2014
Sábado 1 de Noviembre
TEMPORADA/SEASON | KARAKORAM
 
 
     
 
 
Partes de expediciones | Expeditions tracking | Ultimas novedades | Breaking news | Ver Todas / See all (8)
No iniciadaBROAD PEAK
NORMAL
8051m
NO INICIADA
JUN 15, 2014USASUMMIT CLIMB BROAD PEAK 2014
No iniciadaBROAD PEAK
NORMAL
8051m
NO INICIADA
JUN 15, 2014NEW ZEALANDADVENTURE CONSULTANTS BROAD PEAK 2014
No iniciadaK2
SURESTE (ABRUZZOS-RUTA NORMAL)
8611m
NO INICIADA
JUN 15, 2014PAKISTANPAKISTANI K2 EXPEDITION 2014-60 YEARS LATER
No iniciadaK2
SURESTE (ABRUZZOS-RUTA NORMAL)
8611m
NO INICIADA
JUN 15, 2014RUSSIACLIMBERCA K2 2014 EXPEDITION
 
     
 

     
 
K2
60 AÑOS
 
Haz click en las fechas y entérate de los acontecimientos mas importantes en la historia de la conquista del K2

ARTÍCULOS Y APARTADOS RECOMENDADOS

Bajo la implacable mirada del K2
UN PROFUNDO ANÁLISIS DE SU HISTORIA Y PELIGROSIDAD

Toda la temporada 2014 del K2
SEGUÍ A TODAS LAS EXPEDICIONES DE LA TEMPORADA

 
     
 
 

 


El descenso del Chogolisa sin Hermann Buhl

El 27 de junio de 1957 uno de los alpinistas mas grandes de todos los tiempos, desaparecía para siempre en el Chogolisa. -

ENE
22
2009
HORA
5:09:
Noticias/Artículos
Autor: | Redacción de Alpinismonline

 

 

 

Hermann Buhl encontró la muerte algunas semanas después de su victoria en el Broad Peak, cuando intentaba, de nuevo junto a Kurt Diemberger, la ascensión al Chogolisa (7.665 m). Los dos hombres se aproximaban a la cima cuando Hermann Buhl cayó al vacío, al ceder una cornisa bajo sus pies. Su cuerpo no ha sido nunca encontrado.

Por Kurt Diemberger

"Es un milagro que yo esté vivo, que yo exista todavía; ¿Qué es lo que ha guiado mis pasos? ..." (De los apuntes después de la tragedia)

Banderas de nieve, ráfagas de viento… Sobre nosotros la arista de la ante cima es una esfinge de hielo, envuelta en velos tumultuosos… -La tormenta va bien, ¡la cima se está abriendo! -grita Hermann Buhl hacia mí en la vorágine del viento. Se ha dado la vuelta y señala hacia arriba. No puedo responder, levanto la mano en asentimiento y me contraigo: una repen tina ráfaga de agujas de hielo acaba de darme en el rostro. Me ajusto sobre la frente la capucha, que con el viento había resbalado, y voy tras mi compañero, encogido, inclinado hacia delante, esperando continuamente la próxima anda nada de afilados cristales. Al aproximarnos a la arista que domina nuestra tienda, las ráfagas aumentan de intensidad. No, no es momento de subir, sólo queremos desentumecer las piernas. Vamos todo el rato protegiéndonos el rostro, incrus tado de hielo, y estamos agarrotados como momias. Pero no queremos volver atrás, aún no, porque a nuestro alrededor el escenario se está volviendo real mente fantástico: la cuerda entre Hermann y yo cimbrea como un arco en un torbellino de cristales; luces y sombras se alternan en rápida secuencia sobre las pendientes; durante unos minutos se ve el disco opaco del sol, hasta que todo se sumerge en un deslumbrante claror.

Las ráfagas me azotan sin piedad como queriendo arrancarme de la pared, pero no me preocupa; al contrario, me invade una alegría salvaje, como me ocu rre con frecuencia en la tormenta. Estoy entusiasmado y hasta Hermann levanta la mano saludándome. Es fantástico sentirse de pronto tan ligeros, despojados de gravedad, suspendidos por los vórtices de viento, como incorporados a una música poderosa. El espacio está henchido y resuena en múltiples cadencias, siguiendo los arrebatos de la tormenta que inciden en la superficie de la nieve, retumban por las faldas de la montaña y se estrellan contra las rocas y las cornisas de hielo, para congregarse en alto con un fragor sibilante. Allá arriba la arista afilada del Chogolisa, con su inmensa cizalla de hielo, se ha convertido a su vez en un potente instrumento que hace vibrar el aire, mientras del collado Kaberi asciende una sorda resonancia, como de órgano invisible. Poco después nuestro entusiasmo desaparece. Es absurdo proseguir. El frío resulta horroroso y el ímpetu de la tormenta es tal que ni siquiera oímos nuestras voces. En medio del torbellino de cristales de hielo nos ponemos de acuerdo mediante gestos: nuestro "paseo" se ha terminado, es el momento de volver a la tienda. Está más abajo, a 6.700 metros, en un sitio relativamente horizontal y al res guardo del viento. A un lado surgen del hielo un par de contrafuertes negros y picudos, e inmediatamente detrás empieza el precipicio sobre el collado Kaberi. Lo recuerdo perfectamente de ayer, cuando subimos: una extensión blanca y nevada de varios kilómetros, entrecruzada por grietas anchas e inestables. Ahora no se dis tingue.

Lo engulle todo el lúgubre claroscuro de la tormenta. Con todo, de vez en cuando algo de luz asoma entre las nubes. ¿Tendrá razón Hermann? ¿El tiempo tiende a mejorar? Es cierto, la tormenta va bien, puede que mañana luzca el sol. Con este pensamiento mi corazón sonríe de felicidad: ¡un sólo día hasta la cumbre de nuestro sietemil! Luego estaremos en la cima del Chogolisa los dos solos, en la culminación del enorme techo, la grandiosa lama terminal que destaca en el cielo. Estamos en nuestros sacos de pluma. Se está realmente bien, a pesar de los caprichos del hornillo de gasolina en el interior de la tienda. Por encima de los seis mil metros hace falta mucha paciencia para hacerlo funcionar. Final mente Hermann logra colocarlo sobre una lasca pizarrosa recogida en el cercano contrafuerte. Solo entonces se enciende la llamita, crepitando. Preparar el té en la tienda es una labor interminable. Después de recoger los trocitos de hielo hay que ir añadiéndolos con parsimonia, de uno en uno, al cazo de aluminio puesto sobre el fuego, hasta conseguir la cantidad de agua necesaria. Pero no hay que perder de vista la faena, ni dormirse, ni siquiera puedes quedarte ensimismado, ya que existe el riesgo de recibir una húmeda sorpresa, resbalando por las colchonetas y empapando los sacos. Un asunto particularmente desagradable bien conocido por los alpinistas del Himalaya. Pero hoy no hay peligro de sorpresas: estamos eufóricos, la tormenta nos ha regalado una jornada de descanso y hasta ahora todo ha ido según nuestros deseos.

Ayer subimos hasta aquí desde el collado Kaberi, con la tienda y nuestras cosas a cuestas. Hemos partido de la cota 6.350, o sea, desde el punto alcanzado el día anterior tras una larguísima subida desde la base. El nuestro es un "campo móvil", lo que significa que todo lo llevamos con nosotros. Un campo que avanza, por así decirlo, sobre cuatro piernas. No es casualidad que lo hayamos llamado así. En efecto, está constituido por una sola tienda que trasportamos cada vez más arriba, día tras día, como hace el caracol con su concha. De esta forma, la habitual "escalera de campamentos" se reduce a un único escalón que se desplaza. Se trata de la forma más ligera del comúnmente llamado " estilo alpino occidental", que no utiliza botellas de oxígeno ni porteadores de altura. O sea, disponemos de una única tienda, ésta en la ahora nos hallamos. Es una idea atrevida, típica de Hermann Buhl que, a decir verdad, tuvimos y desarrollamos los dos juntos. Más tarde tendrá seguidores tales como Reinhold Messner y Peter Habeler, en el Hidden Peak, en 1975. Mientras dispongo el hielo en el cazo, observo la cara quemada por el sol de mi compañero: facciones enjutas, nariz prominente, ojos enérgicos siempre alerta, bajo una frente rebosante de ideas. ¡Cuánta fuerza de voluntad contenida! Es lógico que no sea fácil llevarse bien con él. Hermann tiene un carácter complejo y nada acomodaticio, lo sé perfectamente. A pesar de eso, durante esta expedición hemos estado muy a gusto los dos juntos. En cierto modo le considero "mi padre de montaña", bueno, dispuesto a enseñar, severo algunas veces.

Bueno, Hermann no entiende de compromisos. Admiro a este hombre silencioso, de aspecto casi grácil, no sólo por ser el gran Hermann, aquél que ha ascendido el Narga Parbat en solitario, que ha escalado las paredes más grandes de los Alpes, ya sean orientales u occidentales, que ha afrontado -y sobrevivido- las situaciones más difíciles. Le aprecio no sólo por arriesgarse a invitarme a mí -un muchacho de veinticinco años novato en el Himalaya y al que apenas conocía- a su expedición a un ochomil con sólo cuatro miembros y un estilo innovador, nunca antes experimentado. En los últimos meses, para mí, "joven inculto pero con cierta experiencia", él ha sido maestro y amigo paternal. Eso es, le admiro sobre todo por su autenticidad, por sus originales ideas, por el valor y la precisión con que las lleva a cabo. -Aquí dentro podemos resistir -la voz de Hermann irrumpe en mis pensamientos-. Se está tan bien como en los Alpes Occidentales. Pero -prosigue, lanzándome una significativa mirada- si mañana por la mañana hace buen tiempo, habrá que salir tempranísimo. Será una jornada tremendamente larga. Vigilaré el barómetro, así podremos preparar los macutos esta misma noche. -De acuerdo -contesto, viendo fundirse nuevos trozos de hielo-. Entre tanto llenaré las cantimploras. Este es el trabajo más fastidioso que existe, sobre todo cuando tienes sed. Hermann responde con un gesto.

Luego coge el cuaderno, escribe unas cuantas líneas y lo coloca a un lado. Por fin se tiende sobre el saco y mira la tela de la tienda vibrando por el viento, erizándose en pequeñas ondas. ¿Piensa en mañana? ¿En la cima? ¿En este fantástico sietemil, cuya primera ascensión podría conseguirse en sólo tres días? Los trozos de hielo chirrían en el cazo. No lejos está su cuaderno y cuando un golpe de viento hace hojear las páginas consigo leer algunas líneas. En los apuntes relativos a nuestra salida de la base, dos días antes, leo: "24 de junio: Despertador a las 3. Kurt se pone las pilas; en marcha a las 4:30 con tienda, etc. Ligera nevada, tiempo mediocre, de forma andamos bien; a las 7:30 llegamos al depósito, a 5.500 metros. Subida con el depósito -ahora con sacos de casi 25 kilos- por el espolón, nieve profunda hasta la rodilla, abro toda la huella hasta el collado Kaberi. A 6.360 metros, montado campo a las 17, señalado todo el recorrido con banderines. El hornillo no funciona bien". Me parece estar viéndolo, él y su increíble minuciosidad y perseverancia. No ha dejado nada al azar. No me ha permitido darle el relevo en todo el día. Nos faltaban aún 1.400 metros de desnivel, muchos kilómetros y los macutos, con nuestro "campo móvil", pesaban 25-30 kilos. Hermann incluso ha querido marcar todo el recorrido por el glaciar con banderines, tanto en la intrincada red de grietas como en el inmenso plateau blanco. ¡Está en espléndida forma y lleno de entusiasmo! Lo recuerdo fotografiando nuestro campo I en el collado Kaberi. Había hielo y nieve hasta el horizonte. -¡Esto es como el Nanga Parbat! -exclamó entonces y su voz sonaba feliz. Estaba otra vez en su elemento. Hallarse en aquella montaña era para él como estar de regreso al lugar donde había conseguido el mayor logro de su vida. Para él había sido duro llegar el último a la cima del Broad Peak. A pesar de las congelaciones, gracias a su inmensa fuerza de voluntad lo había conseguido. Pero ahora, aquí, en el Baltoro, el asunto del Broad Peak iba a dejar de ser una victoria a medias. Hoy, con la distancia de los años, entiendo mejor las causas y conexiones de determinados sucesos y veo con distanciamiento la situación en que nos movíamos. Sí, hoy, al mirar la foto tomada en el collado Kaberi - inédita hasta ahora y por tanto desconocida - donde Hermann aparece entre los hielos inexplorados, y pensando en sus palabras, me doy cuenta de que en ella se concen- tra nuestro estado de ánimo en el Chogolisa.

Rodeado del ambiente salvaje de "su Nanga Parbat", él documentaba con precisión meticulosa el campamento apenas montado y la huella dejada en la nieve, y era completamente feliz. Estaba dando el primer paso de su gran "ataque por sorpresa" y, para conseguirlo, el "campo alto móvil" era una solución determinante, original e imbatible. Tras los acontecimientos del Broad Peak, ahora las cosas habían vuelto a su cauce y todo lo que él hacía, decía o escribía revelaba una determinación y un entusiasmo sin parangón. La idea de estar en el camino de la autorrealización le empujaba a velas desplega- das. Las velas del séptimo sentido… Está claro que con aquello Herman pretendía superar la depresión en que se había sumido tras lo del Broad Peak. Quizás también el sentimiento de decepción (luego superado) por el hecho de que él, que había ideado la primera ascensión a un ochomil en estilo alpino, tuviera que contentarse con el limitado papel de jefe de alpinismo, dejando el de jefe de expedi- ción a otro. Ahora era distinto: aquí sólo estábamos nosotros, sin el influjo de una segunda cordada, y por fin nos sentíamos libres en nuestras decisiones, felices en caso de lograrlo y sin ningún tipo de constricción. Para Hermann Bulh la ascensión al Chogolisa representó una liberación y una realización. Hasta el momento de su trágica conclusión.

27 de junio

El último día de la vida de Hermann empezó de manera tranquila, con tiempo apacible. Una atmósfera de ensueño. El cielo, límpido y sin nubes, formaba una cúpula cizallada en el lejano horizonte y cerrada sobre nosotros por la grandiosa línea blanca de la cumbre. Su pared resplandecía bajo el sol en un sinfín de desplomes y crestas, como los pliegues de un vestido de fiesta de alguna estupenda criatura, oculta y misteriosa. ¿Conseguiríamos conquistarla? Alegría y expectación ponían alas a nuestros pasos mientras avanzábamos en el resplandor de la nieve. Cuando subes una montaña como ésta adviertes algo que aletea entre las aristas y que te emociona profundamente. Una especie de hechizo en el que penetras, parangonando su belleza a la de una novia que, con su vestido blanco y resplandeciente, camina hacia el altar. De las novias tomó su nombre el Bride Peak, la cima de la recién casada. Sin embargo los baltis, es decir, los habitantes de los valles meridionales, la llamaban desde hacía tiempo Chogo Lingsa, "la gran caza", debido al circundante territorio abundante en caza. El nombre local prevaleció sobre el ideado por los occidentales, aunque la belleza de esta montaña, el fascinante esplendor de sus paredes de hielo, podrían dar la razón a los exploradores llegados de lejos. El 27 de junio de 1957, mientras subíamos por la arista hacia la cima inmaculada, tanto Hermann Bulh como yo "sentíamos" que aquel día la novia iba a ser nuestra. Olvidábamos que ya una vez, en 1909, alguien había estado igual de convencido, y que a sólo 150 metros de la cumbre había tenido que renunciar a causa del mal tiempo. Se trataba de Luigi Amadeo de Saboya, Duque de los Abruzos, y de sus guías.

Había llegado a los 7.498 metros y semejante cota, en aquel tiempo, había representado un record mundial que no fue superado hasta trece años después, en el Everest. ¿Pero podía desencadenarse la tempestad en nuestro día? Nunca un pensamiento me había resultado más remoto. El viento se había aplacado, aunque con sólo pensarlo aún podíamos oír su fragor. El contraste con la atmósfera serena que nos rodeaba asumía un tono casi irreal, aunque la vista de las grandes cimas del Karakórum, refulgiendo a nuestro alrededor, encerraba un aroma de promesa. Tenemos la moral por las nubes. Avanzamos por la montaña casi volando, ya hemos remontado la arista de nieve del sietemil sin nombre que se encuentra frente al trapecio del Chogolisa. La hemos llamado Cima de la Arista, porque forma parte de la gran arista -en la que por cierto se halla nuestra tienda- que prosigue hacia la sumidad de nuestra montaña, separada sólo por un collado. Que esta arista pudiera reservarnos alguna ingrata sorpresa ya lo habíamos imaginado, al estar toda cizallada en una serie infinita de puntas blanquísimas. Sin embargo esta mañana todo nos parece estupendo y fácil de realizar. Pasando sobre hielo vivo logramos atravesar bajo la lama que corona la Cima de la Arista. Pero sin descender demasiado, porque abajo se divisan grandes placas de nieve prensada por el viento y de vez en cuando alguna se desprende, precipitándose al abismo. ¡La tormenta nos ha regalado algo más que buen tiempo!

Estamos a 7.150 metros. La Cima de la Arista también sirve de perfecto observatorio del Chogolisa, que se yergue directamente ante nosotros: una rampa de nieve, un costillar que no parece presentar grandes dificultades, un salto escarpado pero no imposible y por fin la cumbre, con el farallón de la cúspide final. ¡Pasaremos por la izquierda! La victoria será nuestra. Más hete aquí la primera sorpresa de la jornada. Entre nuestra posición y el collado hay largas y afiladas espadas de hielo. Nos aseguramos con cuerda doble y con extrema precaución empezamos la travesía, manteniéndonos bajos, a menudo al borde del vacío. El hielo es pésimo, poroso, como nido de abeja, a punto de disgregarse. Pasamos sobre roca descompuesta y de nuevo por inestables placas de nieve. ¡Hay que estar condenadamente atentos! Hermann progresa sobre hielo vivo y por fin logra vadear el último obstáculo. ¡Conseguido! Hemos llegado al collado. Se acabaron las dificultades. Estamos a 7.000 metros y son las 9 de la mañana. ¡Quién lo hubiera dicho! Hemos superado las previsiones más optimistas. -¡Éste es el día más bonito desde que estoy de expedición! -exclama Hermann radiante-. Es exactamente como lo había soñado. Subir una montaña tan alta desde su base de una sentada. ¡Así es como hay que hacerlo!

Podemos concedernos una pausa, descansar un poco, comer. Nos desencordamos y nos sentamos en una concavidad al resguardo del viento. El sol es ardiente y la nieve resplandece. Todo es como una promesa. El día más bonito de la expedición. Unas horas más tarde todo ha cambiado. El viento ulula impetuoso a nuestro alrededor. Subimos fatigosamente, metro a metro, alternándonos para abrir huella, ora Hermann, ora yo. La visibilidad es nula. La cima está cargada de pesadas nubes que gravitan a ráfagas también a nuestro entorno, para quedarse luego pegadas a las cornisas. Arriba se perfila, de tanto en tanto, la silueta de la pirámide somital, como un fantasma. Faltan pocos centenares de metros. Solamente… "Lo mismo le pasó al Duque de los Abruzos". La idea comienza a abrirse paso. Ha estallado la tormenta. A 7.300 metros decidimos volver atrás. Ya no tiene sentido… -Si no acabaremos en las cornisas -vocifera Hermann volviéndose hacia mí. Es cierto, la visibilidad es nula. Y sin embargo, aún siendo consciente del peligro, Hermann murió poco después, precisamente cuando una de esas cornisas se desplomó bajo sus pies. ¿Y por qué, me pregunto ahora, en aquel punto no nos encordamos?

No lo sé. Lo que sé es que, aunque hubiéramos ido encordados, yo no estaba en condiciones de aguantar a Hermann cuando se hundió con la cornisa: el súbito tirón por detrás me habría cogido de sorpresa. Pero sobre todo me pregunto ¿por qué se desvió, abandonando la huella? Nunca he podido entenderlo. Las nubes han ocultado la montaña. De repente estoy solo. El hecho de que, tras la caída de Hermann en la pared norte, yo lograra descender, es algo milagroso en mi opinión. Hermann había desaparecido, quizás se encontrara 500 metros más abajo, bajo la avalancha que él había desencadenado. Por un momento pensé en bajar directamente, pero con las cornisas extraplomadas no era posible. El único modo de llegar hasta Hermann era rodear la montaña y volver a subir por el larguísimo glaciar hasta la base de la pared. Allí arriba, a siete mil metros, en la Cima de la Arista donde me encontraba, las nubes se abrieron durante un breve momento y pude ver la cornisa fracturada y nuestra huella. Por última vez. En aquel momento aún sentía a Hermann conmigo. ¿Seguiría con vida?

Sabía que, en cualquier caso, tenía que ir a avisar a los demás. ¿Quedaba algún atisbo de esperanza, alguna posibilidad de organizar un salvamento? Las probabilidades de éxito, de conseguir llegar a la base y volver a subir eran práctica- mente nulas. Aún así no podía dejar de intentarlo, y entonces empecé a hablar con los espíritus de la montaña, con Hermann, conmigo mismo, consciente de que cada momento podía ser el último. Nunca he hablado de aquellos momentos, ni de los hechos que acontecieron luego y que aún hoy no logro explicar. Sólo entre las nubes La tormenta se ensaña con la cresta y las cornisas recortadas de la Cima de la Arista parecen vagas figuras espectrales. Y pensar que hace poco hemos pasado justamente por aquí y que aún estábamos juntos, Hermann y yo… Ahora yo estoy solo, buscando la vía de descenso. Me invade una sensación de angustia. Metro a metro voy superando las rocas inestables y llego al hielo poroso. Recuerdo que por aquí nos hemos asegurado con sumo cuidado ¡y que hemos picado largo rato entre las oquedades del hielo, para encontrar un punto sólido donde meter un clavo! Me parece como si hubiera transcurrido una eternidad. Ruta de ascenso hacia el techo nevado del sietemil; y el interminable descenso sin Hermann.

Aunque en la niebla todo se confunde, de vez en cuando reconozco la línea más oscura de una forma o un perfil. "Por aquí hemos pasado", pienso con alivio. Tanteo continuamente la nieve con la punta del piolet e inicio la travesía bajo el filo de la arista para alcanzar una costra de nieve que me parece segura… En cambio, con estruendo, toda la placa de nieve se desprende y precipita. Apenas a tiempo me lanzo a un lado e, increíblemente, no sigo la masa de nieve que desaparece hacia abajo. Me quedo en equilibrio sin fuerzas para moverme, luego me voy recobrando lentamente. Me cuesta creer que sigo vivo. ¿Que sea realmente el destino… como todo lo que está sucediendo en esta montaña? Quizás también lo haya sido para Hermann. Estoy aquí, bloqueado sobre un pequeño saliente aislado. ¿Pero por qué estaba precisamente aquí, justo en este momento? ¿Por qué sigo estando vivo? Y ahora ¿conseguiré llegar a la base o acabaré perdido en la tormenta? Súbitamente una idea atraviesa mi mente, absurda, pero cada vez más imperiosa: llevo en el bolsillo de la pechera una foto de Busle, mi novia; ahora quiero verla. Tengo que hacerlo, enseguida. La operación es bastante complicada pero finalmente lo consigo. Su carita alegre y testaruda me mira a través de la protección de plástico. Está serena, como si yo no estuviera en la tormenta, como si este mundo no existiera. Así, durante unos instantes tampoco existe para mí. Tengo que bajar. A toda costa. Aunque no lo consiguiera tú estás aquí. Te estoy viendo. Algo ha cambiado en mi interior.

Inicio el descenso a través de esta nada blanca y vertiginosa. Sé que las probabilidades de lograrlo son escasas. Podría caerme, perderme, congelarme, todo es posible; mejor dicho, es lo fácil, una vez perdida la línea roja. Conseguirlo sería un milagro. Pero pude que el milagro se produzca. Si es la voluntad de los dioses del Himalaya, si mi ángel de la guarda pudiera mantener mis sentidos alerta. Si ellos estuvieran de mi parte… ¡Tengo que seguir adelante! Aquí arriba un vivac sería el final. Me muevo con mucha precaución, un paso tras otro. La pendiente ha disminuido y me hundo hasta la rodilla en nieve polvo. Estoy en un terreno inclinado que, por la derecha, aparece de golpe en la pared meridional de la Cima de la Arista. Más o menos sé dónde estamos… Dios… sé dónde me encuentro. Esta mañana hemos visto desde aquí la cima del Chogolisa, por primera vez. Ahora estamos… Dios mío, ¡nosotros otra vez! Es como si no estuviera solo. Como si hubiera alguien conmigo, guiándome. Como si flotara en el aire algo intangible, desconocido, de lo que sin embargo me puedo fiar. ¿Hermann? ¿Estará él a mi lado? Si no ¿qué otra cosa? Algo invisible que me guía, que mantiene el rumbo y sabe adónde ir. "¡Kurt! ¡No tan a la izquierda, ahí empieza el salto hacia la pared norte!". "Lo sé, me mantengo a la derecha, en terreno inclinado". Lo cual no resulta tan sencillo.

En la blancura absoluta de nieve y niebla no alcanzo a ver más allá de mis piernas. Lo único que me da sensación de dirección es la inclinación, y saber que estoy a la derecha con respecto a la arista. "¡No tan a la izquierda, vamos, acabarás cayendo con las cornisas!". "¡Cuidado! ¡Alto! No exageres. ¡Detente!". Delante de mis rodillas, a partir de mis piernas y sobre la blanca superficie, se perfilan al improviso las líneas oscuras de algunas grietas. "Te has metido demasiado en la pendiente, Kurt, vuelve atrás. Sube un poco, aunque te arriesgas a que te arrastre una cornisa". Vuelvo a subir hasta que la nieve es menos profunda y la pendiente se suaviza. Prosigo hasta cuando del blanco difuso surge una roca negra. ¡Nunca la había visto! No consigo recordarla. "Esta mañana nos hubiéramos fijado ¿no crees?", me digo. A mi alrededor sólo jirones de nube y silencio. Estoy seguro de no haberla visto antes. La roca en medio de la nieve resulta tentadora. Confuso y conmovido por esa presencia que no logro explicar, me siento un momento a recobrar el aliento. "¿Cómo proseguir?", me pregunto al cabo de un rato. La niebla sigue densa, pero de vez en cuando se mueve alguna racha de aire. ¿Habrá acabado la tormenta? ¿Qué hacer? Cojo la bolsa de fruta seca del macuto, mastico un poco y espero. La niebla empieza a disiparse. Ya reconozco la vía de ascenso.

Por ahí hemos pasado, por esa arista de nieve; desde ahí contemplamos las lejanas cimas que miran al sur, más allá del collado Kaberi. Ahí abajo, tras esa arista de nieve, debe de estar nuestra tienda. ¡Gracias al cielo! He hecho bien en esperar. Me levanto y de nuevo advierto en el aire una presencia. Al mirar la roca negra en medio de la nieve pienso: "Hermann, sí, lo sé perfectamente, no puedo explicármelo, pero ahora, aunque la razón me dice que no tiene sentido, que has caído por la pared norte, que nunca vendrás, bueno, mira, te dejo en esta roca algo de fruta. Quizás estés en todas partes, quizás los dioses del Himalaya te la hagan llegar." Desconcertado por este pensamiento y por la decisión de ponerlo en práctica, pienso: "Kurt, tú también estás más allá que acá; si no, nunca harías algo así. Despierta e intenta descender." ¿Pero, y si pudiéramos recuperar a Hermann entre las grietas bajo la pared norte? Probablemente ha muerto mientras caía, pero quiero intentarlo, si es que consigo ir en busca de ayuda. El descenso Llego a una especie de cuenca, apenas perceptible, que no me es desconocida. Es cierto, ya he estado aquí. Cuando entreveo la tienda me invade una sensación de alivio. Es como si Hermann estuviera aquí, en nuestra casa. Pero la tienda está tristemente vacía. Me desplomo sobre el saco de pluma. No, Kurt, hay que seguir. Aquí no puedes quedarte.

Recojo lo indispensable para el descenso: algo de comer, una vela -el hornillo pesa y es incómodo-, el saco de dormir. Encendedor, linterna y manta de vivac ya están en el macuto. ¿Lo conseguiré? Fuera la niebla está por doquier. ¿Es preciso que me vaya? Salgo de la tienda tras dejar un papel con un mensaje y avanzo algunos metros para empezar el descenso. Pero algo no marcha bien. ¿Me habré equivocado de dirección? ¿O he olvidado algo? Sin visibilidad ¿cómo orientarme en el descenso? Con los bastones de esquí empiezo a tantear la nieve prensada por el viento. ¡Qué extraño! Aquí el terreno debería empezar a bajar y en cambio sigue llaneando… ¿Qué está sucediendo? Hundo de nuevo el bastón en la nieve justo delante de mis botas y esta vez no hallo resistencia. Se ha formado un agujero en el que entreveo algo oscuro, indefinido, que parece roca y nieve. Pero no tiene irregularidades, como si fuera evanescente. ¿Por qué? Con la arandela del bastón remuevo la nieve a mis pies y a través del agujero vuelvo a ver la vaga estructura rocosa. No lo entiendo… sólo hay aire. ¡Dios mío! Por supuesto que no la encuentro, aquí no hay ninguna estructura. Enmarcadas en el agujero distingo, ahora perfectamente enfocadas, las leja- nas rocas de la pared subyacente. ¡Aquí abajo está el vacío! Un alarido de hielo me traspasa. Después, despacio, con extrema precaución, retrocedo de la terrorífica "ventana sobre el vacío". Sólo entonces advierto el miedo. Me he librado por los pelos. ¿Cómo es que la cornisa no se ha desplomado llevándome consigo? Gradualmente me recobro y reflexiono: ¡o sea, que ahí abajo debería estar el collado Kaberi! Nunca hubiera pensado que la pared llegara hasta aquí. ¿O es que lo he olvidado! ¿Adónde he venido a parar?

Recuerdo que cuando Hermann y yo llegamos al hombro, subimos por una arista blanquísima que luego se convertía en una joroba redondeada. Allí pusimos un banderín. Era el último, pero desde ese punto en adelante nos habríamos guiado por la línea de la gran arista. "¡Si estuviera despejado!", pienso con amarga ironía. "Entonces, para descender tengo que mantenerme a la izquierda". Por un instante me siento desalentado y acaricio la idea de volver a la tienda. Pero la perspectiva de estar parado sin esperar nada no es menos horrible. La disyuntiva es tremenda: por una parte he perdido a un amigo, y si existe una remota posibilidad de que esté vivo tengo que bajar; por otro lado, mi instinto me insta a sobrevivir un poco más. No, no puedo esperar ni siquiera un minuto. Jamás en mi vida he estado tan cerca de la muerte como durante el descenso del Chogolisa. Tan sólo treinta años más tarde, en el K2, he vivido una situación comparable. Nunca antes había contado a nadie cómo pude descender tras la desaparición de Hermann Buhl. Tampoco había hablado de los hechos que se produjeron, de las increíbles coincidencias que todavía hoy no me explico. Como si todo en aquella arista se mantuviera en un fragilísimo equilibrio que pudiera romperse a la mínima oscilación. Como si yo ya perteneciera a otro mundo, del que sólo una fuerza invisible fue capaz de arrebatarme. Marcha al confín del más allá

Avanzo en la niebla hundiéndome en la nieve hasta el muslo. En las proximidades del collado Kaberi de nuevo advierto una extraña sensación, como si algo no fuera como debiera. Me detengo, todo está inmóvil, silencioso. No entiendo. Espero. De todas formas no tengo alternativa: para poder bajar tengo que seguir adelante. Doy un paso cauteloso y de pronto toda la pendiente que tengo ante mí empieza a moverse. Las placas de nieve se deslizan silenciosamente, entrechocan, rebotan; sólo abajo aminoran la carrera, yendo a pararse sobre la nieve del collado en un caótico amasijo. La avalancha ha pasado y yo estoy a salvo de chiripa, una vez más. Siento mi respiración; estoy jadeando. Estoy en el confín del más allá. A lo lejos distingo un banderín. Blanco y rojo, casi sepultado por la nieve, emerge alegremente en la luz opaca que envuelve la gran explanada. Es nuestra señal y me entran ganas de abrazarlo. Ahora me espera una larguísima bajada por el glaciar Kaberi. Sé que son unos cinco kilómetros de terreno donde se alternan lomas y hondonadas con trechos llanos. En la parte alta hay unas pocas grietas anchas que hacia abajo van aumentando en número, hasta formar un auténtico laberinto. Siguen unos seracs amontonados divididos por una arista redondeada, como la quilla de una nave volcada del revés. Mil cuatrocientos metros de desnivel que, durante el ascenso, cubrimos en poco más de un día. "Óptima forma", había escrito Hermann en el diario. "He abierto huella durante todo el recorrido. Todo señalizado con banderines".

Y ahora ¿me señalizarán la vía los banderines? Luz difusa y turbia de niebla, no sopla nada de viento. ¿Dónde está el siguiente banderín? Recuerdo que Hermann los ha ido colocando a unos cincuenta metros, más cercanos en proximidad de grietas o donde había que torcer o ir en zigzag. Aquí arriba no tendría que haber más grietas, me parece, al menos durante un buen trecho… ¡Aquí está el banderín! ¡Lo he encontrado! Sólo sobresale un par de centímetros de la nieve. Acerté, he tenido suerte al elegir la dirección. Sigo adelante hundiéndome en la nieve, despacio, buscando el siguiente. Me he debido de equivocar; cincuenta metros han pasado de sobra y no hay rastro de banderines. Vuelvo sobre mis pasos. Avanzo de nuevo en el blanco indefinido, orientándome por la leve incli- nación de la pendiente que, hace tres días, seguimos en dirección opuesta. Mis ojos perforan la nada esperando descubrir algo. Sí, ahí veo un puntito negro. Parece como si danzara, un mosquito que revolotea. ¿Cómo es posible? Tal vez… ahora el punto se ha parado, bloqueado en el suelo por mi mirada. ¿Que sea… que sea la punta de un banderín? Me acerco esperanzado. Alabado sea Dios, ahí está, es una de nuestras señales. Una cosa es cierta: no debo perder este hilo que, en toda esta blancura, me mantiene unido a la vida. Si lo pierdo se acabó. En el caos del glaciar sería imposible encontrar esa línea sutil que recorre la sumidad de los seracs como la quilla de una nave. ¡Tengo que encontrarla! E igual que si fuera sobre una nave volcada, tendré que seguir bajando. ¡Es una línea tan fácil de perder, sobre todo si viene de arriba! Me siento en la nieve tratando de recobrar el aliento. ¿Ahora por dónde? Reflexiono: al subir hemos ido trazando una huella que ahora, obviamente, ha desaparecido bajo la nieve fresca… uniforme y sin hundimientos. La huella es invisible. De pronto se me ocurre algo. Kurt, si funciona lo que estoy pensando… ¡si funciona, hemos ganado! Si, Hermann, tú también… Ojalá. Me pongo de pie. Con sumo cuidado empiezo a tantear con el pie el terreno en torno al banderín. ¡Maravilloso! ¡Me pondría a saltar de alegría! Donde estaba la vieja huella, advierto un fondo más resistente… ¡Funciona! Ésta es la solución.

Recuerdo que mi padre me dijo una vez: "Hijo, si alguna vez no sabes cómo seguir adelante, siéntate y reflexiona. Recuerda: siempre hay una solución, está en alguna parte y tú puedes dar con ella". Creo que el consejo de mi padre funciona visto que hoy estoy aquí. Y es que no me ha servido sólo en el Chogolisa. Lo que vino a continuación fue un procedimiento interminable: tenía que tantear cuidadosamente alrededor de cada banderín que encontraba para localizar la huella invisible y su dirección. Luego seguía a ciegas hasta ver asomar en la blancura el siguiente "mosquito danzante", que después se convertía en un punto quieto. ¡Si todo iba bien! A veces el "mosquito" no aparecía y me veía obligado a volver atrás para tantear de nuevo el terreno. Entretanto las grietas eran cada vez más numerosas y yo tenía que atravesar puentes de nieve rezando porque fueran lo bastante sólidos. Bajé por el glaciar como un errabundo, buscando la vía durante horas, sirviéndome de la luz de la linterna a partir de cierto momento. Milagrosamente la "huella" siempre parecía. Fueron horas sombrías, infinitas, en las que siempre tuve la sensación de que Hermann me acompañaba.

Esta percepción la describí brevemente en el epílogo a su libro Del Tirol al Nanga Parbat "De pronto oigo una voz. Me detengo; silencio absoluto. Echo a andar de nuevo y otra vez suena la voz. " ¡Hermann!", grito, pero no hay respuesta. Entonces me doy cuenta de que es un mosquetón colgado del macuto que al andar se balancea. Sin embargo yo advierto la presencia de Hermann como si se moviera a mi lado. "Las horas pasan. Me lloran los ojos. Estoy al límite de mis fuerzas, casi no me mantengo en pie. En mi mente, fantasía y realidad se confunden. Desciendo como un alucinado, rodeando o saltando las grietas por instinto. Voy… ¿todavía? Sí, camino… pero… no… puedo más…" En las proximidades de los grandes seracs amontonados la pila se agota. De todas formas he llegado al espolón, a la "quilla". Me preparo para el vivac. Estoy a 5.500 metros y es la noche del 27 al 28 de junio. Pongo algo de nieve en una lata vacía y la caliento con la llama de la vela. Sorbo vorazmente el brebaje a medida que se funde. Tengo una sed espantosa. Las horas pasan lentamente. La manta de vivac me protege del frío, ahora no hay viento y cuando miro afuera, más allá del borde, veo el cielo estrellado sobre la oscura silueta de un contrafuerte. Mi refugio no está lejos del lugar donde, al subir, localizamos el único paso desde los escarpados precipicios del glaciar hasta la "quilla" - ese dorso que, entre serács, conduce en línea recta a la inmensa extensión de nieve del collado Kaberi. Ya habíamos llegado hasta aquí durante el reconocimiento del 22 de junio, pero ahora, sin linterna y de noche, encontrar este estrecho pasaje en rampa es imposible.

Por desgracia… ¿Qué será de Hermann? A veces tengo la sensación de que su corazón siga latiendo allá arriba, en su tumba de hielo. Las horas pasan inexorables. Si hubiera sobrevivido a la caída… Es terrible no poder hacer nada. No puedo seguir en la oscuridad. Por fin aparece una débil claridad tras el Baltoro Kangri. Comienza un nuevo día. Totalmente entumecido me pongo en marcha una vez más. Pronto reconozco, aún a buena distancia, aquello que bautizamos como "Fantasma de los Montes", un pináculo de hielo con una exuberante barba de témpanos, muy inclinado, a punto de desplomarse. ¡Aún está ahí, el simpático personaje! Conteniendo el aliento tuvimos que rodearlo a través de una grieta, único punto factible para abandonar la zona de seracs y llegar al espolón blanco sobre el que ahora me encuentro. Hace ya cuatro días. ¿En qué estado estará el pasadizo?

La torre de hielo sigue ahí, aunque parece que vaya a derrumbarse en cualquier momento. ¿Y la grieta? La angustia y la curiosidad me atenazan. Dios mío, el glaciar ha cambiado de forma y la grieta es ahora más ancha. Y allí, por donde pasamos ¿cómo estará el puente? Ahí está, reducido a tres grandes bloques de hielo encastrados entre sí, que penden sobre el vacío como dovelas de un puente romano. Desalentado me pongo a estudiar los márgenes del caos. Pero no veo opciones en aquel monstruoso laberinto de hielo. Me acerco a lo que antes era el pasadizo. Me aproximo. ¡Por nada del mundo pasaría por ahí! Bajo el peso de mi cuerpo la masa de nieve y hielo se desplomaría arrastrándome al abismo. ¿¿Y entonces?? Entonces me sobrecoge una especie de fatalismo. Pienso en Hermann que allá arriba, en la cresta, abandonó la huella. ¿Por qué yo no? ¿No debería estar muerto desde hace horas? Durante esta espantosa bajada del Chogolisa ¿cuántas veces tendría que haber muerto? ¿Y por qué, a pesar de todo, sigo aquí? No lo tengo nada claro. Será que no ha llegado mi hora. Porque de no ser así… aquí no tengo elección.

Los pasos que estoy a punto de dar conducen directamente al más allá. En otras circunstancias jamás los daría. Me agacho y empiezo a arrastrarme por los bloques suspendidos con infi- nita cautela, procurando distribuir el peso entre las cuatro extremidades y pasar lo más aprisa posible. Puedo oír la sangre bombeando en mis venas. No quiero pensar en el momento en que lo que resta del puente se parta del todo, llevándome con él al precipicio. Por un instante miro el abismo gris verdoso abierto de par en par por debajo de mí, mientras yo, me guste o no me guste, tengo que arrastrarme por encima. Me invade una oleada de pánico, pero me doy tanta prisa -aunque un segundo dura una eternidad- que sólo me apercibo del gélido terror cuando lo dejo a mis espaldas. Jadeando me arrojo sobre el hielo sólido del borde y respiro, respiro, respiro. Todavía estoy vivo. ¡No había llegado mi hora! 27 horas después… Supero el resto de la zona de seracs con mayor calma y atención. Creo que ahora tengo de nuevo el destino en mis manos. Procedo lentamente, como en un sueño, todo es tan irreal… el paisaje deslumbrante de sol, el cielo azul y el mismo hecho de que aún pueda caminar. Llego a la base de la montaña y al Todos nuestros esfuerzos fueron en vano. No encontramos el menor rastro de Hermann. Erigimos un gran hito de piedra en su memoria; a la izquierda Marcus Schmuck, a la derecha el capitán Qader Saeed. frente del gigantesco glaciar.

Al alba del 28 de junio estoy de vuelta en nuestro campo sobre la morrena, donde lo único que hemos dejado es un pequeño depósito para el regreso al Broad Peak. La marcha se revelará agotadora, interminable no sólo por la distancia. Tras la caída de Hermann mi cerebro late como un reloj, contando las horas. Sé perfectamente que es algo irracional, pero si aún estuviera vivo cada hora contaría. Por eso sólo permanezco unos minutos junto al depósito y enseguida retomo la marcha… Veintisiete horas después de la caída de Hermann llego al campo base del Broad Peak. Bajo la guía de Marcus Schmuck ponemos en marcha un equipo de rescate que llegó a los 5.700 metros y que no consiguió nada. Con las piedras de la morrena erigimos un pequeño monumento en memoria de Hermann. Después nos pusimos en el camino de regreso.

Su última huella quedó allí arriba, entre las cornisas de la arista.



Publica esta nota en tu perfil de Facebook


VISOR REDUCIDO : Pinche sobre la foto para ampliar


     
  Ultimas noticias publicadas:

Jun 4, 2014 | Sin esperanzas de encontrar con vida a seis montañistas desaparecidos en el Monte Rainier
Jun 3, 2014 | El K2 de 1986: Aquél verano de sensaciones contrapuestas
Jun 1, 2014 | Los primeros indicios del monzon llegan a la India
May 29, 2014 | La tragedia de los hermanos Messner
May 25, 2014 | Matt Moniz y Willie Benegas hacen cumbre en el Makalu
May 24, 2014 | Cumbre en el Monte Everest desde la ruta del Collado Norte
May 23, 2014 | La alpinista china Wang Jing primera cumbre en el Monte Everest de esta temporada
May 23, 2014 | Matt Moniz, un joven record en busca del Makalu
 
     




Comentarios (0)


 
Comentar
   
Nombre/Apodo
Email
Tu comentario
Escribi el código
 
   

 

Página web personal
IMAGEN CORPORATIVA CON PAGINA
PRINCIPAL HASTA TRES PAGINAS ADICIONALES Y CONTACTO
DESARROLLO
AR$ 500.-
HOSTING
AR$ 50.- P/MES
 
Web profesional
IMAGEN CORPORATIVA CON PAGINA
PRINCIPAL HASTA CINCO PAGINAS
ADICIONALES Y CONTACTO
DESARROLLO
AR$ 800.-
HOSTING
AR$ 70.- P/MES
 
Web comercial
IMAGEN CORPORATIVA CON PAGINA
PRINCIPAL Y CONTENIDOS A SOLICITUD
DEL CLIENTE
DESARROLLO DESDE
AR$ 1000.-
HOSTING DESDE
AR$ 50.- P/MES

 

 

 
Copyright (c) 2008 - 2014
Alpinismonline
Revista digital de montaña
Todos los derechos reservados
Contacto
Email: ceg@alpinismonline.com
Buenos Aires
Argentina
Phone: 54-11-1556945171
HAZTE FAN
De alpinismonline en Facebook
SIGUENOS
En Twitter

 

Media Partners Creative
de alpinismonline