CÉSAR PÉREZ DE TUDELA

Reedición de: Memorias de un explorador

"Nada como la soledad desarrolla tan rápidamente las facultades de observación"

Noel Gonzalez | Redacción Alpinismonline Sábado 8 de Junio de 2019 - 13:50 223 | 0


13





Dicen, o se dice, que las cosas son casuales. Yo digo que no, que son causales. No hace mucho de esa foto que recorrió medio planeta, enseñando al mundo lo que en la actualidad se ha convertido en “escalar” esa montaña antaño sagrada. En realidad, pensándolo fríamente, los que en esa interminable cola estaban esperando su turno, cual supermercado, creo en mi humilde opinión que, querían de verdad hacer eso por lo que habían pagado: subir. Yo no creo que todos los que pretendían hacer cima, estuvieran ahí por casualidad. Lo mismo que, justo en estos días que tantas noticias ha habido en las redes e incluso en la tv, estuviera yo dando buena cuenta de lo que me trae a escribir estas líneas. Está claro que no vamos a las montañas como hace 25 o 30 años. Eso ya se acabó… Hay que saber que no estamos ni vamos a estar solos en esas moles de piedra. Aunque en cierto modo tengo que discrepar conmigo mismo en esa afirmación: siempre habrá lugares para disfrutar en soledad. Sino que le pregunten al protagonista de esta nota: César Perez de Tudela 

 

Cinco montañas solo. 

Este título es la antesala de un libro lleno de momentos únicos en la vida de un alpinista, y sobre todo, de un explorador. Explorador. ¿Qué queda de esa palabra en la actualidad, cuando más del 85% quieren que los lleven de la mano a “explorar”? Tudela, y que me permita el tutearlo, demostró hace más de cuatro décadas que la exploración en solitario era una gran aventura con mayúsculas. No tenían los mapas de los que hoy día podemos disfrutar, si acaso, mapas militares… no existía el smarth phone con conexión vía satélite ni para pedir ayuda ni para saber que track seguir a la vuelta del trekking. Hacer las montañas que hizo en solitario, y que aquí, en esta reedición nos muestra de nuevo, creo que da una muestra que lo que hoy día nos estamos perdiendo.


Monte Olivia en el año 1971 fue  sin duda una de las grandes aventuras de aquella época, en Tierra de Fuego. Hacer en solitario en el verano de 1972 atravesando Alaska, el Denali. Y sus grandes vivencias con el Centinela de Piedra en Argentina. En este recuentro con lo mejor que aquella etapa, están al mismo tiempo las mejores citas y divagaciones de un “expedicionario”  fuera  de toda sensatez; su aventura en el Annapurna en el año 1973 así lo demuestra. Este libro, de uno de nuestros mejores exploradores españoles aún en activo, es sin lugar a duda, una bofetada a la forma más pueril de ver en la actualidad las montañas. La exquisitez con la que narra cada uno de los pasos que dio, seguro que no te dejará impasible ante su manera de ver la exploración, en un período, en la que la única forma de demostrar tus logros, eran con un diario en la mano o con una kodak. Desde aquí, me voy a permitir el lujo una vez más, de darle las gracias por la labor de divulgación durante tantos años.    

          

   



Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=11326
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=11326