EDURNE PASABAN

"Vuelvo a tener ganas de montaña"

Tras un paréntesis voluntario de dos años, la española prepara su regreso para mayo buscando una cumbre menor a 7000 metros. Edurne Pasaban fue la primera mujer en coronar los catorce ochomiles, aunque utilizó oxígeno para su ascensión al Everest.

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Sábado 18 de Enero de 2014 - 00:50 1032 | 0




18


Fuente cortesía de Noticias de Gipuzcoa

Después de hacer historia y de convertirse en la primera mujer en coronar las catorce cimas más altas del planeta, Edurne Pasaban decidió tomarse un tiempo para desconectar.

La alpinista tolosarra, tras varios años a todo trapo de un campo base a otro, organizando expediciones y analizando mapas y predicciones meteorológicas para llegar a buen puerto, dijo basta. Un paréntesis que se prolonga ya durante dos años y que llega a su fin.

Así lo aseguró ayer ella misma. Una buena noticia para el mundo de la montaña, que ya espera con ganas conocer cuáles serán los próximos retos que se marca la Vasca Universal, uno de los muchos galardones de los que puede presumir Pasaban. Aunque el mejor premio para ella es el de volver a disfrutar de las cimas sin la presión que acumuló en sus últimas ascensiones, en que las polémicas le acompañaron.

"Vuelvo a tener ganas de hacer montaña", destacó Edurne Pasaban en la presentación de Crónicas del Everest, de Miguel Ángel Pérez, en una librería de Madrid. La tolosarra explicó que, tras dejar atrás "un tiempo de luto", ha recuperado las ganas y la ilusión por afrontar nuevas ascensiones. Unos objetivos que no tienen por qué estar relacionados con el Himalaya: "Hacer montaña es lo que me llena. Tras los catorce ochomiles parece que no hay más retos, pero en el mundo hay muchas montañas y algunas incluso más bonitas que un ochomil, aunque lo comercial sean solo los 8.000 metros".

Pasaban remarcó que una gran parte de su vida se redujo a afrontar las 23 expediciones que le permitieron alcanzar las catorce cumbres más altas del planeta. "Mi vida era eso, pero se convirtió en una pesadilla", afirmó. La alpinista vasca, que el próximo mes de mayo saciará "el gusanillo" buscando la cumbre de una montaña que no llega a 7.000 metros, recordó su primer ochomil como un momento que cambió su vida. "Tenía 24 años. No me conocía y tenía miedo a muchas cosas, por eso decidí utilizar oxígeno para hacer cumbre en el Everest", explicó. En un segundo intento, ya sin ayuda externa, las condiciones meteorológicas la obligaron a renunciar a la cima: "Hay otros factores, más allá de estar fuerte. Las previsiones no eran las que nosotros queríamos y me volví sin cumbre. El Everest dijo no en aquella ocasión".

Preguntada por la posibilidad de intentar una nueva ascensión a la "montaña que todo el mundo quiere escalar", Pasaban contestó: "No sé si voy a volver". En caso de hacerlo, la tolosarra se plantearía la ascensión por el norte ya que "no hay tanta gente y no llevaría una expedición grande". Sobre las protestas de otros montañeros por la masificación del Everest, fue clara: "No me parece justo. Si no quieres ir en primavera, tienes otros diez meses para ir. Hay 17 rutas".

En la actualidad, la montañera vasca se encuentra inmersa en la grabación de Cumbres, un programa de televisión donde diferentes personalidades ajenas a la montaña, como el exfutbolista Julio Salinas, viven la experiencia de pasar la noche en un refugio y ascender una pequeña cima. No es su primer trabajo al margen del montañismo, ya que en 2012 presentó Rope Up, una película en la que Pasaban describió en 50 minutos su expedición sin oxígeno al techo del mundo.

TENSIÓN TRAS EL ANNAPURNA

La consecución de los catorce ochomiles por parte de Pasaban no estuvo exenta de polémica. La coreana Miss Oh, su rival por completar todos los techos del planeta y por convertirse en la primera mujer en hacerlo, dijo que había coronado la cima del Kangchenjunga antes de que la tolosarra hiciera lo propio en el Annapurna, el último coloso que le faltaba en su lista para pasar a la historia. Pero la coreana, como después certificó Miss Hawley, la encargada de validar las ascensiones, mintió, algo que la propia Pasaban denunció en su momento. Unas declaraciones que provocaron un gran revuelo y que, además, se volvieron en contra de la montañera guipuzcoana, ya que algunos compañeros la atacaron criticando su oportunismo y Pasaban pasó por momentos amargos. Finalmente, todos los expertos la dieron la razón y el chaparrón pasó.

Una carrera por los ochomiles que la acabó quemando, como el cruce dialéctico con Juanito Oiarzabal tras el rescate que su expedición hizo del montañero alavés cuando este descendía el Lhotse.




Galería de imagenes





Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10413
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10413




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


TU NOMBRE

COMENTARIO


INGRESA ESTE CODIGO DE SEGURIDAD


AQUI