ENTREVISTA A GABRIEL GUILLAR
"Rocío: ¡Se puede!"
Hablamos con el montañista argentino desde el BC del Manaslu, luego de su cumbre

MIÉRCOLES 27 DE SEPTIEMBRE DE 2017 | ID#10747
Redacción Alpinismonline | Por Carlos Eduardo González

Hace algo más de dos meses, casi tres, recibo un día un mensaje por mail de un montañista argentino, que hasta ese momento no había tenido el gusto de conocer. Él me decía que estaba por encarar en un par de meses una excursión al Manaslu, solo, bueno, eso de “solo” lo podemos discutir un poco. Solo físicamente.

Ese fue mi primer contacto con Gabriel Guillar. Se presentó como presidente del Inti Anti San Luis y desde allí entablamos un diálogo respecto a su futura expedición. Él nos conoció a través de los seguimientos que hicimos este año en Himalaya, donde una expedición Argentina estuvo muy cerca de la cumbre del Everest.

Lo que por mi parte no me imaginé en ese momento, fue que en tan poquito tiempo iba a conocer a una maravillosa persona, que con sus palabras y sus actos tan desbordantes de humildad iba a impresionarme de la manera que lo hizo, a mí y seguramente a muchos de ustedes si fueron siguiendo las distintas notas que hicimos sobre su proyecto.

Durante estas semanas tuvimos contacto telefónico vía whatsapp casi a diario, excepto cuando se encontraba en campos de altura donde no había comunicación por este medio. Lógicamente, Gabriel nos iba pasando información, sobre su expedición, inclusive sobre otras, lo que constituyó un gran aporte para nuestra revista. Pero lo más importante de todo no fue precisamente eso, al menos para mí.

Lo más importante fue el ir conociéndolo día a día, el dejar traslucir a través de sus palabras como era la persona. Y eso es lo que me impactó. Cuando el jueves 21 Gabriel nos contaba que todo el equipo iniciaba su empuje por la cumbre, más allá de pensar que después de lo vivido su objetivo estaba cumplido, yo estaba totalmente convencido que iba a lograrlo. No solo porque sabía cómo se había preparado en los meses previos, sino porque sabía, porque pude comprender que su espíritu lo estaba guiando de la mejor manera hacia su objetivo.

El Manaslu le dejó a Gabriel muchas cosas, algunas de ellas las podrán ustedes descubrir en esta entrevista, otras permanecerán por siempre en su corazón. A quién escribe, el Manaslu también le dejó algunas cosas a pesar de no haber estado allí. Quizás más importante de ellas: un amigo.

Pero más allá de todo esto, ustedes mismos podrán comprobar lo que digo. Vean sino este testimonio de Gabriel.

 

Los dejo con Gabriel Guillar.

 

Luego de completada la aclimatación y cuando el equipo decidió ir hacia arriba, el jueves pasado, ¿Qué es lo que sentiste?

Después de finalizada la aclimatación no sabíamos si teníamos que esperar cuatro días, una semana, cuando finalmente Tendi decidió que fuésemos para arriba, después de cuatro días de descanso, la verdad que en lo personal tenía mucha hambre de gloria, muchas ganas de subir y terminar con este sueño que me tenía bastante ansioso.



<*3*>

¿Que tan complicado fue el empuje final? Cómo estaba la ruta en relación a la rotación previa?

En el tramo del ascenso, sobre todo entre el campo 1 y 2, que es la parte más técnica y durante los días previos, sentíamos permanentemente las avalanchas, y caídas de bloques de hielo, lo cual hacia que del recorrido original por el que habíamos ido la primera vez, el camino en varios sectores se había modificado, había nuevas grietas, nuevos lugares, algunas escaleras ya no estaban más y también había nuevas cuerdas.

 

¿Sentiste el peligro en algún momento?

Yo no tengo mucha experiencia en estas montañas del Himalaya, pero si te puedo decir que había un par de sectores que eran bastante jugados, había que cruzar bastantes grietas, muchos tramos de jumar y rapeles. Lugares bastante empinados con bloques de hielo, con desniveles de 70 u 80 grados con unos cien metros de altura. Me pareció bastante técnico en ese sentido.

 

¿Te viste en riesgo? ¿Tuviste temor por ello?

El riesgo se sentía en todo momento. Primero en el trayecto desde el BC al C1. Eran cuerdas fijas y cruzar permanentemente grietas, y vos decis o pensas en que momento se hunde una y me manda a la grieta, de mucha altura. El peligro se percibía, como que en lo personal durante toda la actividad estaba bastante concentrado, expectante y sin distraerme para minimizar esos riesgos.

 

¿Te preguntaste en algún momento que estabas haciendo allí?

Verdaderamente yo sabía que estaba aqui pero para hacer cumbre, no tenía otra posibilidad en mi cabeza que no sea esa. Sabía perfectamente que toda la provincia de San Luis estaba expectante de eso y que estaba representando a toda la Argentina. Imaginate que ese era un motivo más que suficiente para verme en la cumbre.



<*2*>

Fue tu primera vez por encima de 8000, e incluso de 7000, ¿Verdad? ¿Que diferencias notaste en ese sentido?

Mi experiencia mayor había sido haber ido tres veces al Aconcagua, nunca estuve por encima de ochomil metros pero si puedo decirte que durante mucho tiempo estuve estudiando e interiorizándome y hablando con personas que tenían más experiencia en ese sentido con lo cual no me sorprendió nada de lo que tenía pensado que me podía pasar a esa altura.



<*7*>

Cómo fue el ataque final desde el C4?

La jornada del C3 al C4 fue muy dura para mí, fue un tramo muy físico, con un desnivel importante que me llevo más de catorce horas sortearlo y llegar al C4. Cuando llegue eran las 20hs. Entonces me dice Tendi, “Mira, a las 23 salimos para la cumbre”. Así que alcance a hidratar, dormí una hora y a las 23 en punto salí con un sherpa con destino a la cumbre primero que todos, porque quería asegurarme de llegar. Todo el trayecto de la noche fue duro. Amaneció a las seis e hicimos cumbre a las ocho de la mañana.

¿Sentiste que se podía escapar en algún momento?

Si. Obviamente que las posibilidades son muy grandes de no lograr el objetivo porque es un desafío muy grande, con muchísimas variables a tener en cuenta, pero verdaderamente confiaba en mi trabajo previo, confiaba en Tendi y su grupo de sherpas que son muy capos, muy grosos, confiaba en Dios, confiaba en la ayuda y energía que me trasmitía toda la gente que disfruto de esta expedición, así que verdaderamente siempre traté de pensar más en positivo y no perderme en la posibilidad de no lograrlo, desperdiciando energía en ese pensamiento. La verdad que en mi cabeza y en mi corazón tenía la convicción que iba a lograrlo, a pesar de todo.



<*4*>

¿Cómo estaban tus compañeros?

Los otros tres integrantes del equipo llegaron un ratito antes y verdaderamente el equipo en su conjunto y con relación al plan que teníamos, hemos subido mucho más rápido de lo programado. Mañana 28 ya estamos bajando, cuando en realidad el descenso estaba previsto para el dia 4. Así que verdaderamente muy contento porque no solo logramos el resultado sino que también lo logramos en un tiempo mucho menor de lo que teníamos previsto. El caso de Uta, es una montañista muy fuerte, hizo cumbre en Everest este año también, fue la primer mujer de su país (Kosovo) en hacerlo. Los dos suizos también son muy fuertes y experimentados, son guias de montaña en su país.

 

¿Qué podes decir acerca de Tendi?

Ese es uno de los motivos por el cual yo decidí hacer la expedición con él. De hecho en el club Inti Anti difundo valores como el respeto, compañerismo, solidaridad, honestidad, ver las cosas de forma austera, sin esperar el aplauso de todo el mundo, tener una conducta que pueda ser ejemplo para incentivar a los jóvenes y nuevas personas a desarrollar este tipo de actividad. Para mi la clave pasa por ahí. Por eso fui por Tendi.

 

¿ Que sentiste al llegar, al pisar la cumbre?

Cuando llegue a la cumbre no te puedo explicar la cantidad de tiempo que llore. No solo en la cumbre sino bajando, en todos los campamentos, al día siguiente, no podía parar de estar emocionado, de desahogarme, de poder trasmitir humildemente un mensaje humano respecto a esto. El que sube una montaña de estas características no es un superhéroe, al contrario, es una persona sensible, es una persona que prioriza el amor y el respeto por los demás y por la naturaleza. En lo personal cuando hice cumbre te puedo asegurar que no tenía forma de hablar con nadie, porque agarré mi satelital, marqué el número y cuando me atendió mi hija, mis viejos, y no podía decirles nada, porque no paraba de llorar.



<*5*>

¿Qué conclusión podes sacar de todo esto?

Hay que tener mucha perseverancia, constancia, soñar a lo grande, siempre y hacer todas las cosas con amor y mucha alegría. Me parece que esa es la clave para lograr grandes cosas. Y bueno, mi idea es que esta expedición independientemente de la cumbre, sea un mensaje para todos los jóvenes. De que se puede. Que hay que darle para adelante y fundamentalmente que no hay imposibles. Todos los imposibles los tenes en la cabeza y muchas veces no nos animamos a soñar a lo grande porque tememos al fracaso y eso nos lleva a una vida más mediocre. Soñemos a lo grande, démosle para adelante y si en una oportunidad no pudiste llegar a la cumbre o lograr el objetivo, en la próxima vas a tener más posibilidad de hacerlo y fundamentalmente agradecerle a todo el mundo. Soy un agradecido a Dios y a todos los amigos. Hay un montón de gente que ni conozco y me incentivaron y me ayudaron en esto, me mandaron mensajes. Simplemente gracias, gracias, y gracias, y vamos por más.

 

¿Tenés ganas de Everest ahora?

No sé si será el Everest o que será, pero este tipo de cosas es alimento balanceado para tu alma y para seguir soñando, para seguir creciendo.



<*6*>

¿Qué podés decirnos de esos dos mensajes en las fotos de cumbre?

El mensaje de “No hay imposibles” es un mensaje a todo el mundo, a aquellos que siempre se la pasan renegando, haciéndose las víctimas y esperando ver a los protagonistas, cuando en realidad cualquier persona común puede ser protagonista de su propia historia.



<*8*>

¿Y la de Rocío?

Si, hay una foto que dice “Rocio se puede”. Rocío es mi hija, y ese es un mensaje para trasmitirle, para toda la vida, con hechos más que con tantas palabras. Es una demostración de su padre a la hija, respecto a que siempre en su vida tenga objetivos y que nunca deje de soñar, por eso ese papelito en la cumbre.



<*1*>

Gracias querido Gabriel. Y para vos Rocío, ¿Viste? … ¡Se puede!

 



Permalink:
Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10747
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10747


© 2008-2017 Alpinismonline | Derechos reservados | Buenos Aires | Argentina

Imprimir Artículo