2014
Martes 25 de Noviembre
TEMPORADA/SEASON | KARAKORAM
 
 
     
 
 
Partes de expediciones | Expeditions tracking | Ultimas novedades | Breaking news | Ver Todas / See all (8)
No iniciadaBROAD PEAK
NORMAL
8051m
NO INICIADA
JUN 15, 2014USASUMMIT CLIMB BROAD PEAK 2014
No iniciadaBROAD PEAK
NORMAL
8051m
NO INICIADA
JUN 15, 2014NEW ZEALANDADVENTURE CONSULTANTS BROAD PEAK 2014
No iniciadaK2
SURESTE (ABRUZZOS-RUTA NORMAL)
8611m
NO INICIADA
JUN 15, 2014PAKISTANPAKISTANI K2 EXPEDITION 2014-60 YEARS LATER
No iniciadaK2
SURESTE (ABRUZZOS-RUTA NORMAL)
8611m
NO INICIADA
JUN 15, 2014RUSSIACLIMBERCA K2 2014 EXPEDITION
 
     
 

     
 
K2
60 AÑOS
 
Haz click en las fechas y entérate de los acontecimientos mas importantes en la historia de la conquista del K2

ARTÍCULOS Y APARTADOS RECOMENDADOS

Bajo la implacable mirada del K2
UN PROFUNDO ANÁLISIS DE SU HISTORIA Y PELIGROSIDAD

Toda la temporada 2014 del K2
SEGUÍ A TODAS LAS EXPEDICIONES DE LA TEMPORADA

 
     
 
 

 


"Para mi el montañismo es todo, fundamentalmente una escuela de vida"

Entrevista exclusiva a Christian Vitry -

AGO
1
2008
HORA
04:17
Noticias/Artículos
Autor: Carlos Eduardo González | Alpinismonline

 

 

 

CHRISTIAN VITRY

Cuando surgió la idea de desarrollar Alpinismonline, imaginaba poder llevar a todos el testimonio de la gente que hace esta maravillosa actividad. Principalmente enfocado a la que se desarrolla en Argentina, con el simple objetivo de contribuír de alguna manera al desarrollo de esta forma de vida tan poco difundida en nuestro país y que tantas posibilidades tendría con el entorno que nos rodea.

En una primera instancia pensé en una persona que tanto le ha dado al alpinismo nacional en los últimos años: Christian Vitry. Pero muy lejos estaba de imaginar que me encontraría con una persona tan auténtica, desbordante de humildad y con un claro objetivo planteado desde sus comienzos, tal como podrán ustedes percibir luego de leer esta nota.

Y destaco principalmente la importancia que Christian le da a ese entorno que mencionaba antes, donde tenemos una geografía amplísima y cientos de lugares aún inexplorados, donde él es feliz haciendo lo que ningún otro realizó en cada uno de esos inhóspitos puntos de nuestra geografía, tal vez dándole mayor prioridad que a otros grandes emprendimientos

Con Christian hablamos de todo, en referencia al montañismo. Desde sus comienzos, su aplicación a la arqueología, su presente y futuro; pero siempre girando desde un objetivo común: situar el alpinismo argentino en el lugar que le corresponde, por tradición, geografía y todo el potencial que guarda.

Esperamos que lo disfruten.

¿Cuándo y cómo surge en ti el interés por el montañismo?

Practico el andinismo desde los 7 años de edad, sin embargo, podría decir que mi iniciación en la actividad montañera se remonta exactamente a 30 años atrás, oportunidad en la cual ascendí el Volcán Tuzgle, de 5.500 metros, ubicado en la puna jujeña, tenía entonces 12 años de edad.

Mi primera montaña superior a seis mil metros fue el Volcán Llullaillaco, de 6.739 metros, que es uno de los más altos de América, tenía 14 años de edad, ese mismo año (1978) subí el Nevado de Cachi, de 6.380 m. A los 15 años fui por primera vez al Aconcagua por el glaciar de los Polacos y, a los 19, regresé e hicimos con mis compañeros un tiempo récord en su momento, empleando 52 horas desde Puente del Inca a la cima. Mi actividad afortunadamente nunca cesó, estuve escalando en la patagonia y también en Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y Nepal.


¿En qué momento comprendiste que dedicarías parte de tu vida a subir montañas?

A los quince años de edad tuve una experiencia dura en la montaña, mi compañero de cordada murió y yo me salvé de suerte. Después de eso me sentí muy mal y pensé en dejar la actividad, me había mentalizado para hacerlo, sin embargo, no pude lograrlo. Pocos meses después estaba nuevamente en la montaña, que era "el lugar" de mi vida, solo allí me sentía completo y feliz. En ese momento me di cuenta que esta actividad ya no era solo un deporte, formaba parte de mi ser y, por lo tanto, me acompañaría durante todo mi existir.


¿En qué medida te ha servido el montañismo como soporte para tu profesión de antropólogo? ¿El interés en una surge a través de la otra o son independientes?

Es a través de la montaña que yo descubro la arqueología, geografía, biología, disciplinas que forman parte de mi preparación formal. Siempre me llamaron la atención las ruinas arqueológicas ubicadas en las cumbres o lugares muy altos en nuestra cordillera andina, siempre quise saber más e intentar responder las preguntas que me surgían, hoy me dedico profesionalmente a ello, y las preguntas continúan. Cuando fui por primera vez al Llullaillaco (6.739 m) llevé para la cumbre una cámara de fotos de mi amigo Flavio Lisi que se había quedado en el último campamento, la misma solo tenía tres fotos, al llegar a la cima, quedé impactado con las ruinas arqueológicas, así que resigné la foto personal de la cumbre para tener fotos de ese lugar que tanto me había impactado.

CHRISTIAN VITRY ANTROPÓLOGO


He leído alguna vez por allí, en una nota a un prestigioso alpinista extranjero, manifestar su retiro de la actividad luego de un rescate con importantísimas secuelas. Al poco tiempo al preguntársele cuales eras sus planes futuros tras el retiro, él respondió: "El Everest en septiembre…". ¿Cómo describirías esa fuerza interior muchas veces no comprendida por quienes no practican la actividad?

Muchos le llaman el "encanto de la montaña", lo cierto es que suele ser lo más frecuente en nuestra actividad y más frecuente aún la incomprensión de las personas no afines a este deporte.

Pienso que ese impulso o fuerza interior que nos induce a seguir practicando este deporte con cierto riesgo, tiene que ver con la intensidad de lo vivido. Quiero decir que en la montaña se vive y disfruta intensamente. Si me preguntan cuales son los mejores momentos que recuerdo en mi vida, todos, se relacionan con la montaña. Me pasó muchas veces de estar varios meses sin salir a los cerros, que creo es la situación más común entre quienes no nos dedicamos a guiar o vivimos de la montaña, todos esos meses pasaron, se consumieron y no me dejaron nada, ni siquiera un recuerdo, sin embargo, tres o cuatro días en las montañas quedan en la memoria para siempre. Tengo la impresión que los únicos momentos vividos realmente son aquellos en la montaña, de allí esa "inexplicable" fuerza interior que nos impulsa a regresar siempre a esos hermosos escenarios de la naturaleza.

¿Es para ti el alpinismo un deporte o algo así como un alimento para el espíritu, o ambas?

Para mi el montañismo es todo, fundamentalmente, una escuela de vida. No concibo mi existencia sin la presencia de montañas y nuevos desafíos personales en cualquier geografía, es una necesidad, es lo que me permite vivir día a día, es el punto de unión con mis más importantes amistades, a quienes quiero y respeto como hermanos. Como cualquier actividad empezó como un deporte, con todo el rigor que ello implica, luego, se convirtió en una forma de vida, en una necesidad física y mental, o espiritual si se quiere.

¿Qué papel juega el temor o miedo -por llamarlo en una forma mas precisa- y en qué momento se manifiesta con mayor intensidad en aquellas circunstancias? ¿Cómo se lo logra superar, si es que se lo logra?

El temor o miedo lo veo como sinónimo de respeto y prudencia, y, en ese sentido, es bueno para la actividad, pues te ayuda a evitar errores, a pensar en cada paso, a tomar conciencia que uno no puede hacerse el temerario en esta actividad que te brinda muy poco margen para aprender de los errores. Ahora bien, el miedo en el sentido literal, pienso que es un poderoso enemigo, pues en situaciones extremas, si tienes miedo, éste te paraliza, te bloquea de tal forma que no puedes dar ni un paso.

No se si hay alguna "receta" para combatir el miedo, pero estoy convencido que el entrenamiento físico, técnico y la experiencia ayudan sobremanera a no tener miedo, ya que sabiendo como resolver técnicamente ciertas situaciones y teniendo resto físico, se puede salir de cualquier parte. Por otro lado, cada uno debe ser sumamente conciente del objetivo al cual se propone enfrentar, ya que, si el mismo está más allá de las posibilidades personales, se torna en una imprudencia. Uno no puede ir a la montaña a probar suerte, pienso que uno va a la montaña a subirla, a llegar a la cima, si no llega debería ser por cuestiones coyunturales, ya sean climáticas o del grupo, pero no por falta de preparación personal.

Es sabido que el mayor porcentaje de accidentes en la montaña se producen durante el descenso. ¿Atribuirías esto a un tema físico, psicológico o de relajación tras el objetivo logrado?

Tiene muchos componentes, además de los mencionados en la pregunta, se suma la fuerza de gravedad y por ende la rapidez con la que se suele bajar, también, como se vio en muchos casos, la extrema confianza en las cuerdas fijas, ya sean propias o ajenas. La clave está en un buen entrenamiento y en no descuidarse con la hidratación y alimentación en la montaña durante el ascenso y no perder la concentración en el descenso.

Ahora, aquí, a pocos metros sobre el nivel del mar te pregunto: ¿Cómo se hace a mas de 6000m para tomar la decisión correcta, en el momento preciso respecto de continuar o no con una determinada ascensión, sobre todo si decides seguir para arriba y tienes la cima allí nomás, al alcance de la mano?

La experiencia en la montaña te marca determinadas pautas o normas que uno aprende a respetar. Uno sabe que si a determinada hora no llegó a la cumbre debe regresar, o bien, atenerse a las consecuencias de un descenso nocturno. Se aprende a evaluar tanto el estado físico propio y de los compañeros, como también las condiciones ambientales de la montaña. Hay lugares donde uno puede excederse de los márgenes y otros en los que definitivamente no.

Por tu condición de salteño y el correspondiente entorno, imagino que alguna vez, de pequeño, soñaste con alcanzar una determinada cima. ¿Cuál ha sido ella y que sentiste al lograrlo?

Fueron muchas y en variadas circunstancias y momentos de mi vida, por ejemplo, la primera montaña nevada y de gran altura que observé de niño fue el nevado de Cachi, soñé con esta montaña durante un tiempo, y, a los 14 años, tuve la oportunidad de ascenderla, con el especial condimento de ir con un grupo de experimentados montañistas, entre ellos, Guillermo Vieiro, uno de los más sobresalientes montañistas argentinos de las décadas de 1970 y 1980.

Ascender esta montaña, amén de ser emocionante, me abrió un panorama que marcó mi relación con la montaña para siempre. Mientras subía veía todas cumbres menores y preguntaba a mis compañeros acerca de ellas, la respuesta era siempre negativa o vacía de información, me decían "lo que importa es la cumbre más alta, las otras no existen", sin embargo existían y eran tan o más bellas que la principal.

Esto desencadenó que me dedicara a explorar ésta y otras montañas "desconocidas", lo cual me enriqueció muchísimo y cuyos resultados se plasmaron en artículos y libros como el del Nevado de Cachi, el Nevado de Chañi, y otros libros que saldrán pronto.

Con el Llullaillaco, que fue la primera montaña superior a seis mil metros que realicé, me pasó algo especial. Tenía ocho años cuando mi padre fue a esta montaña, me recuerdo parado frente al espejo con toda su ropa de montaña y mi cabeza en aquel misterioso volcán, del cual tanto se había hablado en las reuniones preparativas que se hacían en mi casa. Al lograr la cima quedé impactado con las ruinas arqueológicas, esto me generó muchas preguntas y me sensibilizó respecto a otras concepciones de la montaña.

Otra montaña con la cual siempre había soñado fue el Aconcagua, cuando logré hacerlo lloré como un niño en la cima. Esta montaña, como cualquiera del Himalaya, posee una carga que se relaciona con la historia y el mito en torno a ellas, pues son muchos los que soñaron con el mismo objetivo y muchos los que dieron su vida por un sueño, todo ello hace que estos cerros sean tan especiales.

NEVADO DE CACHI - SALTA / ARGENTINA

¿Cuál ha sido tu mayor satisfacción desarrollando esta actividad?

La posibilidad de poder recorrer lugares donde nunca nadie había estado, ascender cerros que ni figuraban en los mapas, ponerle nombres y escribir acerca de ello. Ese ejercicio de acercarse intelectualmente a una montaña, pensar los paisajes y luego encontrarse en el mismo lugar que uno dibujó en el mapa, me causa mucha satisfacción. Por suerte nuestra geografía aún atesora lugares vírgenes donde uno puede explorar y disfrutar.

¿Y tu mayor decepción?

La mentira y la basura en la montaña. Me resulta totalmente incomprensible y sumamente decepcionante saber de personas que mienten respecto a ascensiones, eso no le hace bien a la actividad, ni a nadie. Por otra parte, los que a esta altura de las circunstancias todavía no tomaron conciencia que las montañas deben permanecer siempre limpias, deberían cambiar de actividad, pero fundamentalmente de actitud. Creo que esas dos cosas son las más decepcionantes.


¿Cuál ha sido la cima que mas te ha gustado escalar?

Son varias. Disfruté mucho de la cima del Illimani (Bolivia), con el altiplano al occidente y la profundidad de las yungas al oriente; estuve una hora en esta cima, solo disfrutando la belleza que me regalaba. Quedé impactado con la cima del volcán Cotopaxi (Ecuador), con un enorme cráter de varios centenares de metros de diámetro y profundidad.

El Dhaulagiri (Nepal) me encantó, aunque por tratarse de una montaña exigente, el disfrute de la cima vino después, pero lo que más me gustó fue todo el acercamiento a la montaña, caminando desde los 900 metros durante casi una semana, pasando por las más variadas geografías.

En mi región disfruté de muchas cimas, especialmente aquellas que aún no tenían ascenso deportivo, son un poco más de veinte.

Respecto a nuestra montaña, el Aconcagua. Lo has escalado en varias oportunidades. ¿Cuáles son las vías que has cubierto?

Al Aconcagua fui solo un par de veces, la primera por el Glaciar de los Polacos y la segunda por la ruta normal. Es una montaña bella, pero la cantidad de personas que lo frecuentan hacen que no sea un lugar de mi deseo, prefiero la soledad, vastedad y aturdidor silencio de las montañas del noroeste argentino, de Bolivia, Perú, Ecuador.


Muchos escaladores, respecto del Aconcagua, afirman que por su situación geográfica y climatología adversa, podría considerarse como un pequeño ochomil (de hecho y aunque por pocos metros, podemos catalogarlo como sietemil). ¿Estás de acuerdo con esta afirmación?

Sin duda es una gran montaña y un inmejorable entrenamiento para los ochomiles, asi que coincido con a afirmación.


También suele afirmarse que la pared sur del Aconcagua, junto con la Norte del Eiger y la Rupal del Nanga Parbat son las tres más comprometidas del mundo. ¿Has cubierto esa vía del Aconcagua? (y en caso afirmativo) ¿Qué la hace tan compleja?

No estuve en la pared Sur del Aconcagua, lo que se es por la lectura. Se trata de una pared expuesta, con un gran desnivel y un terreno mixto con rocas de mala calidad.

 


¿Qué te deja tu última experiencia en el Dhaulagiri, tu primer ochomil?

En primer lugar un sabor agridulce, pues con la misma intensidad que disfruto el hecho de haber logrado la cima, siento una terrible tristeza por la pérdida de un gran amigo y compañero de montaña, Darío Bracali.

Por otra parte, esta experiencia me deja una gran satisfacción de saber que la preparación física y la experiencia hicieron posible que logre el objetivo. Todo el tiempo me sentí bien físicamente y eso me permitió disfrutar cada momento de la escalada y también salvar mi vida cuando atravesé por momentos difíciles.

EXPEDICION ARGENTINA DHAULAGIRI 2008


¿Qué pensamientos corren por tu cabeza al estar allá, mas arriba de los ocho mil metros? ¿Grandeza? ¿Pequeñez? ¿Una urgente necesidad por emprender el descenso para reafirmar la experiencia y salir vivo de allí?

En mi caso no hubo mucho tiempo para pensar y relajarse, pues llegamos demasiado tarde a la cima y debíamos regresar rápidamente, por otra parte, la baja presión atmosférica hace que uno se sienta como adormecido mentalmente y se requiere de un gran ejercicio de concentración para estar atento a todo.

Esta gran cordillera te hace sentir más pequeño de lo que uno normalmente se siente en este tipo de paisajes, quedé impactado por la magnitud de los cerros.

EXPEDICION ARGENTINA DHAULAGIRI 2008


En el Dhaula conociste nada menos que a Ivan Vallejo, uno de los pocos catorce ochomileros ¿Tuviste oportunidad de conversar con él? ¿Qué impresión te produjo?

Iván, ¡que persona agradable!, cuando llegamos al campamento base fuimos a conocer a nuestros vecinos y con él empezamos a dialogar como si nos conociésemos de muchos años. Sencillo, humilde, generoso, muy sólido en la montaña y un maestro que admiro mucho. Fuimos vecinos en todos los campamentos.

Cuando esperaba el regreso de Darío y el tiempo ya se había excedido demasiado, hablé por teléfono satelital con Iván para pedir su consejo, no tenía su teléfono conectado, así que le dejé un mensaje de voz. Algunas horas después, recibí un mensaje de texto en el teléfono, era Iván que me decía: "Querido Chris. Tenés que bajar. No puedes estar más tiempo arriba. Te esperan tus hijas con su amor. I. Vallejo", esas palabras fueron determinantes, sabía que estaba en una situación de riesgo, pues llevaba ya cuatro noches durmiendo a 7.400 metros.

Empecé un complicado descenso a las 16,30 hs, pero, de haber pasado otra noche allí, hubiese sido más complicado aún, pues el tiempo desmejoró notablemente. Por ello, con Iván Vallejo, me quedó un profundo agradecimiento de por vida.


¿Qué podrías decirnos a quienes no lo conocimos personalmente, respecto de Darío? ¿Cómo era él?

Darío era como un torbellino, hiperactivo, alegre, generoso, generador de múltiples proyectos, y un gran amigo. El se consideraba un facilitador, con lo cual brindaba espacios para que otros se desarrollen y aprovechen oportunidades. Tenía un sentido muy crítico de la montaña y una línea de acción que le permitía vivir en estilo alpino. Entre los amigos decíamos, está el estilo alpino que todos conocemos y está el estilo Bracali. Estudioso, meticuloso y obsesivo con los proyectos, gran amante de la vida y especialmente de la montaña. Disfrutaba y se emocionaba hasta las lágrimas ante la belleza natural de las cordilleras. Cuando realizábamos el acercamiento al Dhaulagiri y, tras atravesar un hermoso bosque, vimos por primera vez esa mole blanca, quedamos paralizados ante tanta belleza, un nudo en la garganta y un silencio profundo llenó el ambiente, hasta que dijo: "esto ya justifica la inversión del viaje, si tuviese que volver ahora lo haría contento, ya está, me siento feliz". Este tipo de comentarios los hacía siempre, saboreaba la belleza de los paisajes.

EL RECUERDO DE DARÍO BRACALI EN SU ÚLTIMA EXPEDICIÓN - DHAULAGIRI 2008


¿Cuál fue el momento mas complicado para tu integridad física en esa expedición? ¿Temiste en algún momento por tu vida?

La parte más complicada fue la espera en el campamento 3 (7.400 m) a que regresara Darío. Estuve en total 4 días y emprendí un descenso nocturno ante la inminencia de un temporal y lo peligroso de continuar más tiempo a tanta altura. Durante el descenso, la visibilidad era nula y la nieve de los últimos dos días había sepultado las cuerdas y estacas que servían de referencia. Allí equivoque el camino y, atravesando un sector con hielo cristal, mi grampón resbaló y caí por la ladera, pese a mi rápida reacción la piqueta raspaba en el hielo y no se clavaba. Finalmente logré detenerme. En la caída perdí la linterna frontal y el gorro. Me frené a un metro de un serac con una profunda grieta. Luego de reponerme del agitación y en penumbras, observé a mi izquierda un sector oscuro (grieta o abismo) y a mi derecha uno claro (terreno firme). Con sumo cuidado desescalé un par de metros por la pared del serac y me ubiqué en el labio de la grieta, con una pierna hacia el interior de la misma y la otra ladera abajo. Me aseguré con las herramientas y un tornillo de hielo, acondicioné el lugar tallando una especie de montura y allí pasé la noche, a una altura de 7.100 m.

No pensé mucho en la muerte, pues la tenia tan cerca que obviaba hacerlo, pensaba en cada segundo y luchaba contra el sueño, dormirme hubiese sido fatal.
Cuando amaneció divisé el campamento 2 (6.850 m) y me di cuenta que había equivocado la ruta. Fijé bien el punto y empecé a descender con sumo cuidado entre seracs y grietas, tuve en algunos casos que ascender para ir por el lugar más seguro. Fueron dos días de mucho estrés y cansancio, sabía que cualquier error, por mínimo que fuese, me costaría la vida. Cuando llegué al campamento 2 sentí un gran alivio, había superado lo más peligroso y difícil de esta montaña.

EXPEDICION ARGENTINA DHAULAGIRI 2008


¿Tienes algún proyecto para el futuro próximo?

Seguir explorando nuestra cordillera, pues aún quedan montañas sin hacer y lugares por donde no fue nadie, aunque parezca raro esto, es así. Tengo la idea de ir a la Antártida y me gustaría mucho regresar a Bolivia, Perú, Chile, Colombia y Venezuela, donde también hay muchas montañas por explorar.

¿Para cuándo?

¿Cuándo?, estamos en agosto de 2008, el mes que viene estoy yendo a la cordillera, los proyectos de larga distancia se irán dando con el tiempo, todo depende de conseguir el dinero para hacerlo.

He visto y vengo siguiendo -sobre todo gracias a la red- los distintos niveles de desarrollo de la actividad en diversos países. Lógicamente, en países del primer mundo, como por ejemplo España, por tomar un caso, y a pesar de no tener en su territorio los "monstruos" que nosotros poseemos en nuestros Andes, parecieran estar a varias décadas de distancia. Inclusive hay ejemplos como México o Ecuador sin ir más lejos. ¿Piensas que esto se debe exclusivamente a un tema económico de sposoreo, o hay un tema de difusión de la actividad?

Pese a tener una cordillera que es una joya, la actividad montañística en Argentina no está a la altura de las circunstancias. Esto se debe, pienso, a que no hay una cultura de montaña en nuestro país, el cual es identificado por las extensas llanuras, que es donde vive el mayor porcentaje de la población y, por ende, donde está concentrada la riqueza económica. Esto juega en contra de la actividad, pues, al no tener tanta difusión, a los potenciales spónsors no les interesa demasiado apoyar. Como en la mayoría de los países andinos, en el nuestro, hay muy buenos montañistas, de los cuales muy pocos pueden cruzar las fronteras y poder desarrollar el potencial que poseen.

Por otra parte, hay una especie de inercia que conduce a las nuevas generaciones por los mismos circuitos de siempre, es decir Patagonia y Mendoza, también Córdoba con los Gigantes. Tenemos una cordillera enorme y en gran parte inexplorada, que representa una delicia para cualquiera, sin embargo, son pocos los montañistas que se alejan de los circuitos clásicos. Afortunadamente, en estos últimos años se empezaron a abrir nuevos lugares como ser los seismiles de Catamarca que, hasta no hace mucho tiempo era una zona desconocida, donde muy pocas personas habían ido.


¿Cómo de convence a un sponsor en una actividad que digamos, no es lo suficientemente redituable?

No lo se. Eso para mi es una materia pendiente. En los preparativos del Dhaulagiri hicimos carpetas y presentamos en numerosos lugares, hablé con gerentes, encargados de marketing, etc, etc. Lo cierto es que logré muy poco y el apoyo se relacionó con gente amiga de algunas empresas. Mi poder de convicción para conseguir sponsors fracasó.


¿Cómo se maneja en Salta, tu provincia el tema del acceso a las cumbres locales? ¿Hay buena afluencia de locales y extranjeros? ¿Se le da una correcta difusión?

Lamentablemente hay muy poca actividad, si bien es constante, es poca. Estamos relativamente cerca de los cerros, pero las condiciones económicas dificultan la accesibilidad. Los clubes poseen pocos socios activos en la alta montaña. Los extranjeros llegan, pero al no haber mayores datos se dirigen a las pocas montañas sobre las que hay información, de todas maneras la afluencia no es mucha.
La actividad fluctúa generacionalmente, creo que en este momento se está gestando un semillero importante, así que en el futuro próximo se empezarán a ver los frutos.

Quería preguntarte algo relacionado con Salta. Recuerdo otrora esa región tan maravillosa que atraía a turistas de todo el mundo, me estoy refiriendo a la región del Socompa, el tren a las nubes, la Polvorilla, etc. ¿Cómo está, turísticamente hablando y a nivel infraestructura toda esa región?

La región de la Puna está creciendo en relación con la infraestructura turística. Hay buenos hospedajes en San Antonio de los Cobres, también hay uno en Tolar Grande. Hay bastante actividad respecto a los años anteriores, sin embargo, el hecho de que el tren no llegue a Socompa y que hace más de dos años que el tren a las nubes no funciona, generó una gran depresión. La estación Socompa solo tiene tres o cuatro gendarmes de turno, es toda la población, ya no están los de Aduana ni los del ferrocarril, una verdadera lástima. El turismo se circunscribe a San Antonio de los Cobres y sus alrededores.

VIADUCTO LA POLVORILLA - SALTA / ARGENTINA


¿Cómo ves en consecuencia, el desarrollo actual del montañismo argentino?

Con mucho potencial, pero con pocos recursos y escasas posibilidades de conseguirlos.

¿Tienes alguna idea que pueda contribuir a darle mayor impulso?

La difusión. A medida que más se conozca la actividad, mayor cantidad de personas se interesarán en ella; eso genera un movimiento que finalmente le da mayor impulso e importancia al deporte.


¿Cómo podemos desde Alpinismonline contribuir para ese impulso?

El proyecto que están desarrollando desde Alpinismonline va en el camino correcto, pues, como dijimos anteriormente, la difusión y en cierta forma la desmitificación de la actividad montañera, ayuda a generar nuevas posibilidades.

¿Quién ha sido para ti el mayor (o mayores si correspondiese) exponente de la historia de esta actividad?

Me parece que Reinhold Messner es el máximo referente de la actividad, el más completo y original de todos. Hay muchos que lo superaron ampliamente en técnica, desafíos, etc. Sin embargo él tiene el privilegio de ser la punta de la lanza, él es quien produjo una revolución en el montañismo mundial.
Hay otras figuras que me agradan por diferentes motivos, tal es el caso de Lionel Terray, Gastón Rebufat, Heman Buhll, George Mallory, entre tantos.

¿Has conocido personalmente a alguna importante figura del alpinismo que hayas admirado de antemano y qué impresión te ha causado?

No tuve esa oportunidad. En el Dhaulagiri hubo muchas figuras de renombre como Ivan Vallejo, Edurne Pasaban, Valery Bábanov, Gerlinder Kalterbrunen y varios más. Con todos ellos interactuamos en diferentes lugares de la montaña. De este tipo de personas que tienen tanta experiencia, uno aprende mucho, solo basta observarlos en el terreno.

LA PRESENCIA DE EDURNE CON EL GRUPO ARGENTINO - EXPEDICION ARGENTINA DHAULAGIRI 2008

 

Muchas gracias Christian por este maravilloso testimonio.

Alpinismonline, Agosto 2008.



Publica esta nota en tu perfil de Facebook


VISOR REDUCIDO : Pinche sobre la foto para ampliar


     
  Ultimas noticias publicadas:

Jun 4, 2014 | Sin esperanzas de encontrar con vida a seis montañistas desaparecidos en el Monte Rainier
Jun 3, 2014 | El K2 de 1986: Aquél verano de sensaciones contrapuestas
Jun 1, 2014 | Los primeros indicios del monzon llegan a la India
May 29, 2014 | La tragedia de los hermanos Messner
May 25, 2014 | Matt Moniz y Willie Benegas hacen cumbre en el Makalu
May 24, 2014 | Cumbre en el Monte Everest desde la ruta del Collado Norte
May 23, 2014 | La alpinista china Wang Jing primera cumbre en el Monte Everest de esta temporada
May 23, 2014 | Matt Moniz, un joven record en busca del Makalu
 
     




Comentarios (3)


 
3
  Juan Diaz Loza
 
26.12.2009
  Exelente nota!! representa claramente los sentiminetos de los que amamos este deporte.
 
12:10
 


 
2
  Julián C.
 
13.9.2008
  Una nota de mucha calidad, no suelen encontrarse entrevistas de este tipo en las publicaciones de montañismo. Felicitaciones.
 
21:30
 


 
1
  Andres Espindola
 
11.10.2008
  Muy buena esta nota a Vitry, el dia que él estaba atacando la cumbre del Dhaula yo estaba en la cima del Galan leyendo el libro de cumbre que él subio cuando era un pibe.
 
12:39
 


 
Comentar
   
Nombre/Apodo
Email
Tu comentario
Escribi el código
 
   

 

Página web personal
IMAGEN CORPORATIVA CON PAGINA
PRINCIPAL HASTA TRES PAGINAS ADICIONALES Y CONTACTO
DESARROLLO
AR$ 500.-
HOSTING
AR$ 50.- P/MES
 
Web profesional
IMAGEN CORPORATIVA CON PAGINA
PRINCIPAL HASTA CINCO PAGINAS
ADICIONALES Y CONTACTO
DESARROLLO
AR$ 800.-
HOSTING
AR$ 70.- P/MES
 
Web comercial
IMAGEN CORPORATIVA CON PAGINA
PRINCIPAL Y CONTENIDOS A SOLICITUD
DEL CLIENTE
DESARROLLO DESDE
AR$ 1000.-
HOSTING DESDE
AR$ 50.- P/MES

 

 

 
Copyright (c) 2008 - 2014
Alpinismonline
Revista digital de montaña
Todos los derechos reservados
Contacto
Email: ceg@alpinismonline.com
Buenos Aires
Argentina
Phone: 54-11-1556945171
HAZTE FAN
De alpinismonline en Facebook
SIGUENOS
En Twitter

 

Media Partners Creative
de alpinismonline