ENTREVISTA EXCLUSIVA

Hernán Leal : Primer chileno en la cumbre del Kangchenjunga

Entrevistamos a Hernán Leal desde Kathmandú luego de su cumbre a la tercera montaña más alta del mundo

Alpinismonline Magazine | Redacción Alpinismonline Lunes 20 de Mayo de 2019 - 23:05 568 | 0


17


Foto de portada: Hernán Leal en la cumbre del Kangchenjunga (Captura de video Hernán Leal)

 

El Kangchenjunga. Una de las montañas de más de ochomil metros que más ha dado que hablar a lo largo de la historia del montañismo debido a su gran complejidad. Es un ochomil que tiene la característica de poseer la mayor distancia de desarrollo entre el campo base y la cumbre de todos los ochomiles.

Ya a mediados del siglo XIX empezó a despertar interés entre los occidentales. Joseph Dalton Hooker exploró partes de Nepal oriental hasta entonces totalmente desconocidas para los europeos. Hizo varios viajes por los valles fluviales que llegan hasta la base del Kanchenjunga, llegando a 22 km del pico y de los collados que dan acceso al Tíbet.

Sin embargo, un siglo se tardó después de esto para que pudiese ser conquistado. La primera ascensión al Kanchenjunga se produjo el 25 de mayo de 1955. Los británicos George Band y Joe Brown fueron los primeros en lograrlo. Por respeto a las creencias de los Sikkim, para quienes la cumbre es sagrada, detuvieron su ascenso unos metros antes de la cima, costumbre que se ha venido respetando por la mayor parte de las expediciones posteriores.

Muchos fueron los escaladores de renombre que hicieron historia en el Kangchenjunga.  Otros tantos dejaron su vida en él, entre ellos, una de las más pérdidas más recordadas fue la de Wanda Rutkiewicz que murió en el Kanchenjunga entre el 12 y el 13 de mayo de 1992.

Ginette Harrison se convierte en la primera mujer en llegar a la cumbre en 1998. Hasta entonces el Kanchenjunga era el único ochomil que no había visto un ascenso femenino. Luego, Gerlinde Kaltenbrunner, fue la segunda mujer en llegar a la cima.

Pero vamos un poco hacia el lado de Latinoamérica. El mexicano Carlos Carsolio  fue el primer latinoamericano en alcanzar la cumbre del ochomil en 1992. Fue un ascenso en solitario sin oxígeno suplementario. También sin oxígeno suplementario fue el ascenso del ecuatoriano Ivan Vallejo en 2006. Ambos coronados 14x8000.

Ahora llegamos a Chile. Y nos encontramos con Hernán Leal. Un empresario destacado y gran montañista, que hace pocos días, junto a más de cincuenta personas, alcanzó la cumbre del Kangchenjunga convirtiéndose en el primer escalador de su país en lograr el objetivo tan preciado, inscribiendo su nombre en la historia del ochomilismo chileno.

Y toda esta introducción fue precisamente para destacar la complejidad de esta montaña, muy seguramente ya conocida por todos ustedes, lo que potencia aún más el logro obtenido por el escalador chileno.

No obstante, existen otros factores que hacen aún más importante el logro conseguido por Hernán como podrán ustedes mismos observar en la entrevista que nos concedió en el día de ayer desde Kathmandu, tras haber regresado de su expedición. El hecho fundamental de alguna capacidad física algo reducida en el aspecto respiratorio, un componente fundamental en este tipo de expediciones, hacen mucho más relevante esta cumbre. De hecho, a consecuencia de tal capacidad, es que Hernán debe tomarse algún tiempo más de aclimatación en la montaña y siempre para estos casos, debe emprender el ascenso con anticipación debido al mismo problema. 

Eso lo ha llevado en este caso en particular a tener que iniciar un día antes el ascenso, acompañado por los sherpas de fijación de cuerdas, y consecuentemente realizar la durísima tarea en conjunto de la apertura de huella.

Pero bueno, vamos entonces a la parte que nos interesa, veamos que es lo que el propio Hernán nos cuenta al respecto.

 

¿Cómo fueron tus comienzos en la montaña?

Comencé haciendo montaña hace 7 años, a los 45 años, con un trekking que hice a Poonhill, 3.200 and Gorepani. Me enamoré de las montañas.  Hace 15 años atrás o más, sufrí una parálisis de mi cuerda vocal derecha y para corregir mi voz me coloqué un implante en mi tráquea.

 

¿Esa operación tuvo alguna incidencia en tu actividad?

Al finalizar la operación le conté al Dr. que al año siguiente iría al Everest el me dijo que ninguna posibilidad, que me había achicado el ducto donde pasa el oxígeno y que si lo hacía me iba a morir incluso con oxígeno suplementario.  Entonces me pidió que llevara mas oxigeno que el resto.  Como en la misma época, 15 años atrás jugaba golf y en un partido me llegó un pelotazo en el hombro derecho, no le di importancia.  Cuando empecé a practicar escalada, varios años después del pelotazo, me di cuenta que el hombro me dolía mucho y me hice muchos exámenes que concluyeron que el trapecio en mi hombro derecho estaba completamente atrofiado y que no podía sufrir carga. 

 

¿Cómo pudiste entonces llevar adelante la actividad y que hiciste para superar esos dos escollos importantes para alguien que realiza montañismo?

Bueno estas dos condiciones hacen que yo me canse mucho más que el resto y por eso tengo que adelantarme a los demás.  El ataque a las cumbres siempre la hago dos días antes que los demás y trato de pasar una o dos noches en los campos de más altura para aclimatar mejor y recuperar. 

 

Vamos al Kangchenjunga entonces. ¿Cómo fue el empuje final desde los campos de altura?

En este caso enfrentamos tormenta en el campo 3 (casi 7mil) y campo 4 (7.500) cuando todos los demás estaban en el campo 2.  Como fuimos los únicos en dormir la noche del 13 en campo 4, decidimos salir primeros a atacar la cumbre el 14 a las 17 horas.  Había nevado las dos noches anteriores y la nieve blanda tenía unos 40 cm, la ruta estaba pesada. Iba un Sherpa de fixing team que llevé y que iba frente de mí  y estuvimos así hasta los 8.400 metros (que además es donde se acabó la nieve blanda y ahí empieza mucha escalada en roca) hasta cuando el regulador de mi oxigeno se averió y tuvimos que cambiarlo.






Hernán Leal en la cumbre del Kangchenjunga junto a un grupo de sherpas de fijación de cuerdas (Foto Hernán Leal)

¿Pensaste allí que la subida se había complicado?

Pasé un gran susto, pero pude resistir a pesar de mi problema para respirar por el implante en la traquea.

 

¿Cómo fue la llegada a la cumbre?

Luego de este problema, me tomó 20 minutos y un grupo de escaladores nos pasó.  Trate de alcanzarlos y casi llegamos juntos a la cumbre, en mi caso a las 05.15 más menos. Todo el agua que llevamos incluyendo los termos estaban congelados, bajamos muy tranquilos y llegamos al campo 4 de regreso a eso de las 11.30 y me quedé todo el día descansando porque abrir la ruta fue un trabajo muy pesado. Todos los escaladores usaron las cuerdas fijas, sherpas y oxígeno.

 

Fue muy duro lo de Rodrigo Vivanco me imagino. ¿Cómo te enteraste? ¿Lograste ver algo? Me encontré a Vivanco en la bajada.  Venía lento.  Me dijo voy me saco la foto y vuelvo. Le faltaban 10 horas de subida y calculaba 10 de bajada.  Cuando llego al campo base el líder de la expedición India me dice que Rodrigo estaba con serios problemas detenido cerca de la cumbre.  Fue doloroso porque fue absolutamente evitable. Hacerlo sin oxígeno implica el doble de aclimatación que el hizo.

 

¿Qué plan tienes pensado en el futuro próximo?

Lo estoy analizando aún, pero volveré aquí de cualquier manera.

 

Muchas gracias Hernán por tu testimonio y las más sinceras felicitaciones de parte del equipo de Alpinismonline Magazine.





Hernán Leal en la cumbre del Kangchenjunga filmado por Viridiana Alvarez


Hernán Leal en la cumbre del Kangchenjunga



Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=11311
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=11311




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


Se podrá comentar dentro de los 5(cinco) días de publicada la nota



Esta nota ya se encuentra cerrada a comentarios