2014
Martes 2 de Septiembre
TEMPORADA/SEASON | KARAKORAM
 
 
     
 
 
Partes de expediciones | Expeditions tracking | Ultimas novedades | Breaking news | Ver Todas / See all (8)
No iniciadaBROAD PEAK
NORMAL
8051m
NO INICIADA
JUN 15, 2014USASUMMIT CLIMB BROAD PEAK 2014
No iniciadaBROAD PEAK
NORMAL
8051m
NO INICIADA
JUN 15, 2014NEW ZEALANDADVENTURE CONSULTANTS BROAD PEAK 2014
No iniciadaK2
SURESTE (ABRUZZOS-RUTA NORMAL)
8611m
NO INICIADA
JUN 15, 2014PAKISTANPAKISTANI K2 EXPEDITION 2014-60 YEARS LATER
No iniciadaK2
SURESTE (ABRUZZOS-RUTA NORMAL)
8611m
NO INICIADA
JUN 15, 2014RUSSIACLIMBERCA K2 2014 EXPEDITION
 
     
 

     
 
K2
60 AÑOS
 
Haz click en las fechas y entérate de los acontecimientos mas importantes en la historia de la conquista del K2

ARTÍCULOS Y APARTADOS RECOMENDADOS

Bajo la implacable mirada del K2
UN PROFUNDO ANÁLISIS DE SU HISTORIA Y PELIGROSIDAD

Toda la temporada 2014 del K2
SEGUÍ A TODAS LAS EXPEDICIONES DE LA TEMPORADA

 
     
 
 

 


Everest: Ruta collado sur

La experiencia de ascenso desde la ruta del collado sur. Imperdible. -

JUL
3
2008
HORA
15:30
Noticias/Artículos
Autor: | Redacción de Alpinismonline

 

 

 

Informe especial

Gráfico de la ruta collado sur descripta en el presente informe

El Everest es nuestra montaña más alta. Es lo suficientemente complicada como para haber matado muchos escaladores, que han sufrido caídas horribles o sido tragados por profundas grietas. Su altitud y su dificultad técnica no son como para subestimarlas.

La llamada "zona de la muerte" ubicada sobre el campo IV, se ha llevado la vida de muchos escaladores fuertes y expertos. Esto implica que el Everest requiere un entrena-miento intensivo.

Puede que haya suerte y que la escalada vaya bien incluso aunque no hayas hecho tus deberes en ese sentido. Pero sin duda comprobarás que el Everest se ha ganado a pulso su temible reputación, si las condiciones se ponen en tu contra. En ese caso, sencillamente, puede que sea demasiado tarde para ti, si no has ido bien preparado.

El Everest es también una montaña extremadamente bella. Y del mismo modo que seguimos despegando a bordo de cohetes hacia el espacio, incluso aunque algunas misiones terminen en tragedia, los montañeros siempre intentarán escalar el Everest para experimentar la majestad, la belleza y la aventura de alcanzar nuestra frontera más cercana con el universo.


Campo Base: 5400 metros

Dado que el tiempo en el Everest permite una escalada razonable sólamente un par de veces al año, (finales de Septiembre y principios de mayo), y que la fase de aclimatación puede consumir unos 2 meses, el campo base se compone de un reducido grupo de excéntricos alpinistas de todo el mundo.
Asentados sobre un área rocosa, esperanzadoramente fuera del alcance de las avalanchas, finalizan su aclimatación y empiezan con los preparativos de la propia escalada.
Cada equipo realiza una ceremonia budista para pedir a los dioses permiso y protección para llegar a sus alturas.

El Campo Base es como los boxes de un fórmula 1. Los teléfonos por satélite zumban en tiendas internacionales, mientras los diferentes lenguajes del mundo se mezclan en emocionadas crónicas de los últimos acontecimientos. Periodistas, familiares y escaladores intercambian noticias y emociones entre la montaña y el resto del mundo. Y es que ningún otro pico desborda la imaginación como lo hace el monte Everest.

Allí, manejas material de última tecnología, pero lavas tu ropa en lagos congelados, donde tienes que romper el hielo y trabajar deprisa antes de que el agua se hiele de nuevo. Al secarse, las ropas mojadas se congelan, creando extrañas formaciones de hielo por la noche. Lo mismo ocurre con tu pelo húmedo. Y con tu pasta de dientes. Debes terminar tu comida rápidamente porque se enfría de inmediato en tu plato. Comes carne de búfalo. Estará en buen estado hasta que empiece a oler. Entonces se espera hasta que, tras unas pocas semanas, el olor se desvanece. En ese punto tu cocinero sherpa del Campo Base pasará a incluirlo de nuevo en tu dieta, en forma de "picadillo de búfalo" especial de la casa.

Escuchas las frecuentes avalanchas que bajan del Nuptse, del Lho La y del Pumori. Lanzas miradas silenciosas a la cascada de hielo y escuchas como se rompen y caen los seracs con un terrible estruendo. El Campo Base es un lugar de esperanza, de miedo, de frustración, de conflictos y de amistades que duran toda la vida. Algunos escaladores verán cómo sus sueños se hacen realidad; otros deberán regresar a casa sin poder terminar la tarea. Tú mirarás a tu alrededor y tratarás imaginar en cual de los dos grupos te encontrarás en unas semanas, pero sólo el destino sabe qué es lo que te espera.


La cascada de hielo


La cascada de hielo es la parte más peligrosa de la llamada "ruta sur". Tan pronto como el graciar se desplaza hacia el valle del Khumbu, en un desnivel de 600 m., éste se hace añicos en gigantes bloques de hielo inestables (seracs).
Han muerto más escaladores en la cascada de hielo, que en ninguna otra parte de la ascensión. Una vez superada, llegamos a lo que se conoce con el nombre de Cwm Occidental, donde se establece el campo I.

Amplia vista de la cascada de hielo en dirección ascendente desde la salida del campo base

Este lugar es algo así como una enorme cámara de los horrores de las que hay en los parques de atracciones. Sólo que ésta es real. Allí pueden ocurrirte muchas cosas terribles. Puede abrirse una abierta bajo tus pies. Puede caer un muro de hielo sobre ti. Puede que toda la zona en la que te encuentras se desmorone. Así de simple: no es un lugar para ir de picnic y la mayoría de nosotros se limita a concentrarse para salir de ahí lo más deprisa posible.

Comprueba que en todo momento estás asegurado a las cuerdas fijas, pero recuerda que debes soltarte de inmediato si se desencadena una avalancha. Si ocurriera eso, ponte a cubierto detrás de un muro o de un saliente de hielo. Como último recurso, salta a una grieta. Puede que la avalancha sea pequeña, pero tendrás que esquivar enormes trozos de hielo que vuelan hacia ti. Observa con cuidado los seracs, y si éstos se inclinan en un ángulo sospechoso, y no se te ocurra parar a descansar debajo de uno de ellos. Pueden ceder y derrumbarse en cuestión de un segundo.

Comprueba las cuerdas y los tornillos antes de usar una escalera. Cruza las escaleras despacio y con cuidado. Trata de ajustar las puntas de tu crampón entre dos peldaños. A veces, una avalancha cercana o una ra´faga de viento fuerte puede poner en la escalera movimiento. En ese caso, mantén la calma, concéntrate en cada paso y todo irá bien. Suele ayudar apoyarse en las cuerdas, ya sea echado hacia delante o hacia atrás, dependiendo del ángulo que forme la escalera. Las cuerdas hacen comba, así que apoyarse en ellas hace que se tensen y así se puede mantener mejor el equilibrio. Aún más fácil te resultará cruzar si tu compañero de escalada se ocupa de estirar las cuerdas mientras tú pasas la escalera.

 

En alguna ocasión encontrarás un muro de hielo de gran tamaño. Normalmente esas paredes están equipadas con cuerdas, por lo que puedes usar los puños yumar. Asciende por las cuerdas golpeando con tus crampones en el hielo y apoyándote en las piernas. No te cuelgues de la cuerda, es tan agotador como peligroso.

Debes ascender la cascada de hielo muy temprano por la mañana. Los escaladores normalmente salen entre las cuatro y las cinco de la madrugada. No dejes el Campo Base más tarde de las seis de la mañana. La cascada de hielo empieza a derretirse a medida que transcurre el día y entonces las avalanchas se suceden con mayor frecuencia. Además, pasarías demasiado calor.


(Tiempo de ascensión: entre cinco y ocho horas sin aclimatación; entre tres y cinco horas tras haber aclimatado)


Campo I: el Valle del Silencio. 6100 metros-6400 metros

Tan pronto como los escaladores superan el tramo final de la peligrosa cascada de hielo, súbitamente emerge la vasta extensión del cwm occidental. Aquí es posible contemplar, en toda su dimensión, al gigante más alto del planeta.
Ubicados en el cwm, a nuestra izquierda aparece la cara sur del everest. A nuestra derecha queda situado el Nuptse. Mientras que por delante, tres kilómetros mas allá, donde finaliza el valle, nos topamos con la cara del Lhotse.
Éste curioso nombre (cwm), fué puesto en 1921 por el desaparecido George Mallory, en su primer reconocimiento del área. Se debe al término galés cwm, que significa circo.

El valle del silencio. Al fondo el Lhotse.

El Valle del Silencio es una extensión plana y vastísima cubierta de nieve, surcada por profundas grietas y rodeada de paredes montañosas a menudo barridas por las avalanchas. Aquí montamos el Campo I. Por la noche escuchamos los profundos crujidos que murmuran bajo nuestras tiendas. Se trata de las grietas abriendo y cerrando sus fauces en lo profundo del glaciar sobre el que nos encontramos. Mantienes tus dedos cruzados para que no se mueva nada justo debajo de tu tienda. Por lo menos, no mientras tú estés dentro. Te torturan intensos dolores de cabeza. Pero también es aquí donde, apenas unos pocos pasos detrás de una curva, nos encontramos con la primera gran vista del Everest.


Asegúrate de montar el campamento alejado de pequeñas grietas, ya que éstas probablemente esconden las bocas de otras mucho mayores.


Asciende esta zona asegurado a las cuerdas fijas, ya que hay grietas escondidas en todas partes bajo la nieve. En este tramo puedes quitarte los crampones. En ocasiones el tiempo puede convertir esta parte, normalmente fácil, en muy difícil debido a la nieve profunda y la falta de visibilidad. Ponte marcha siempre con tiempo de sobra. Mantente alejado de las paredes, por ellas se deslizan avalanchas bastante a menudo. En temporada avanzada (finales de mayo) la nieve comienza a pudrirse y atravesar este tramo puede convertirse en un trámite bastante desagradable.

(Tiempo de ascensión: entre cuatro y siete horas sin aclimatación; entre tres y cinco horas tras haber aclimatado)


Campo II: 6400 metros

Tras una lenta marcha a través de ese interminable valle silencioso, se alcanza al fin un tramo rocoso, a los pies de la helada pared del Lhotse. Aquí se monta el Campo II. Es un lugar absolutamente impresionante. Procedentes de macizos menores del Himalaya, las nubes se arrastran remontando el valle y penetrando en el campamento. Mientras aclimatamos, aprovechamos el tiempo buscando material de escalada viejo que ha sido abandonado allí a lo largo de toda la historia de las expediciones al Everest. Esta es también la última oportunidad de tomar comida decente y elaborada. Solemos comer todo lo que nos dan porque pronto nos veremos sobreviviendo exclusivamente a base de liofilizados.


No conviene acampar demasiado cerca de la pared del Everest ya que ocasionalmente pueden caer aludes. Aunque nos sintamos tentados de pasar el tiempo sin movernos del campamento, conviene obligarse a dar paseos hacia la pared del Lhotse. Acelerará nuestra aclimatación y aliviará los problemas con la altitud. Esas caminatas te obligan a respirar más profundamente y más deprisa y de ese modo saturan tu cuerpo con más cantidad de oxígeno.


Campo III, pared del Lhotse: 6800 metros-8000 metros


Éste campo és el más peligroso de todos. Dado que está emplazado enmedio de la cara del Lhotse, queda expuesto tanto a fuertes vientos, como a avalanchas.
De hecho, los sherpas, prefieren continuar escalando hasta el collado sur sin detenerse aquí. Pero para los que no están acostumbrados a estas altitudes, el descanso en este punto es inevitable.
Imagina que te deslizas por una divertida pendiente helada en un soleado día de invierno. Sólo que ésta tiene 1200 metros de altura. Vamos, que no es un lugar para jugar. Lo difícil es progresar colgando de una cuerda de resistencia dudosa y cambiar los mosquetones de una cuerda fija a otra. Puede que no tengas la cabeza muy clara a esta altitud, sobre todo durante el descenso, pero es crucial que te mantengas concentrado. Un desliz y adiós: digamos que… acabarías mucho más arriba de lo que habías planeado.

Nueve escaleras són ensambladas precariamente para superar la pared final que separa el cwm de la cara del Lhotse

Este campo es un verdadero nido de águilas, tallado directamente en la pared. Ir al servicio por la noche supone una tediosa tarea, tanto para vestirse como para asegurarse. Es más, tan sólo encontrar un lugar adecuado para esa labor en la estrecha plataforma donde se fija la tienda ya es bastante peliagudo. Pero, eso sí, las vistas son impresionantes y a estas alturas ya estás bien encaminado hacia la cumbre.

Desde las tiendas a la pared, el camino empieza siendo llano, perfecto para calentar los músculos. Una vez en la pared te aseguras a las cuerdas y la pala inclinada de hielo comienza inmediatamente. Acabo de una hora aproximadamente, alcanzarás la llamada Panza de Hielo, que sin duda hace honor a su nombre. Tras ésta viene un tramo inclinado en hielo, sin otras características dignas de mención, hasta el Campo III. Ocasionalmente, puede que oigas un estruendo y vea las rocas caer catapultadas pared abajo. A veces hay bloques de hielo que caen tras los escaladores. En ese caso ten cuidado con la cabeza y apoya bien el peso en las piernas, no en la cuerda. No te acostumbres colgarte demasiado de la cuerda fija.


Este tramo de la ascensión puede ser fácil o muy duro dependiendo del tiempo. Si la temporada se presenta seca y fría se encontrará en ese tramo hielo duro y azul. Mantel los crampones bien afilados por si acaso. La nieve profunda facilita la escalada, pero por otro lado incrementa el riesgo de avalanchas.


Tras el Campo III se cruza la pared hacia las bandas amarillas y la black turtle (la tortuga negra). Ambas son secciones rocosas de la pared, aseguradas por un grueso racimo de cuerdas, nuevas y viejas. Comprueba bien las cuerdas y ten cuidado ante la posible caída de piedras que puedan tirar escaladores que se encuentran por encima de ti. Otra travesía lleva seguidamente al pie del último muro antes el Campo IV. Esta zona es muy inclinada, pero no demasiado larga: pronto podrás asomar la nariz por encima del borde y, con ello, entrarás en la tierra de los espíritus: la zona de la muerte.

(Tiempo de ascensión: entre cinco y ocho horas sin aclimatado; entre cuatro y seis horas una vez aclimatado)


Campo IV, la zona de la muerte: 8000 metros


Una pequeña planicie a campo descubierto, delimitada por el Everest al norte, el Lhotse al sur, una caida de 2000 m. al este por la cara del Kangshung y otra de 1200 m. al oeste por la cara del Lhotse, forma el mítico collado sur. És el único campo situado en la zona de la muerte, donde las funciones biológicas del cuerpo humano (como la digestión) empiezan a interrumpirse debido a la falta de oxígeno.

El C-IV se convierte en un lugar de caza para los escaladores, donde ellos són las presas. En éste punto es donde el mal de altura vá a peor, donde pueden morir mientras duermen, donde aquellos que estén demasiado tiempo, a veces, lo estén para siempre.

Campo III - Pared del Lhotse 7100m

El campo IV se ubica en una meseta que parece un paisaje lunar. Te encuentras al final de la atmósfera y el cielo posee un extraño color azul oscuro. Es posiblemente lo más cerca que puedes encontrarte del espacio sin abandonar La Tierra.

Ascendiendo un poco por encima del campamento podrás ver desde arriba el plateau tibetano con sus enormes llanuras pardas, el blanco de los glaciares y los otros gigantes alpinos -Kangchenjunga, Lhotse, Makalu- en la distancia. Todo es mágico e irreal.

También es en ese lugar donde los periodistas, la fama y la diversión del Campo Base definitivamente han quedado atrás. En las caras de cada uno sólo permanece el miedo. En el Campo IV no se habla mucho. Descansando en tu tienda, sintiéndote ya muy débil, tratas de dormir un poco mientras afuera cae la noche. En un par de horas empezarás de nuevo a colocarte el material para la parte final de la aventura: el ataque a cima.


Las paredes que llevan hacia la cumbre se ven verticales y oscuras. Estás en la zona de la muerte y no puedes dejar de pensar que las próximas 48 horas existe un riesgo muy real de que pierdas la vida.

Vista de la cima desde el campo IV

Comprueba todo el material que vas a necesitar mientras haya luz del día. Debes tenerlo todo perfectamente organizado. Bebe al menos tres litros de líquido, o incluso más si puedes. Lleva contigo dos litros más de bebida caliente para la escalada. Ten a mano el piolet y prepara los hot tronics. Puede que te sientas muy bien mientras brilla la luz del día pero tu moral puede hundirse rápidamente en cuanto caiga la noche. La oscuridad de fuera, fría y amenazadora, es cualquier cosa menos atractiva. El viento agita la lona de las tiendas. Lo más probable es que no puedas pegar ojo. Tómatelo con calma. Tan pronto como empieces a progresar de nuevo te sentirás mucho mejor. El miedo siempre pinta las cosas peor de lo que son en realidad.

De aquí a la cumbre sólo les separa un kilómetro. Los nervios y la altitud previenen a la mayoría de cualquier descanso e incluso ingestión de alimentos. La hipóxia (falta de oxígeno en el cerebro) hace que cosas tan triviales como hervir agua, exigan la máxima concentración.
En 1996, varios escaladores permanecieron encallados durante horas en el collado sur, con vientos de 160 km/h. y temperaturas rondando los -40ºF al ser incapaces de encontrar el camino de regreso al C-IV. 10 personas murieron en aquella tormenta, convirtiendo ese día en el que más pérdidas humanas se han registrado en una jornada en toda la historia de la montaña.
La zona alta del Everest aparece más allá del collado sur, en un nada característico buen día. La cara triangular de la falsa cumbre (cima sur), en el balcon, es el primer escollo en la tentativa de cumbre. A partir de aqui, los escaladores, intentan avanzar lo más rápido posible para minimizar su estancia en esta zona.

La cima: 8848 metros


Los escaladores dejan el collado sur en su intento de alcanzar la cumbre hacia la medianoche. De esta manera, probablemente, tendrán tiempo de hacer cima y regresar (18 horas más tarde). En muchos casos, la altitud les ha impedido probar bocado e incluso dormir desde el C-II (hace dos días), y cada bocanada de aire que toman sólo les dá la mitad de oxígeno con respecto a una altitud de nivel de mar. Cada paso se convierte en una lucha contra el frío y el viento extremo.

Los escaladores descansan en el balcón (8400m.). Ésta es la falsa cumbre vista desde el collado sur. Detrás de ellos aparece el Makalu, la 5ª montaña más alta del mundo.

Desde el C-IV, los escaladores primero superan una pared de hielo en el tramo final del collado sur, y empiezan a ascender en busca de la cara triangular que les lleva al llamado balcon (8400m.) que aparece como una mancha en medio del blanco paisaje.

Al fin ha llegado la hora. Alrededor de las 11 de la noche nos colocamos todo el material y salimos a la oscuridad. Allá, en la distancia, puede verse un gusano de luz ascendiendo lentamente la pared oscura. Se trata de las frontales de los escaladores que centellean en la noche. El silencio es absoluto. Nadie habla. Si tienes que decir algo, susurras. El ambiente es absolutamente aterrador, y tú te concentras en ascender, esperando ver el primer rayo de luz del amanecer. La pendiente es muy inclinada y a tramos helada. El piolet y los crampones apenas clavan en el hielo. Sientas ganas de orinar. Ni hablar, lo olvidas. Alguien se da la vuelta: " No puedo continuar, buena suerte".


Una luna blanca y fría se eleva detrás de tí, pero apenas te vuelves a mirarla, ni siquiera te fijas en los destellos brillantes del universo que te rodea. La adrenalina mantiene tu cuerpo en movimiento. Y entonces, de pronto, tras horas y horas de desesperación, descubres un delgado rayo de claridad azul en el horizonte. ¡La luz del sol! Si tienes suerte, es en este momento cuando se puede ver la mítica montaña fantasma. Ocurre cuando el pico proyecta su sombra en la niebla de la mañana y ésta se yergue ante ti como un espejismo gigantesco. Más allá yace el mundo en toda su gloria, brillando bajo el sol que se eleva. Tú sientes su calidez y con ella retorna la esperanza.

Pateas con los pies para combatir el principio de congelación. Te encuentras en el Balcón, descansando un poco y cambiando la botella de oxígeno. Frente a ti hay una arista y justo encima de donde te encuentras, muy cerca, ésta la cima Sur. Comienzas a disfrutar de las vistas y de la posibilidad de éxito. Finalmente llegas al pequeño plateau de la cima Sur y allí, justo a la vuelta de la esquina, ¡está la cumbre del Everest!

Has visto la cumbre tantas veces desde la distancia que resulta extraño verla de pronto tan cerca. Esta justo ahí, solamente a 95 metros de distancia. Casi puedes tocar su blanca cola de nieve.

Cuando alcances la cima Sur estarás a tan sólo un par de horas del momento en que tu sueño se hará realidad.

El escalón Hillary, el punto más expuesto y peligroso de la parte final en la tentativa de cima.

Sin embargo, antes tendrás que superar otro obstáculo: Una arista final afilada como un cuchillo. Te cortará la respiración sólo con mirarla; es realmente hostil. Se eleva sobre Nepal y Tíbet como si no estuviese anclada a la tierra, fina e inclinada. Hacia la mitad de la cresta se encuentra el escalón Hillary, un tramo de escalada en roca la mitad del cielo.


Sal a la arista atravesando un pequeño túnel, a medio abrir, que parte de la cima Sur. Avanza con los crampones inclinados en un ángulo extraño contra el flanco de la arista. A veces la nieve cede y te deslizas hacia abajo por un segundo, suficiente para ponerte los pelos de punta. Desde luego, no es un lugar en el que moverse sin cuerdas fijas, así que asegúrate con cuidado, concéntrate en cada paso y no dejes de moverte.

Si hubiera mucha nieve, podrías encontrar la arista más ancha e incluso cómoda. Cuando nosotros estuvimos allí estaba seca y afilada.

El escalón Hillary.

En nuestra opinión, el escalón Hillary no es, después de todo, tan malo. Aunque resulta muy expuesto en algunos tramos, es rápido de escalar y fácil de asegurar, dadas las circunstancias. El mayor peligro ahí es quedar enganchado en las cuerdas; ten a mano una buena navaja y comprueba bien que cada cuerda aguantará tu peso.

La cumbre está ahora a sólo 20 min. de camino a través de la arista final. Es casi como si hubiera un cordón alrededor de estos grandes picos, más allá del cual nadie puede ir. La verdad, por supuesto, radica en el hecho de que a partir de los 7500m. los efectos de la baja presión atmosférica sobre el cuerpo humano son tan graves que resulta imposible superar los tramos realmente difíciles y las consecuencias de una tormenta, incluso benigna, pueden ser letales; que nada salvo las más perfectas condiciones climatológicas brinda la menor posibilidad de éxito, y que en el último trecho de la escalada ningún grupo está en situación de escoger el día.

No, no es extraordinario que el Everest se resistiera a los primeros intentos de conquista; en efecto, lo contrario habría sido sorprendente y no poco triste, pues no es ése el estilo de las grandes montañas. Quizás, en esta era de conquistas mecánicas nos habíamos vuelto un poco arrogantes con la flamante tecnología de ganchos para hielo y zapatillas de goma. Habíamos olvidado que la montaña sigue teniendo la carta maestra, y que sólo concede el éxito cuando así le conviene.

Desde la cumbre

Después del Escalón, llegarás a un lugar cubierto de extrañas formaciones en forma de olas blancas de nieve congelada que bajan de la cumbre. Avanza hacia ellas. Normalmente este tramo no tiene cuerdas fijas, aunque no es demasiado inclinado. No obstante, ten cuidado y usa bien el piolet. Ahora no puedes ver la cumbre, avanzas por un filo blanco que se pierde en el horizonte por lo que no puedes calcular cuánto vas avanzando, y eso te hace sentir frustrado y cansado.


Entonces cambias a otro filo blanco pero esta vez... no continúa. Termina en una cuesta abajo. Efectivamente, te estás asomando a la cara norte del Everest. Amigo, has alcanzado la cima.

(Tiempo de ascensión: entre 8 y 16 horas)

El descenso


La mayoría de los accidentes ocurren durante el descenso. Asegúrate de que tienes oxígeno suficiente para regresar. No te relajes ni por un momento. El camino es muy traicionero hasta el Balcón, sobre todo la arista cimera antes del muro de vuelta al campo IV, en el Collado Sur. Incluso la pared después del Balcón puede resultar peligrosa si no está equipada con cuerdas fijas. En esa zona encontrarás un par de cuerpos escaladores fallecidos. En 1998, la última parte de la pared que lleva al Campo IV no estaba equipada, provocando que ocho personas sufrieran serias caídas. Por suerte, en aquella ocasión todos los escaladores sobrevivieron. Nosotros nos encordamos para atravesar este tramo, ya que no había cuerdas fijas. Además, si el tiempo empeora es muy posible que, de haberlas, las cuerdas fijas queden enterradas o que no seas capaz de encontrarlas. Procura memorizar su ubicación durante el ascenso y lleva una brújula.


Una panza de hielo azul ofrece el último obstáculo de vuelta al campo IV. En esa zona existen también algunas grietas que pueden ser descubiertas por las franjas de nieve blanca que se pega a sus bordes. Evítalas.


Al fin, llegarás dando tumbos a la llanura rocosa del Collado sur. Usarás tus últimas fuerzas para llegar a tu tienda y dejarte caer dentro de ella. Ahora, tras 30 horas de escalada agotadora, terror y dudas, podrás caer en el que tal vez sea el sueño más profundo y más feliz de tu vida.


Esa felicidad sólo será superada por la que sentirás cuando te despiertes a la mañana siguiente; los rayos del sol te calientan suavemente mientras vas tomando conciencia de una certeza maravillosa y triunfante: que realmente, de verdad, lo has conseguido.

¡Has hecho cumbre en el Everest!


(Tiempo de descenso hasta el Collado sur: entre cuatro y ocho horas)

Puedes bajar este artículo en formato Word (1.6mb) DESDE AQUÍ

Bibliografía/Fuentes:

www.galeon.com
www.mounteverest.net



Publica esta nota en tu perfil de Facebook
     
  Ultimas noticias publicadas:

Jun 4, 2014 | Sin esperanzas de encontrar con vida a seis montañistas desaparecidos en el Monte Rainier
Jun 3, 2014 | El K2 de 1986: Aquél verano de sensaciones contrapuestas
Jun 1, 2014 | Los primeros indicios del monzon llegan a la India
May 29, 2014 | La tragedia de los hermanos Messner
May 25, 2014 | Matt Moniz y Willie Benegas hacen cumbre en el Makalu
May 24, 2014 | Cumbre en el Monte Everest desde la ruta del Collado Norte
May 23, 2014 | La alpinista china Wang Jing primera cumbre en el Monte Everest de esta temporada
May 23, 2014 | Matt Moniz, un joven record en busca del Makalu
 
     




Comentarios (3)


 
3
  Sonia Alicia
 
10.8.2014
  Buenas tardes, debido a una duda de supervivencia a grandes alturas fue que di con si sitio el cual considero con un excelente contenido que no sólo sirve a los expertos sino a neófitos como yo. Sin embargo sigo con mi duda. ¿Cómo orinan en el Everest para no sufrir daños fisiológicos? Saludos y gracias de antemano por responder.
 
20:32
 


 
2
  julio cesar porras martinez
 
26.12.2009
  me encanto la manera en que muestran en parte en realidad como es y como se siente escalar la cima del mundo el gran monte everst pues espero que tal vezzz nos podamos comunicar ya que he anhelado desde hace mucho tener la oportunidad de estar en la cima de el everest y me gustaria que me alludaran a realizar este sueño bueno pues soy de bogota ,colombia , mi correo es murdock_juliop@hotmail.com mucha suerte y felicitacioness.
 
3:21
 


 
1
  Yraly Camargo
 
25.10.2008
  Felicitaciones... soy de Venezuela, acabo de regresar de un trekking al Campamento Base del Everest... con este relato me han hecho alucinar de felicidad, emocion y suspenso!!! los felicito por la pagina, esta realmente muy buena!!!! ;-) si desean ver mis fotos del trekking en facebook el correo es wamba_wero2007@hotmail.com. :-)
 
12:49
 


 
Comentar
   
Nombre/Apodo
Email
Tu comentario
Escribi el código
 
   

 

Página web personal
IMAGEN CORPORATIVA CON PAGINA
PRINCIPAL HASTA TRES PAGINAS ADICIONALES Y CONTACTO
DESARROLLO
AR$ 500.-
HOSTING
AR$ 50.- P/MES
 
Web profesional
IMAGEN CORPORATIVA CON PAGINA
PRINCIPAL HASTA CINCO PAGINAS
ADICIONALES Y CONTACTO
DESARROLLO
AR$ 800.-
HOSTING
AR$ 70.- P/MES
 
Web comercial
IMAGEN CORPORATIVA CON PAGINA
PRINCIPAL Y CONTENIDOS A SOLICITUD
DEL CLIENTE
DESARROLLO DESDE
AR$ 1000.-
HOSTING DESDE
AR$ 50.- P/MES

 

 

 
Copyright (c) 2008 - 2014
Alpinismonline
Revista digital de montaña
Todos los derechos reservados
Contacto
Email: ceg@alpinismonline.com
Buenos Aires
Argentina
Phone: 54-11-1556945171
HAZTE FAN
De alpinismonline en Facebook
SIGUENOS
En Twitter

 

Media Partners Creative
de alpinismonline