Actividad en el Himalaya

Alberto Zerain en el base de la vía del Corredor Hornbein. Carlos Pauner aguardando el buen tiempo. Avalancha en el Cho Oyu.

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Lunes 20 de Septiembre de 2010 - 16:41 2457 | 0




17


Everest por el Corredor Hornbein

El montañero alavés Alberto Zerain ha alcanzado la base del corredor Hornbein en el Everest y, en función de la evolución de la meteorología, planea el ataque a la cumbre en los próximos días.

Según relata en el blog de la expedición, a pesar de la nieve que les llega hasta las rodillas, Juan Carlos Arrieta y Alberto Zerain han podido llegar a la base del corredor Hornbein, tener una visión completa de toda la ruta y comprobar que se encuentra en mejores condiciones de lo esperado.

La luna llena de estos días puede traer unos días de estabilidad y ausencia de precipitaciones lo que facilitaría a Alberto Zerain "atacar una de estas noches, con idea de llegar a un vivac a 7.900 metros", ha explicado.

Alberto Zerain inició el pasado mes de agosto la expedición para tratar de coronar los 8.848 metros del Everest en solitario a través del corredor Hornbein y en estilo alpino.

El alavés ya ha superado el periodo de aclimatación y en las últimas fechas las abundantes nevadas le han impedido hacer las marchas de aproximación hacia la vía que le puede llevar a coronar su objetivo: "Ayer, 18 de septiembre, cumpleaños de mi hijo Andoni, pasamos noche en el campo cercano a la pared. Como siempre, anduvimos de prisa y corriendo porque, ya llegando, la nieve nos pilló y nos puso las cosas, como siempre, incómodas. Los compañeros italianos estaban ya en los sacos y se encuentran aclimatando a la vez que van subiendo cosas. Con la que ha caído esta noche, hubiera parecido lógico que nos hubiera dado por descender hasta el campo chino, sin embargo, hemos querido ir hasta la base del corredor, para lo que hemos tenido que esforzarnos bastante por recorrer todo el tramo, con la nieve casi hasta las rodillas. Ya frente a la pared, en un momento en que el sol se ha impuesto, hemos visto la ruta y realmente se encuentra mejor de lo que pensaba. Como si la nieve que cae diariamente tuviese que ver más con las zonas que rondan los 6000 metros. Así que, de momento, nos quedamos otra noche aquí y pasamos de realizar otro maratón entre piedras, tierra y hielo. Ojalá que la noche de luna llena se mantenga sin precipitaciones porque, si es así, estaríamos pensando en atacar una de estas noches, con idea de llegar a un vivac algo más abajo del Hornbein, a 7900 metros. A partir de aquí, iremos informando. Un cordial saludo desde los pies de la pared para todos los que siguen este reto".

Por su parte, en la misma vía, los italianos Edmond Joyeusaz, Gianluca Marra Y Francesco Civra Dano, se encuentran trabajando sobre la misma vía habiendo alcanzado en el día de ayer los 6000m del campo 1.

Carlos Pauner progresa en el Manaslu

Las noticias que nos llegan desde el Manaslu, nos hablan de un tiempo nada favorable que le permita a Carlos Pauner poder seguir avanzando en la expedición por lo menos hasta el día de hoy, cuando según los partes meteorológicos, el tiempo podría mejorar.

Desde que esta misma semana dejaran equipado el Campo I, se encuentran en el CB donde sigue lloviendo sin parar, la humedad les incomoda para el día a día, se quedan sin energía porque las placas solares no rinden por falta de luz.

Los planes se basan entonces en una mejora climática para el día 20 que pueda permitirles un nuevo el ascenso hasta el Campo I, Campo que lo más seguro tengan que desenterrar de la nieve caída y subir hasta los 6.800m donde quieren ubicar el Campo II.

El tiempo va apremiando pero según afirma el jefe de expedición Carlos Pauner, si las lluvias remiten, tendrán ese huevo necesario para llevar a cabo sus planes y poder atacar la cima a finales de septiembre conforme a lo previsto: "Tras diez días de campo base y una tímida incursión en el campo 1, aquí seguimos, en nuestro pequeño agujero lleno de agua, que se alimenta diariamente de mucho más líquido elemento. Los cielos oscuros no han dejado de arrojar lluvia sobre nosotros ni de día, ni de noche. La protección que nos ofrecen las tiendas poco a poco se ha ido debilitando y la humedad se ha adueñado de todo y de todos. Tenemos la sensación de vivir en una de esas trincheras que describía tan maravillosamente Ernst Jüger durante el transcurso de la primera guerra mundial, agazapados en unos miserables agujeros, manteniendo la posición, esperando poder salir en algún momento hacia la primera línea, hacia los objetivos. En nuestro caso, con menos miseria y también con menos belicosidad, así mismo esperamos que este mar de agua cese de una vez, que en altura deje de caer nieve que a buen seguro ha sepultado todo nuestro trabajo anterior y que podamos seguir avanzando en nuestro camino y sobre todo, abandonar de una vez este tedio húmedo y desquiciante. La falta de luz también nos ocasiona la falta de energía para todos nuestros aparatos y nos ha hecho aprender a economizar todo y usar tan sólo lo estrictamente imprescindible. Cada nueva mañana miramos con esperanza al cielo, pero siempre es lo mismo, una visión gris plomiza que revienta en forma de gruesas gotas de agua, no por esperadas menos odiadas. Pasan los días y nos hemos adaptado a esta forma de vida un tanto mísera y ralentizada. Esperamos con anhelo que las aguas vuelvan a su cauce y que días más amables vengan hasta nosotros. De momento la montaña se muestra inaccesible, defendida por su barrera de nieves inestables y sólo nos queda esperar. Seguimos refugiados en nuestra trinchera, aguardando ese momento de poder cruzar las líneas "enemigas" y librar nuestro particular combate cuerpo a cuerpo con las dificultades que sin duda, nos va a presentar esta colosal montaña del Himalaya. " Carlos.

Cho Oyu

La principal noticia respecto al Cho Oyu radica en una avalancha que se produjo en las proximidades de los 8000m el pasado viernes 17 y que sorprendió a un grupo de seis sherpas de Jagged-Globe expeditions que se encontraban en la tarea de la instalación de cuerdas fijas para que luego puedan ser utilizadas por sus clientes, tal como sucede habitualmente en sus expediciones. Según indican las informaciones, el hecho no produjo afortunadamente ningúna víctima, pero todos ellos debieron ser descendidos al campo base.

Aquí el italiano Walter Nones se encuentra establecido desde el pasado 17 en el campo base avanzado. Mientras tanto en forma paralela, la expedición argentina Cho Oyu 2010 alcanzó el C1 en lo que respecta al porteo de equipos, al igual que la expedición Argentina al Himalaya 2010.

 




Galería de imagenes





Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10302
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10302




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


TU NOMBRE

COMENTARIO


INGRESA ESTE CODIGO DE SEGURIDAD


AQUI