A DIEZ AÑOS DE SU PARTIDA

La montaña viva de Nancy Silvestrini

Fue la primera argentina en conquistar un ochomil. Entregó su espíritu a la montaña el mismo día de su logro. A diez años de aquél hecho tan importante, la recordamos como se merece.

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Miércoles 3 de Julio de 2013 - 14:45 8611 | 0




39


 

Por Carlos Eduardo González (Redacción de Alpinismonline y la colaboración de Elena Silvestrini)



El viento se clava, como cientos de miles de astillas en la desolada piel de un rostro que alberga una mirada de deseo inmensurable, un deseo que no puede medirse, que no puede ni siquiera imaginar alguien que no haya estado en esas circunstancias.

Es un deseo impulsado por aquél espíritu de montaña, que solo algunos pocos pueden disfrutar, bajo el conjuro inevitable que emerge casi constante desde la arista somital.

La montaña tiene sus prejuicios. Sabe que hay alguien que desea fervientemente conquistarla y por ende, nunca deja de estudiarlo, de medirlo. Lo abraza, en todo momento, lo proteje, lo acaricia; lo castiga y pone a prueba.

Y con un ardid, engañando al propio viento que le sirve de instrumento, en determinado momento, nos pese o no nos pese, tomará su decisión.

  "… Para mi esta vida también es para aprender algo más que todo eso, algo que solo descubrimos siguiendo a nuestro corazón y jugándonos todas las fichas por ese camino que sentimos desde adentro y nos marca lo que realmente somos aunque no sea lo común, lo que está escrito en las reglas sociales…"


Claro, algo de eso que dice Nancy, es lo que yo traté de explicar en los primeros párrafos, pero visto desde la óptica de la montaña, aquella que Nancy vivió y aprendió a amar, tanto como para pasar a ser parte de ella.


"Han pasado 10 años y apenas lo puedo creer
-dice Elena, su hermana. Ella sigue tan presente para nosotros que todavía no entiendo que ya pasaran 10 años desde que no la tenemos."


Lógicamente, algunos de ustedes, los que no conocieron acerca de su gran logro, querrán saber algo más de ella, en especial, cuál fue aquel gran logro. En tal sentido, hace algunos años, publicamos un artículo sobre Nancy -cuyo enlace les dejamos al pie. Allí explicábamos su logro de otra forma, y la recordábamos.

Hoy el sentido creo que es otro. Cuando ya han transcurrido diez años, ese logro y el espíritu que él mismo encierra, continúan en plena vigencia, no por el hecho en sí, sino por ese mismo espíritu del que tanto hablamos siempre y que año tras años pareciera ir perdiéndose si nos limitamos a las noticias que llegan de distintos lugares. Claro, aunque parece cercano el tiempo, en realidad es muy distante.


Y para conmemorar aquella fecha, Elena continúa diciéndonos: "El viernes 5 de Julio, plantaremos un árbol en el Parque San Martin, en la Ciudad de Mendoza. ¿Por qué un árbol? Quizás porque lo vimos como algo que homenajeara su vida, como un símbolo de vida por excelencia, y que se mantiene siempre fuerte, siempre erguido y siempre apuntando para arriba, subiendo.

Si hay un recuerdo de mi hermana es el de mujer valiente, apasionada y alegre de alma. Y quizás con este símbolo representemos a otras mujeres fuertes que se enfrentaron a muchas cosas, y siguieron dando luchas hasta el fin de sus días."


Bueno, que mejor homenaje que personificar el espíritu de Nancy en un árbol, con todo el significado que Elena nos ha explicado. Creo que no sería posible encontrar una mejor manera de hacerlo.

 


Julio de 2003

El Gasherbrum, un macizo ubicado al noroeste del Glaciar Baltoro, en la cordillera del Karakoram, Pakistan, guarda tres de las catorce montañas que superan los ochomil metros. El Gasherbrum I de 8068 metros, el Broad Peak de 8047 y el Gasherbrum II de 8035. Hacia el primero de ellos fue Nancy, llevando consigo aquél espíritu del que tanto venimos hablando.

Y bueno, como dijimos alguna vez, existió aquél 5 de Julio de 2003, un día de sensaciones contrapuestas en la vida de Nancy Silvestrini. Primero un logro: el haberse convertido en la primera argentina en conquistar un ochomil. Y luego una entrega: su espíritu, a la montaña, que de inmediato lo reclamó.

  "Mientras vos ves locuras y riesgos yo siento que la vida no tiene sentido si no podemos hacer lo que sentimos, lo que queremos, de esta manera y únicamente de esta manera creo que vale la pena vivir, fiel al camino del corazón aunque no sea común y corriente, aunque tenga espinas, si está marcado y nos hace felices, es correcto…"


¡Por supuesto Nancy! … y se aplica a todos los niveles de la vida. A ti te tocó en la montaña, como a "tantos otros"; y a "otros tantos" en distintos órdenes, pero lo importante es eso, ¡hacerlo!


Elena nos deja una última reflexión acerca de Nancy: "¿Que más puedo decir de Nancy para aquellos que no la conocieron? Ella era una mujer independiente, alegre y muy simpática, capaz de entablar relación con cualquier persona. Las cosas que vivió la convirtieron en una persona profunda, que encontraba su paz en la cima de las montañas, más cerca del cielo.

Tuvo que escalar muchos muros que se construyeron en su camino, pero con espíritu luchador siempre salió adelante. Es por eso que muchos de nosotros no podemos evitar verla como un ejemplo de vida, que nos enseñó a perseguir nuestros sueños, a atravesar barreras, a nunca estancarnos y porque no, simplemente a vivir."


Hace algunos años, se colocó una placa en el cementerio de andinistas de Puente del Inca, allí, al pie del Aconcagua, el coloso que ella tanto conocía. Esa placa la recuerda de esta manera: "Su espiritu nos sigue inspirando y su sonrisa continua iluminando nuestros corazones." Culminando con una frase de la propia Nancy:



"Como si no fuera algo natural de la vida el hacer lo que uno siente desde el corazón"


Y si Nancy, así es, debería ser algo natural el poder hacer lo que uno siente desde el corazón. Tu espíritu al menos lo ha logrado, alegrando día a día los oídos del Gasher, con una melodía que solo puede escucharse por arriba de los ocho mil.


NUESTRO AGRADECIMIENTO A ELENA SILVESTRINI POR EL GRAN APORTE REALIZADO PARA EL DESARROLLO DE ESTA NOTA.

 

Nota relacionada: El recuerdo de Nancy Silvestrini (Noviembre 2009)

"LA MONTAÑA VIVA" | UNA IMAGEN MUY ESPECIAL PARA UNA NOTA MUY ESPECIAL - Esta es la aún nunca conquistada cara noreste del Gasherbrum I de 8068m, captada en el mismo momento en que se desarrolla una enorme avalancha sobre el flanco derecho de la imagen, mostrándonos el movimiento constante de la montaña. Nancy accedió a la cumbre de este ochomil el 5 de Julio de 2003, desde la ruta opuesta.

 




Galería de imagenes





Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10402
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10402




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


TU NOMBRE

COMENTARIO


INGRESA ESTE CODIGO DE SEGURIDAD


AQUI