UELI STECK

Cuando estoy en las montañas, estoy donde quiero estar

Recordamos a la máquina suiza a dos años de su fallecimiento

Fernanda Insua | Redacción Alpinismonline Martes 30 de Abril de 2019 - 10:26 389 | 0


22





Créditos fotos: www.uelisteck.ch



Foto de portada: Tenji Sherpa y Ueli Steck

La temporada 2017 en los Himalayas fue tristemente inolvidable…

Hace exactamente dos años se iba físicamente un escalador extraordinario y diferente, Ueli Steck. Podemos estar de acuerdo o no con su filosofía a la hora de transitar las montaña y con sus impresionantes récords de velocidad pero evidentemente sus incomparables cualidades físicas y mentales y su profunda decisión de transitar la montaña a través de desafíos únicos y grandes metas, con sus propias reglas y aceptando las consecuencias, lo convirtieron en un referente del montañismo mundial.

Steck logró su primer récord de velocidad en la cara Norte del Eiger en 2007, utilizando 3 horas y 54 min, rebajado por él mismo, a 2 h 47 min y 33 s al año siguiente.  

Ese fue sólo el comienzo. Podemos enumerar otros muchos ascensos con récord de velocidad, la cara Norte del Eiger, el Mönch y el Jungfrau con Stephan Siegrist, en 25 h (2004), cara Norte del Eiger, en 3 h y 54 min (2007), rebajada a 2 h 47 min  al año siguiente, cara Norte de las Grandes Jorasses por la vía Colton-McIntyre, en 2 h 21 min (2008), cara Norte del Cervino por la vía Schmid, en 1 h y 56 min (2009), cara Sur del Shishapangma, en 10 h y 30 min (2011), cara Sur del Annapurna, en 28 h y en solitario por la vía abierta por Pierre Béghin y Jean-Christophe Lafaille, situada entre la vía británica de 1970 y la vía japonesa de 1981 (2013). Coronó todas las cimas de más de 4000 m de los Alpes, en 62 días en 2015 y volvió a la cara Norte del Eiger, para ascenderla  en 2 h y 22 min, por la vía Heckmair (2015).

También fue aperturista y realizó varias primeras ascensiones en solitario y con compañeros. En 2001 llevó a cabo el primer ascenso por la cara oeste del Pumori, con Ueli Bühler, en 2002 abrió la vía The Young Spider en la cara Norte del Eiger, con Stephan Siegrist y en 2003, la vía La Vida es Silbar en la cara Norte del Eiger, con el mismo compañero.

En solitario abre la vía Excalibur en el Wendenstöcke (2004), realiza el primer ascenso en solitario al Cholatse y al Tawesche (2005), escala la vía The Young Spider en la cara Norte del Eiger (2006) y en 2010 mejora del récord de velocidad de la vía Ginat en la cara Norte de Les Droites, hasta entonces en manos de Christophe Profit.

Realiza el primer ascenso en libre de la cara Norte del Eiger por la vía Paciencia (8a/5.13b) en 2008 y en 2009 escala vía Golden Gate (8a/5.13b) de El Capitán también en libre.






Su último proyecto

Antes de partir a Nepal para intentar su travesía Everest-Lhotse escribía en su sitio web:      

“Una vez que se ha escalado algo, se termina y termina con tristeza y todo lo que queda son recuerdos. Para revivir las impresiones de la cara norte del Eiger, tuve que volver a escalarla en 2015. No importa lo rápido que te muevas. Los resultados y los tiempos son relativos y no se quedan contigo, se desvanecen sorprendentemente rápido. El enfoque, el aire frío, las piernas ardientes y el sol tocando tu cara en la cima son las verdaderas experiencias personales. Estas son tus impresiones, tus percepciones y son solo para ti. Es imposible compartirlos con nadie, pero de la misma manera nadie puede quitártelos. Un récord se rompe una y otra vez, y el mundo sigue girando. Uno va envejeciendo y llega un momento en el que hay que ajustar tus proyectos a tu edad.

 

No miro hacia atrás, miro hacia adelante, vivo en el aquí y ahora, y no en el pasado.
Cuando estoy en las montañas, estoy donde quiero estar. Ahí es donde me siento feliz y contento. Me siento libre y puedo hacer lo que quiero. Pongo mis propios parámetros. Siempre me ha gustado escalar en solitario. Me encanta la interacción conmigo mismo y con la naturaleza. No hay nada más que tú, la roca, el hielo, la montaña. ¡Aunque me siento pequeño e insignificante, en las montañas puedo vivir la vida en plenitud y jugar como un niño! Aquí es donde me siento más cómodo y hago lo que creo que hay que hacer.

 

En montañismo, puedes establecer tus propias metas. A veces quiero llegar a la cima lo más rápido posible; a veces quiero escalar lo más abruptamente posible. Y a veces solo quiero absorber las bellezas de la naturaleza.

Hay un montón de discusiones en torno al montañismo. Pero seamos honestos. Realmente no importa. Entiendo por qué la gente quiere llegar a la cima del Monte Everest; y la forma más fácil de llegar es con oxígeno suplementario. Esto no es lo que estoy buscando; pero puede ser exactamente lo que otras personas están buscando. No tengo que preocuparme por eso, y no lo hago. Hay muchos picos en este mundo y todos pueden encontrar su propia montaña, dependiendo de lo que estén buscando. Eventualmente todos encontrarán su propio Everest.


Me he preguntado repetidamente por qué hago esto. La respuesta es bastante simple: porque quiero hacerlo y porque me gusta. No me gusta estar restringido. Cuando subo, me siento libre y sin restricciones. Lejos de cualquier compromiso social. Esto es lo que estoy buscando.

Soy una figura pública. Esto ha sucedido gradualmente y ya no puedo cambiarlo. Lo he aceptado y lo único que puedo hacer es cambiar mi actitud. No me molesta mientras pueda seguir mi camino. Ya no puedo hacer lo que quiero y soy consciente de ello, pero aún puedo llevar una vida, lo que me hace sentir feliz y contento por las noches.




El último desafío de Ueli

Todavía necesito la libertad de hacer las cosas que amo hacer. No me preocupo por otras personas y no dejo que me influyan demasiado. Intento descubrir qué quiero hacer, y no lo que otras personas quieren que haga.

Estoy muy emocionado de irme de nuevo; apagar mi teléfono y no leer mis correos electrónicos. Y eso es exactamente lo que haré. Quiero vivir mi experiencia, sentir mis dedos fríos y caerme muerto de cansancio en mi saco de dormir después de un largo día. Estoy deseando que el aire frío me queme los pulmones; el café caliente calentando mi cuerpo. El sol cegando mis ojos y las noches heladas causándome pies fríos.

¿Por qué tengo que intentar Everest y Lhotse? Una vez más, la respuesta es simple: puedo quedarme más tiempo en las montañas. Puedo pasar más tiempo conmigo mismo, con Tenji Sherpa y el Himalaya.

Y ahora solo me voy. Solo preocuparse por los eventos que me esperan. Día a día, uno por uno. Es el aquí y ahora lo que cuenta. Lo que viene a continuación es incierto en cualquier caso.

Aprende de ayer, vive en el hoy, ten esperanza en el mañana”.

 

El desenlace

El 29 de abril de 2017, Ueli Steck ascendió desde el campamento base del Everest al campamento 2 a unos 6400 metros sobre el nivel del mar. Su plan original era escalar al día siguiente para aclimatarse más en la ruta tradicional del Everest hasta los 8000 metros de altura al sur, para regresar al campamento 2 el mismo día. 

Desde el campamento 2, Ueli notó que las condiciones en la pared del Nuptse eran ideales, por lo que por la noche decidió cambiar su plan y subir a Nuptse al día siguiente. El 30 de abril de 2017, Ueli comenzó a las 4:30 am. Junto con el francés Yannick Graziani, cruzó el enorme glaciar. Después, Graziani continuó en la ruta normal del Everest hacia el Campo 3, mientras que Ueli entró en el flanco del Lhotse. El accidente de Ueli ocurrió alrededor de los 7600 metros aproximadamente a las 09:00 (hora local). Su cuerpo fue finalmente recuperado por el piloto de helicóptero italiano Maurizio Folini a una altura de unos 6600 metros y trasladado al hospital de Katmandú.

La causa del accidente aún se desconoce.

 

Fuente: http://www.uelisteck.ch/en/








Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=11288
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=11288




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


Se podrá comentar dentro de los 5(cinco) días de publicada la nota



Esta nota ya se encuentra cerrada a comentarios