EVEREST

Alex Txikon y esa exquisita costumbre de ochomiles invernales

Alcanzó junto a su equipo el collado sur. Solo resta aguardar la ventana de buen tiempo.

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Miércoles 8 de Febrero de 2017 - 18:49 498 | 0




7


Alex Txikon montado sobre el collado sur el pasado viernes 3 a 7950m. A su izquierda la pared del Lhotse, hacia abajo toda la inmensidad del Valle del Silencio.

 

Por Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline

Que mas hermoso y deslumbrante que un ochomil invernal. Cualquier invernal despierta en el escalador un impulso muy especial y atractivo. Siendo un ochomil, se potencia. Siendo el mayor de los ochomiles, deslumbra.

Desde los primeros días del año, el montañista vizcaíno Alex Txikon, de 35 años, se encuentra en el Himalaya, en una durísima expedición que, de concretarla, va a brindarle un toque muy especial a su carrera: su invernal al Everest.

Luego de lograr hace exactamente un año, junto a Simone Moro, Ali Sadpara y Tamara Lunger la primera invernal al Nanga Parbat.

El monte Everest fue conquistado por primera vez en invierno, el 17 de febrero de 1980 por los polacos Krzysztof Wielicki y Leszek Cichy.

Yasuo Kato
, que fue el tercer alpinista en alcanzar la cima del Everest en invierno, el 27 de diciembre de 1982, aunque falleció durante el descenso.

La siguiente cima invernal del Everest volvió a corresponder a una expedición japonesa. Kazunari Murakami, Takashi Ozaki, Noboru Yanada y el nepalí Nawang Yonden Sherpa alcanzaron la cumbre el 16 de diciembre de 1983.

El 22 de diciembre de 1987, alcanzaron la cumbre el coreano Young-Ho Heo y el nepalí Ang Rita Sherpa.

La última ascensión invernal registrada al Everest fue la japonesa del invierno de 1993-94, que ascendió la ruta británica de la cara suroeste y culminó con tres cordadas en la cumbre: Fumiaki Goto e Hideji Nozuka el 18 de diciembre de 1993, Shinsuke Ezuka y Osamu Tanabe el 20 de diciembre y Ryushi Hoshino y Yoshio Ogata el 22 de diciembre.

En consecuencia, de conseguir la cumbre, Alex Txikon se convertiría en el decimosexto alpinista en lograrlo.

Pero volvamos ahora a su expedición. "Si de verdad queremos subir allí arriba, tenemos que actuar cuando la vida muere. Es entonces, cuando debemos ser el buen equipo que somos y solo entonces sabremos si estamos lo suficientemente preparados y si estaremos a la altura, ¿Seremos capaces de vencer a nuestros miedos?"

Esto se planteaba hace unos días Alex desde su blog, en un ascenso que se ha convertido en una empresa extremadamente complicada. El frío -en esta temporada invernal- parece ser demasiado riguroso, con temperaturas que durante la noche descienden inexorablemente hasta los 35 grados centígrados bajo cero.

Durante los últimos días del mes de enero, fueron instalando los distintos campos de altura, luego de la extenuante tarea de atravesar la cascada de hielo. Recordamos que el equipo se encuentra realizando el ascenso a través del collado sur, el cual pudieron finalmente alcanzar el pasado viernes 3 en horas del mediodía, instalando el campo más alto hasta el momento a 7950m, ya montados sobre el collado, a un lado de la pared del Lhotse. Luego de esto, retornaron al campo base.

Las perspectivas para esta semana no son para nada alentadoras. El pronóstico indica que durante varios días el clima estará completamente cerrado. Pero con la previsión de haber alcanzado ya el último punto antes del ataque a la cumbre, el panorama, en este sentido es bastante alentador.

Habrá simplemente que aguardar el momento preciso, sin dejar de estar atentos al paso del tiempo. Recordemos que existe un límite mas allà del propio esfuerzo y desgaste: el invierno. Para considerarse un acceso invernal, debe consumarse indefectiblemente antes del 28 de febrero.

Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10615
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10615




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


TU NOMBRE

COMENTARIO


INGRESA ESTE CODIGO DE SEGURIDAD


AQUI