El cordón de Bonilla, donde el silencio se precibe en todo su esplendor

El cordón de Bonilla es un sistema en la Precordillera de Los Andes, junto al Valle de Uspallata, un lugar donde el silencio es el principal protagonista.

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Miércoles 4 de Febrero de 2009 - 10:07 5462 | 0




157





Por Carlos Eduardo González - De la redacción de Alpinismonline
Fotos: Carlos Eduardo González - Marzo 2008

La localidad de Uspallata en el departamento de Las Heras en la Provincia de Mendoza, tiene la particularidad de encontrarse en un punto intermedio entre la ciudad de Mendoza y el eje central de la Cordillera de Los Andes. Enclavada en el valle del mismo nombre, constituye un oasis en medio de un area áspera y rocosa, pero extremadamente desbordante de belleza.


Imagen satelital del extremo Noroeste de la Provincia de Mendoza con el valle de Uspallata en su parte central.

La ruta internacional número 7 que conecta Argentina y Chile a través del Tunel Cristo Redentor, ofrece en su trayecto de casi 200 km entre la Ciudad de Mendoza y la localidad fronteriza de Las Cuevas, un paisaje muy particular y magestuoso, bordeado por altísimas cumbres que nos hacen sentir en cada paso recorrido cada vez mas pequeños ante tal impresionante muestra de la naturaleza.

Precisamente arribando a la localidad de Uspallata, distante 107 km de la ciudad capital de la provincia, podemos encontrar un camino que nos conduce a uno de los lugares mas desolados y hermosos de la precordillera mendocina: la región del Cordón de Bonilla.

Para acceder a esta ruta solo basta con llegar al centro mismo de la localidad. Hacia la izquierda, la ruta 7 continúa su trayecto hacia el límite internacional, hacia la derecha, siguiendo la avenida principal de Uspallata llegaremos a ella tras recorrer un par de kilómetros.

Inmediatamente el camino comienza su ascenso vertiginoso hacia el corazón mismo de la Precordillera mendocina. A medida que comenzamos a ascender por el, podremos contemplar una gran parte del valle mas alto fuera de Asia: el Valle de Uspallata a 1900m sobre el nivel del mar.


Imagen satelital del area ampliada del mapa anterior donde observamos a la izquierda la localidad de Uspallata, con sus parcelas sembradas y dos caminos que emergen de esta y se unen dando comienzo a esta travesía, cuyo principal centro es el Cerro de los Siete Colores, en plena Precordillera mendocina y en el corazón del Cordón de Bonilla.

Un antigüo camino de piedra y ripio que llega inclusive hasta la misma ciudad de Mendoza, atravesando este amplio sector de la precordillera, nos entrega un ambiente de soledad y profundo silencio, bordeado por cerros escarpados de singular belleza y un interesante medio para la práctica del montañismo en todas sus versiones: treeking, cabalgata o inclusive el recorrido con cualquier tipo de vehículos.

Y así, como dijimos en los comienzos de este artículo, un lugar donde el silencio se percibe en todo su esplendor. Donde puedes escuchar tan solo tu respiración y tus latidos, donde logras descubrir la verdadera esencia del silencio. Allí te das cuenta entonces de qué se trata éste.


Una geografía agreste y tentadora para la práctica de la escalada en piedra

A una distancia de unos siete kilómetros desde el mismo centro de Uspallata, encontraremos uno de los puntos centrales de este recorrido: el cerro de los siete colores. Un conjunto de elevaciones con un colorido muy particular que resalta a simple vista respecto del entorno al que veníamos acostumbrados en el recorrido.


El cerro de los siete colores

Pueden recorrerse además un importante número de caminos que emergen al paso del camino principal. Uno de ellos nos llevará a una mina de talco abandonada, donde podremos encontrar en los alrededores, distintos tipos de minerales que denotan la presencia del talco con el simple hecho de palparlas con nuestras propias manos.


La mina de talco abandonada. Lo que fue seguramente el albergue de quienes trabajaban en ella.

Todo este ambiente de montaña y soledad, crean un ambiente muy propicio para la escalada, donde podrán encontrar distintas posibilidades con diferentes grados de complejidad, tal puede apreciarse en las imágenes que aquí les presentamos.


Vista en dirección al valle de Uspallata desde el Cerro de los Siete Colores.

Continuando por el camino que nos lleva al cerro de los siete colores, el recorrido comienza poco a poco a hacerse mas empinado. Actualmente y apenas abandonamos dicho cerro, se pueden encontrar carteles de advertencia acerca de lo cuidadosos que debemos ser al tomar este camino en cualquier vehículo que no sean nuestras propias piernas.


El camino que emerge mas allá del Cerro de los Siete colores.

Esto pudimos comprobarlo claramente al tomar las imágenes que acompañan esta nota, donde superficies de piedras de distinto tamaño y consistencia se alternan entre cornisas rocosas y muy estrechas, que requieren de vehículos preparados para dicha travesía.


Desde uno de los puntos mas altos y distantes al que accedimos puede verse el intrincado ir y venir del camino desde una altura aproximada a los 2.800m. A lo lejos, bajo el manto de nubes mas próximas se extiende el Valle de Uspallata, distante unos 25 km de este paraje. Un poco mas atrás, las mismas nubes acariciando las cumbres mas altas de la Cordillera del Tigre. Próximo al límite de visibilidad, los gigantes andinos, entre ellos el Aconcagua, a mas de 100km de distancia de este punto.

Lo conveniente por supuesto, es realizarlo a caballo o simplemente a través del treeking. Seguramente encontraran un ambiente de paz, silencio y en plena conjunción con la propia naturaleza. Un lugar altamente recomendable.

 

Todo el material fotográfico de esta nota:


Las caprichosas formas en las cercanías del cerro de los siete colores.


Mas del Cerro de los Siete colores.


Vista desde lo alto del Cerro de los siete colores.


Desde la misma posición pero sin zoom.


Un horno de barro en las cercanías de las minas de talco.


Ascendiendo hacia el corazón del cordón de Bonilla. A lo lejos la Cordillera del Tigre.


La misma imagen que la anterior pero aplicando un zoom. Comienzan a vislumbrarse al fondo los gigantes andinos con sus cumbres nevadas.


Otro punto de este recorrido pero desde una distancia mayor. Las dos imágenes anteriores están tomadas desde la curva del camino situada en la parte inferior de esta fotografía.


Una imagen desde el punto mas alto de esta travesía. El camino que asciende tiene una pendiente aproximada de 35 grados y mas en su punto mas alto. Donde los vehículos que no son todo terreno dicen "basta, hasta aquí llegué".


Detrás de los cerros ubicados en segundo plano se extiende el Valle de Uspallata. Al fondo pueden apreciarse los picos nevados del cordón principal de la Cordillera de los Andes a una distancia aproximada de 120 km desde el punto donde fue tomada la imagen.


Una aspecto de la meseta central localizada dentro del Cordón de Bonilla. El camino que se aprecia en la misma conduce hasta la ciudad de Mendoza tras un zigzagueo contínuo de mas de 100km, hoy en día muy poco transitado y con sectores donde se hace imposible hacerlo sin un vehículo todo terreno.


Otro aspecto del camino dentro del Cordón de Bonilla con vista hacia el norte. La precordillera de Los Andes en todo su esplendor.


Vista satelital del sector donde se encuentra el cerro de los Siete Colores. Hacia la derecha el camino continúa hacia la Ciudad de Mendoza. En la parte central y hacia el norte, una bifurcación que conduce a las minas de talco.

 




Galería de imagenes





Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10083
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10083




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


Se podrá comentar dentro de los 5(cinco) días de publicada la nota



Esta nota ya se encuentra cerrada a comentarios