INVERNAL POLACA AL K2

"El K2 me ha consumido entre doce y catorce meses de mi vida"

Krzysztof Wielicki y Janusz Majer, preparan el ajedrez invernal al K2.

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Domingo 1 de Octubre de 2017 - 20:09 754 | 0




55


Los escaladores polacos esperan sacar una de las últimas grandes hazañas del alpinismo en los próximos meses al escalar K2, el segundo pico más alto del mundo y el único de los catorce ochomiles aún no conquistado en invierno.

Si tienen éxito, su ascenso también marcará la culminación de una era para los polacos, que fueron pioneros en la escalada de invierno en las montañas más altas del mundo en la década de 1980.




Krzysztof Wielicki (Con Reuters en Rzedkowice Polonia, Septiembre 19, 2017. Reuters-Kacper Pempel)


Krzysztof Wielicki, el legendario escalador de 67 años de edad, pequeño y fornido que dirigirá la expedición de diez personas desde su campamento base, fue el primero en escalar el pico más alto del mundo, el Monte Everest, en el invierno, hace casi cuatro décadas. Le tomó cuatro intentos de subir K2 en el verano, cada una de las veces, con meses de preparación.

"El K2 me ha consumido entre doce y catorce meses de mi vida", dijo Wielicki a Reuters en su casa en el sur de Polonia. "No me estoy quejando. Es maravilloso estar cerca del K2 y mirarlo. Te hace feliz”.




Krzysztof Wielicki y Janusz Majer (Con Reuters en Rzedkowice Polonia, Septiembre 19, 2017. Reuters-Kacper Pempel)


Fueron los italianos Achile Compagnoni y Lino Lacedelli quienes el 31 de Julio de 1954 lograron escalarlo por primera vez. Una de las principales características que hacen compleja a esta montaña localizada en el Karakoram a lo largo de la frontera entre China y Paquistán, son sus vientos fuertes, laderas escarpadas y heladas, y principalmente su alta tasa de mortalidad entre los escaladores. En los meses de invierno, las escasas nevadas implican encarar una escalada sobre hielo desnudo.

Los escaladores polacos -el cuarto equipo que abordará K2 en invierno- pasarán dos o tres meses colocando minuciosamente campamentos y cuerdas a lo largo de la ruta de subida y almacenando suministros de alimentos y combustible. Esperarán a que una ventana de buen tiempo, quizá sólo un día largo, termine en un intento dea cumbre.




Krzysztof Wielicki (Con Reuters en Rzedkowice Polonia, Septiembre 19, 2017. Reuters-Kacper Pempel)


"Los vientos deben estar por debajo de los 50-60 km por hora, aunque incluso eso es fuerte", dijo Janusz Majer, de 70 años, un veterano escalador del Himalaya que está organizando la expedición financiada por el gobierno junto con Wielicki.

Wielicki por su parte, dice que la era de las grandes conquistas del Himalaya está llegando a su fin.

Con la mayoría de los picos ya conquistados, sólo quedan exploradas las rutas de aproximación más atrevidas y peligrosas.

Respecto a sus cominenzos en la escalada, Wielicki decía: "Fuimos unos privilegiados, por todo lo que logramos en las montañas".




Krzysztof Wielicki (Con Reuters en Rzedkowice Polonia, Septiembre 19, 2017. Reuters-Kacper Pempel)

 

"En los tiempos actuales, la gente tiene que priorizar la seguridad frente al éxito. ¿Vale la pena sacrificar tu vida para cruzar un serac que se desmorona cada tres días? "

Y luego concluyó: "Ahora nos estamos moviendo del riesgo a la imprudencia", advirtió.

La escalada en altitudes altas ganó popularidad en Polonia en los años ochenta, cuando una represión del gobierno contra los disturbios populares antes del colapso del comunismo, dejó a muchos de ellos en la tarea de priorizar su actividad profesional sobre el montañismo.




El escalador polaco Marcin Kaczkan en pleno entrenamiento para la invernal al K2 2018 (Con Reuters en Rzedkowice Polonia, Septiembre 19, 2017. Reuters-Kacper Pempel)

En este sentido Majer decía: “Los polacos fuimos al Himalaya un poco más tarde que otros escaladores, de esta forma perdimos las primeras ascensiones en las montañas más altas", lo que hizo que debieran inclinarse hacia las ascensiones invernales, en lo que sin lugar a dudas, fueron especialistas.

"Cuando me pregunta la gente por qué tantos alpinistas de categoría son polacos, les digo que estamos acostumbrados a tener poco oxígeno. Venimos de las regiones contaminadas de minería de carbón ", bromeó finalmente Majer.

Los polacos, grandes especialistas en inviernos, se están preparando. Todo esto sin lugar a dudas nos promete un invierno demasiado interesante. Los polacos en invierno en un ochomil. Cosa extremadamente seria.




El escalador polaco Marcin Kaczkan en pleno entrenamiento para la invernal al K2 2018 (Con Reuters en Rzedkowice Polonia, Septiembre 19, 2017. Reuters-Kacper Pempel)



Fuente: Agencia Reuters - Fotografías Cortesía Reuters







Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10754
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10754




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


TU NOMBRE

COMENTARIO


INGRESA ESTE CODIGO DE SEGURIDAD


AQUI