LO DESTACADO DE HIMALAYA 2017

Resumen de temporada

La muerte de Ueli Steck, sin dudas el hecho mas relevante de la temporada que llegó a su fin. Además: Kilian Jornet, Mariano Galván y todo lo sucedido en ochomiles

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Viernes 2 de Junio de 2017 - 18:09 535 | 0




35




La muerte de Ueli


Fue sin lugar a dudas el hecho más destacado y lamentable de la temporada. No más lamentable que el resto de las vidas que se llevaron los ochomiles, pero si, el más relevante por la envergadura del personaje, de la figura, de la leyenda.

Aquél domingo 30 de abril, los que amamos la montaña, y las cosas que el ser humano hace sobre ellas, nos despertamos atónitos, sin comprender demasiado que era lo que había sucedido. Lo cierto fue que en una situación incomprensible, mientras estaba realizando un entrenamiento para una travesía que finalmente quedó en el olvido, el Nupse, aquél convidado de piedra (nunca mejor aplicado el término) se llevó la vida de uno de los alpinistas más importantes de estos tiempos. Escuché por allí que fue Victor Rimac quién lo encontró a un costado de la ladera del sietemil, no importa tanto eso, no viene al caso.

Y lo ponemos como hecho más relevante -ustedes podrán por supuesto considerar otros como más destacados- por la talla del protagonista, esos que aparecen de tanto en tanto, y que en muchos casos terminan de la misma forma, convirtiéndose en leyenda. Desde ese día, ya promediando la temporada, ésta cambió abruptamente, instalando un ambiente de nostalgia, de tristeza, de pérdida irrecuperable. Eso fue Ueli Steck, el que nos quitó la sonrisa.


Kilian Jornet


Claro que nos la quitó, hasta que un par de semanas después, apareció un señor flacucho, lleno de fuerza y espíritu y nos la volvió a dibujar. Podríamos también haber puesto a Kilian Jornet como el hecho más relevante. Porque también lo es. Pero si Dios quiere y lo acompaña, tendremos más Kilian para disfrutar en el futuro, pero no a Ueli, por eso es que pega un poquito más.

Y bueno, dejamos entonces a Ueli en el recuerdo, en esta, su última temporada y vamos un poco a Kilian Jornet, a quien no le alcanzaron 26 horas para llegar y volver de la cumbre del Everest, por lo que una semana después volvió a intentarlo clavando 17 horas, a solo quince minutos del record.

De esta manera, subió al mayor de los ochomiles, dos veces en una semana. Brillante, para ponerse de pie y sacarse el sombrero, por la forma en que lo hizo, aunque sus detractores se esmeren por minimizarlo.

Pero bueno, cada uno es libre de hacer lo que más le plazca en la montaña. Y también cada uno es libre de gustarle o no lo que el otro hace. Pero lo que hace si es único, superlativo. De eso no hay ningún tipo de dudas.

Si lo de Kilian fue importante, tal vez lo de la India Anshu Jamsenpa, este a su altura (otro termino que se ajusta al caso), ya que ella, subió al Everest, aunque no con la metodología de Kilian, también dos veces pero en el lapso de cinco días, arrebatándole el record femenino en ascensos consecutivos a la nepalí Chhurim Sherpa quien en 2012 había establecido dos ascensos con intervalos de diez días.

Destaco la escalada a la casi cumbre de David Göttler y Herve Barmasse al Shisha Pangma. Y digo casi cumbre porque ambos reconocieron que por un tema de seguridad llegaron hasta unos metros antes, eso se ve claramente en una de las fotografías. Entonces, estamos ante una escalada ejemplar, en estilo alpino puro, sin sherpas ni porteadores, ni jacks, con lo mínimo indispensable, pero sin cumbre al fin. Igual, destacable, sobre todo el hecho de haberlo informado de esa manera, sin misterios, sin despertar futuras dudas que indefectiblemente iban a venir. Hoy en día muy poco se puede ocultar en la montaña, generalmente todo sale a la luz.

Fueron varios los 14x8000 conseguidos en esta temporada, destacamos si el de Romano Bennet y Nives Meroi en el Annapurna. La pareja de italianos, con mucha tranquilidad, luego de superar escollos de alta magnitud en sus vidas, logran este objetivo tan preciado y de forma tan precisa. Otra puesta de pie y quita de sombrero.

La pareja, fue acompañada por Alberto Zerain, Jonatan García un duo chileno, ahora mucho más conocido: Sebastián Rojas y Juan Pablo Mohr. Un muy buen trabajo de esta cordada chilena. Los chilenos en general estuvieron presentes de la mejor forma en este Himalaya.

Otro de los 14x8000, el rumano Horia Colibasanu, sobre el collado sur del Monte Everest. Por supuesto, sin oxígeno suplementario.

Y ya sobre el final, no podemos dejar de mencionar a Ferrán Latorre, que también alcanzó la cumbre del Everest en el último suspiro de la temporada, pero, utilizando oxígeno en el último tramo, convirtiéndose en el primer catalán en conquistar los catorce, a costas de Oscar Cadiach, quien todavía tiene una carta bajo la manga para la próxima temporada que está inciándose en el Karakoram, ya que va también por su 14x8000 catalán en el Broad Peak, con la posibilidad de lograrlo sin oxígeno suplementario.

Esto me recuerda el caso de Edurne y Gerlinde. Cuando ambas pugnaban alla por 2010 con ser la primera mujer en conquistar los catorce. Edurne fue la primera por aquél entonces, aunque subió el Everest con oxígeno. Gerlinde se quedó con el galardón de ser la primera mujer sin oxígenos en los catorce.

Mariano Galván


Dejamos para el final, algo de destacar relacionado con el argentino Mariano Galván, que estuvo en el Lhotse guiando a la australiana Allie Pepper, quien finalmente no alcanzó la cumbre debido a problemas de salud.

Mariano aparte de guiar, estuvo en pleno entrenamiento para su plato fuerte, que viene ahora en el Nanga Parbat, en un ascenso sobre el cual iremos dando mas detalles en los próximos días.

Aparte de guiar a Allie, colaboró en el rescate del argentino Germán Braillard Poccard, junto con los hermanos Benegas. Todos ellos, con su gran experiencia, pusieron a buen recaudo al montañista que tuvo inconvenientes cerca de la cumbre.

Pero antes de todo esto que acabamos de relatar, Mariano hizo un intento Non-Stop a la cumbre del Lhotse, en solitario, desde el Campo base, alcanzando una altura máxima de 8015m, debiendo desistir por problemas climáticos en su intento. El tiempo: 16 horas. Algo destacable para un entrenamiento, ¿Verdad? Eso creo que nos abre un panorama muy interesante y despierta grandes expectativas respecto a lo que pueda hacer en el Nanga. Ya va allí con una aclimatación de dos meses. Creo que está para cosas grandes.

Los ascensos que no fueron


En los ascensos que no fueron, encontramos a dos que cubrían gran parte de las expectativas en los comienzos de temporada. Uno fue la travesía Everest-Lhotse de Ueli Steck, de quién ya hablamos, y otra también una travesía, pero en el Kangchenjunga, con el objetivo de unir las cuatro cumbres del ochomil. En este caso, eran Simone Moro y Tamara Lunger los candidatos, quienes lamentablemente no pudieron llevar a cabo su proyecto

Las condiciones climáticas tampoco fueron de las mejores, pero finalmente el estado de salud de Simone hizo que desistieran del intento cuando se encontraban ya a 7200m en el campo 4, debido a sus problemas estomacales que se habían profundizado en la última semana. Quedará como materia pendiente.

Otro ascenso inconcluso fue el del eslovaco Vlado Strba, quien venía haciendo cordada con Zoltan Pal, que no pudo ser de la partida. Vlado falleció en los últimos días de la temporada, descendiendo de la cumbre del Everest a la altura de los 8300m. Ambos iban a intentar la ruta sudoeste de la montaña, repitiendo lo del año anterior cuando debieron ser rescatados. Una perdida muy lamentable.

Pongo en los ascensos que no fueron el de Victor Rimac al Lhotse. En nuestra redacción pensamos que iba al Lhotse, al igual que la mayoría de los medios, pero terminó en el Everest. Bien por Victor y su Everest (Nada menos que el Everest), el peruano más joven en alcanzar la cumbre del mayor de los ochomiles.

Pero me quedó la duda con lo del Lhotse, y el haber informado incorrectamente, de allí la mención. Lo extraño es que los medios peruanos no dijeron nada al respecto, salvo La República, donde subraya claramente en esta nota: "Víctor Rímac partió el 17 de abril a Nepal con el objetivo de ascender el Lhotse, situado detrás del Everest, a 8,516 m." Y después la felicitación por el Everest. Digo yo, ¿Nadie se preguntó que sucedió con el Lhotse, o solo me surge la duda a mi? En fin. Tema concluído.

El Everest de las discordias


Dejamos para el final al Everest. Otra vez, como en todos los últimos años, un tema que se va profundizando.

Al tema habitual del tráfico se suma ahora la poca experiencia de algunos operadores locales (estoy siendo generoso con lo de la experiencia), que ofrecen el servicio de guiado hasta la cumbre, y que en algunos casos se volvían sin ellos, dejándolos "olvidados" en algún punto de la montaña o que bien ni siquiera sabían hablar inglés.

Todo esto confirmado a nuestra redacción por fuentes altamente confiables, que por un tema de respeto no vamos a revelar. Estos hechos con el tiempo, seguramente serán puestos sobre la mesa y darán mucha tela para cortar. Quienes hayan estado allí seguramente lo habrán visto, o bien tenido contacto con alguien que pueda confirmarlo.

Pero en fin, no vamos a solucionar esos inconvenientes desde aquí. Lo que si, podemos dar nuestra opinión, que no es otra cosa que lo que estamos haciendo.

En este sentido, y en concordancia con los dichos de Adrian Ballinger de hace algunos días, tal vez sea tiempo de poner algún tipo de control en estos temas. No solo se trata de ganar dinero y hacer la vista gorda, las autoridades locales tienen su grado de responsabilidad en todo esto y quizás sea tiempo de analizar quien sube, porqué y si está en condiciones de hacerlo, tanto para operadores como para clientes.





Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10654
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10654




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


TU NOMBRE

COMENTARIO


INGRESA ESTE CODIGO DE SEGURIDAD


AQUI