1938 - 24 DE JULIO -2017

La primera a la norte del Eiger

Andreas Heckmair, Ludwig Vorg, Heinrich Harrer y Fritz Kasparek

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Lunes 24 de Julio de 2017 - 22:41 261 | 0




21


 

Foto de portada: Andreas Heckmair, Ludwig Vorg, Heinrich Harrer y Fritz Kasparek, luego de conquistar la norte del Eiger el 24 de Julio de 1938

 

En el año 1932 Hans Lauper, Alfred Zürcher, Alexaner Graven y Joseph Knubel abrían la ruta noreste de uno de los íconos más tradicionales de los Alpes: El Eiger. A partir de ese momento, solo quedaba una cuestión por resolver, la más compleja de todas: La norte.

La antesala al gran logro arrancó tres años antes, en 1935. Allí, los alemanes Karl Mehringer y Max Sedlmeyer, intentaron un ascenso que fue seguido por aquél entonces, a través de todos los medios internacionales y, desde la misma localidad de Grindelwald, a los pies de la montaña, a través de telescopios. Los dos jóvenes alpinistas iniciaron la subida y alcanzaron el primer vivac a la altura de la estación Eigerwand.

Tras dos días en la pared sobrevino una tormenta que dejó totalmente oculta a la montaña para los ojos de los seguidores, tempestad que se extendió por el mismo tiempo, tras lo cual hubo una muy breve ventana de buen tiempo que permitió seguir por poco tiempo el desarrollo de los escaladores. Pero fue muy efímero. Luego, la tormenta volvió a caer, tras lo cual, al retirarse dejó ver una cara norte totalmente cubierta de nieve. Ambos murieron congelados y fueron encontrados posteriormente a 3300m en un lugar que a partir de entonces se conoce como "vivac de la muerte".

Diez jóvenes escaladores hicieron el intento en 1936. Austríacos y Alemanes. Todo empezó bastante mal, ya que uno de ellos murió durante un entrenamiento previo. Aparte, las condiciones climatológicas fueron bastante malas, lo que provocó que varios de ellos desistieran del intento. Fueron cuatro los que realizaron la escalada: los alemanes Andreas Hinterstoisser y Toni Kurz, y los austríacos Willy Angerer y Edi Rainer. Comenzaron con una rápida evolución, pero luego, el clima cambió repentinamente, la montaña se cubrió de nubes y los observadores perdieron la visibilidad desde la base en Grindelwald. Al día siguiente reanudaron la subida, con algunos altibajos, ya que se los observó descendiendo desde el "vivac de la muerte" a consecuencia de heridas graves sufridas por Angerer tras una caída de rocas. Continuaron con el descenso hasta un punto que ya no pudieron resolver. Luego, una tras otra comenzaron a sucederse las desavenencias. Una avalancha los barrió, esto provocó que Hinterstoisser cayera y los otros tres quedaran pendulando desde una cuerda. Uno de ellos murió asfixiado por la misma cuerda y el otro por el golpe causado por el péndulo. Toni Kurz falleció varios días después tras un intento de rescate fallido con diversas alternativas.

Matthias Rebitsch y Ludwig Vörg fueron quienes lo intentaron en 1937. Pudieron superar el "vivac de la muerte" pero al poco tiempo una nueva tormenta se desató y los obligó a desistir del intento. Fueron los únicos hasta ese momento que regresaron vivos para contarlo.

En 1938, los intentos lo inauguran los italianos Bartolo Sandri y Mario Berti. Ambos mueren al caer en las proximidades de la "Fisura difícil", en la parte baja de la pared.


Vista de la pared norte del Eiger desde la estación de ferrocarril en la localidad de Grindelwald, Suiza. Autor: De Ch-info.ch - Trabajo propio, CC BY 3.0

Pero la maldición de la Eigerwand finaliza ese mismo año. Un día como hoy, 24 de Julio de 1938 a las cuatro de la tarde, cuatro escaladores alcanzaron la cumbre por la que hoy se conoce como "vía de 1938" o "Heckmair" y está considerada como la ruta clásica. Ellos fueron los alemanes Heckmair y Vörg, y los austríacos Harrer y Kasparek. La expedición se vio constantemente amenazada por avalanchas de nieve. Ascendieron tan rápidamente como podían entre las caídas. Al tercer día estalló una tormenta. Los cuatro hombres se vieron atrapados en una avalancha conforme subían "la Araña", pero todos tuvieron fuerza suficiente para evitar ser barridos de la pared.

 


Los cuatro pioneros tiempo despues del logro


Hoy se cumplen 79 años de aquél día, de un tiempo donde los medios de comunicación eran otros, los medios técnicos para escalar eran totalmente distintos, de hecho Harrer subió sin crampones, y el alpinismo despertaba en pocas personas la misma pasión y ansia de seguimiento, ya que aquellos días al pie de la montaña siguiendo las expediciones con binoculares o telescopios, era toda una revolución. La elite europea se daba cita en el centro mundial, en pleno corazón de los Alpes suizos.


El alemán Andreas Heckmair(1906-2005) Fotografiado en 2000. Uno de los pioneros en la Norte del Eiger.



Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10693
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10693




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


TU NOMBRE

COMENTARIO


INGRESA ESTE CODIGO DE SEGURIDAD


AQUI