontraron.

"Hayden nunca llamó al 911 para reportar la avalancha", dijo Chabot. "Dejó una nota con lugares donde ocurrió la avalancha. Eran indicaciones increíblemente claras de dónde encontrarla.”

"Las avalanchas de la primera temporada atrapan a la gente todo el tiempo", dijo Chabot. "Esto no fue una avalancha particularmente grande, pero tuvimos grandes tormentas en septiembre que pusieron tres o cuatro pies de nieve en el suelo" y luego otro pie alrededor del 1 de octubre, con fuertes vientos que cargaban la nieve sobre una cama firme.”




Hayden y Michael Kennedy (Cortesía Michael Kennedy)

La familia de Kennedy divulgó una declaración que decía que respetaron tristemente la decisión de Hayden, a pesar del dolor que ello les provocó.

Kennedy ha sido durante mucho tiempo uno de los mejores escaladores del mundo. Sin embargo, no era de los mas conocidos a menos que uno estuviese dentro del mundo de la escalada, donde si tenía mas trascendencia. Siempre estuvo bastante apartado de los medios de comunicación. Al respecto el decía que "simplemente no estaba realmente interesado en estar en las revistas. No tengo nada en contra, pero preferiría estar fuera de los medios de comunicación en general. Creo que distrae y exageran todo, para mí no merece la pena. Mi pasión por la escalada es mi propia experiencia y no necesita ser divulgado".

Aunque sus logros eran muchos -desde grandes muros en México hasta las primeras ascensiones en el Karakoram-, fue ampliamente conocido en el mundo por quitar 125 pernos de la Ruta del Compresor del Cerro Torre en la Patagonia después de ascender a la Sureste con Jason Kruk en 2012. Casare Maestri había puesto y utilizado los pernos para ascender el pilar 42 años antes, y muchos habían seguido en su camino. Algunos pensaron que los tornillos se deben dejar como un monumento a la historia. Kennedy y Kruk trataron de devolver la montaña a su estado inicial, y fueron alabados por algunos y criticados por la otra mitad debido a esa decisión.

En una carta a su hijo publicada en la revista Alpinist poco después de su esfuerzo, Michael Kennedy escribió: "La historia de la Cordillera del Sureste es una de la distancia entre nuestros ideales y lo que estamos dispuestos a sacrificar para estar a la altura de ellos. Como alpinistas, debemos esforzarnos por alcanzar nuestras cumbres de ensueño con un mínimo de medios, dejando el menor rastro de nuestro pasaje. Cortar los tornillos fue un recordatorio de que debemos cumplir con lo que decimos que creemos. Para tomar esa decisión, algunos te llamarán a ti y Jason, héroes. Otros los llamarán villanos. No compres ninguna de las dos narraciones.”




Urban Novak, Manu Pellissier, Marko Prezelj y Hayden Kennedy en Cerro Kishtwar (Cortesía Marko Prezelj)

Hace unas semanas, Kennedy publicó un ensayo sobre el blog de escalada en Evening Sends que contemplaba la escalada, la pérdida y la mortalidad.

"En los últimos años, como he visto a demasiados amigos ir a las montañas sólo para no volver nunca, me he dado cuenta de algo doloroso", escribió. "No son sólo las cumbres memorables y los movimientos en ellas quienes son pasajeros. Amigos y compañeros de escalada son fugaces también. Esta es la dolorosa realidad de nuestro deporte, y no estoy seguro de qué hacer con él. Escalar es un hermoso regalo o una maldición. Veo luz y oscuridad en la escalada. A través de este reconocimiento, comienza el verdadero aprendizaje y se hace más clara la plena conciencia de la brevedad de nuestro tiempo.

Es difícil aceptar el hecho de que no podemos controlar todo en la vida, pero seguimos intentándolo, y tal vez nuestro camino cambie a algo totalmente inesperado. Tal vez una razón genuina para tratar de compartir nuestras historias acerca de los días en los que hacemos lo que amamos, es tratar de traer de vuelta lo que ha pasado, conseguido o no el logro. Tal vez haciendo esto, podríamos encontrar alguna luz que ilumine un nuevo camino hacia adelante ".

 

Fuente: Revista Outside Magazine




La familia Kennedy (Michael, Hayden y Julie) Creditos: Michael Kennedy



Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10765
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10765




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


TU NOMBRE

COMENTARIO


INGRESA ESTE CODIGO DE SEGURIDAD


AQUI