OPINION

Crónica de un desastre ... informativo

La actitud de algunos medios en el caso Zerain-Galván

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Viernes 7 de Julio de 2017 - 12:16 3086 | 7




26


Cuando la tragedia se desata, el ansia informativa despierta. Y si aquella aún no se desató, hacemos que lo haga, inmediatamente. Todo gira en torno a lo que venden las tragedias. No es novedad. Venden, impactan, inclusive despiertan en muchos una sed de morbo.

Cuando se desatan, el lector busca, se pone en guardia y necesita imperiosamente consumir la tragedia, tomar conocimiento, leer, más y más, hasta agotar todo. Y eso no está mal. Por distintas razones, nos compenetramos con los personajes de la tragedia, en muchos casos por cercanía a ellos.

El problema está, como en este caso, cuando esa ansia informativa, traspasa los niveles del sentido común. En ese caso, inexorablemente se va a perder todo respeto hacia las personas involucradas en la tragedia en cuestión.

El domingo 25 de Junio, tomamos conocimiento de una posible situación crítica que estaba aconteciendo con la expedición de Alberto Zerain y Mariano Galván en la arista Mazeno del Nanga Parbat, de forma extraoficial. Nos pusimos en conocimiento nosotros y seguramente varios medios de montaña. A partir de allí, comenzamos a estar atentos a las noticias que podrían llegar de ahí en más. Pero en silencio, porque nada estaba confirmado ni consumado. Desde ese momento solo era un tema de incomunicación.

El problema informativo sobrevino un par de días después, el martes 27 de Junio, cuando el sitio que seguía las alternativas de la expedición del alpinista español, 2x14x8000 informa textualmente:

"Gracias al servicio de geolocalización Racetracker, sabemos que la madrugada del sábado 24, siguieron caminando durante unas 6 horas. Concretamente, el 24 de junio a las 00:57h de la madrugada Alberto pone en marcha el dispositivo cuando se encuentra a 5.800 metros. Asciende progresivamente con una velocidad de 60 metros de desnivel/hora enviando una buena señal cada 10 minutos más o menos.

A las 6:14 llega a 6.270 metros y la siguiente señal, una hora más tarde (07:11h) se sitúa 150 metros de desnivel por debajo y a unos 180 metros de distancia, a 6.112 metros. Desde ese instante y hasta las 22:20h, emite señal desde esa misma posición hasta que se apaga. Cabe señalar que el dispositivo de Racetracker programado para desconectarse al cabo de 24 horas."


Muy poco hizo este sitio por proteger a su montañista. Acto seguido, el cóctel se complementa ese mismo día, con la difusión de la noticia, con lujo de detalles, por una de las publicaciones de montaña más importantes de España.

Desde ese momento, dicho cóctel, fue puesto en la mesa, para que casi todo el conglomerado mundial de medios (en especial de España y Argentina) diera cuenta de la situación, en la mayoría de los casos, con un mínimo conocimiento acerca de lo que estaban exponiendo. Esto último que digo, está respaldado por términos como "desaparecidos" o "montaña asesina", que todos ustedes habrán visto desplegarse..

Todo este tipo de manifestaciones, información, comunicados, llámese como se les llame, deben estar fundamentados por certezas, jamás por conjeturas. Es cierto, había una señal de alarma. Pero ésto debe manejarse de manera confidencial, porque hay mucha gente involucrada en derredor, que puede quedar afectada, llámese amigos, allegados y lo que es peor familiares.

Siempre, en todos los casos, debe imperar el sentido común. Por más que los libros digan otra cosa. El sentido común, va por sobre todos los preceptos. En este caso, existieron tres factores que dictaban de antemano que la situación de tragedia era solo una posibilidad.

Primero, el basarse en certezas. Eso para nada estaba garantizado. Segundo, la familia, los amigos de los montañistas, uno de ellos en este caso, Mariano Galván, el argentino. Conocemos a muchos de sus amigos y familiares, y estábamos en contacto directo con su equipo que fue el que nos proporcionó la información. No era prudente instalar inquietud basándonos en conjeturas. Y tercero, la Arista Mazeno. Una de las posibilidades de antemano era precisamente la posibilidad de perder contacto debido a lo complejo de la vía, el tiempo sobre ella y la climatología, que podría impedir la normal carga de los dispositivos de comunicación a través del panel solar con que cuentan los escaladores.

El Racetracker marcaba si un descenso de algo más de cien metros por debajo de la arista. Bien pudo haber sido una forma de resguardarse de los vientos ante una tormenta, que por sobre la arista son sin lugar a dudas mucho más difíciles de sobrellevar.

La condición de desaparecidos no estaba para nada instalada. Incomunicados, diría yo. Recién se instaló tres días después, cuando el helicóptero fue, vió y concluyó. Y si, el Nanga Parbat lleva el apodo de "Montaña asesina" porque se llevó a 38 montañistas después de ser conquistada por primera vez y 31 antes, de los cuales 16 fueron el mismo día, un 15 de junio de 1937. Pero no era necesario exponerlo de la forma que lo hicieron instalando en la gente la inquietud, la preocupación y desesperación en los más cercanos.

Los grandes medios de Argentina y España se regocijaron con la noticia. Clarín, TN, bajo los términos de "desparecido" y "montaña asesina" despertaron el interés de lectores que ni siquiera sabían quiénes eran Alberto Zerain y Mariano Galvan. Buen trabajo en ese sentido.

El punto máximo lo encontramos en MDZol de Mendoza que reprodujo la nefasta frase de un conocido periodista español, creador del programa "Al filo de lo imposible" que tuvo la mala idea de decir dos días antes que volara el helicóptero:: "No creo que los puedan encontrar con vida. La esperanza del todo no la perdemos, pero la situación pinta mal del todo". Para él, un cero más grande que una montaña en discreción. Las familias de los montañistas estaban leyendo las noticias.

Y esto último es lo que debió imperar por sobre todo. Las familias y amigos de ambos montañistas estaban "mirando" y "leyendo". Entonces, es allí cuando debe activarse el "sentido común" por sobre todas las cosas, y pensar que cuando la tragedia está en puerta pero aún no se consumó, la potenciación de las audiencias puede quedar para otro momento.

Para finalizar, una mención especial para Barrabés y Montagna.tv dos de los principales medios mundiales, que sostuvieron la discreción hasta que los acontecimientos finalmente pegaron un vuelco decisivo. Y aún después de eso, mantuvieron siempre como primer precepto, el del sentido común.





Galería de imagenes



Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10677
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10677




Comentarios (7)

7 | DAMIAN | 9/7/2017 - 18:07
¿Manu es el hijo de Sebastián Alvaro? Además de alardear conocer al dedillo la gramática ¿Puede alardear de conocer el historial que tiene su país, de dejar a sus nacionales colgados vivos esperando que alguno ponga dinero, para ir a rescatarlos? Porque esta no sería la primer vez que dejan a un compatriota vivo a su suerte; pero sirve mucho para la propaganda.....que lindo espíritu de montaña....Si Iñaki Ochoa de Olza se enterara que su rescate comenzó con una discusión burocrática, creo que se cambiaría de nacionalidad. Un Saludo. (Acepto correcciones gramáticales, no de principios)


6 | PABLO MORAN | 8/7/2017 - 14:58
Manu, que comentas aca abajo, amigo, no entendiste el sentido de la nota. Respirá profundo y leela de nuevo.


5 | MANU | 8/7/2017 - 12:57
Me parece increíble que critiquéis así tan a la ligera a Sebastian Álvaro y muy cobarde no atreveros ni siquiera a escribir su nombre. El es, se puede decir sin tapujos, un auténtico experto en montañismo de gran altitud, y su opinión es absolutamente aceptable en las circunstancias de aquel momento. Se puede querer pensar en positivo, bien, pero nadie baja 150 de desnivel en 2 minutos. Era evidente que lo más probable era una avalancha, ya que por la poca pendiente del lugar, una caida era menos probable. Quedarse callado, no es precisamente informar, y el comunicado de habéis expuesto del patrocinador, no es más que un detallado informe de lo que enviaba su dispositivo electrónico de seguimiento, sin dramatismos ni exageraciones como dais a entender. Que al menos yo como aficionado, es lo que me interesa siempre, para bien y para mal, datos. Puro y duros. Una coas es la prudencia, no levantar falsas alarmas, bien, pero tres días sin comunicación y unos tan preocupantes datos del tracker, es para por lo menos alarmarse. Y, de nuevo, cuando acuséis a algun medio, decidlo con nombres y apellidos en vez de no parar de presumir de que conocéis a mucho amigos y familiares de Mariano Galván y de que teníais linea directa de comunicación con todos ellos. Es mi opinión. Y también lo que, que ya que os hacéis llamar periodista, por lo menos deberíais escribir de manera MUCHO mas correcta, Las comas ( , ) están para algo. Un saludo


4 | GUILLERMO | 8/7/2017 - 07:18
El diario Los Andes sigue en la misma tonica de crear falsas espectativas o al menos inciertas. Me causa mucha indignacion.


3 | NICOLAS | 7/7/2017 - 11:08
Muy buen seguimiento de la noticia, una de las mejores coberturas con datos y opiniones bien claras. Seguimos atentos y sin perder las esperanzas


2 | SANTIAGO | 7/7/2017 - 09:30
Lo mejor q he leído al respetó!! Sigo sin entender porq borraron el ultimo dia del traker su propio equipo. porq mostraron una ruta y se abrieron un poco bastante antes de encarar la arista y otra cosa las fotos satelitales muestran ya desde hace tiempo un trabajo de desprendimiento de la placa de nieve imagino q ellos tambien pudieron ver esas grietas ya q fue en esa zona o un poquito mas adelante y poder evitarlo.


1 | CINTIA | 7/7/2017 - 08:49
Excelente nota.La familia y amigos de Mariano enviaron un equipo privado de rescate. En el dia de la fecha ya estan ascendiendo en el Nanga.


Comenta sin registrarte


TU NOMBRE

COMENTARIO


INGRESA ESTE CODIGO DE SEGURIDAD


AQUI