Expediciones

IDENTIDAD REVELADA

El esquiador muerto en los Alpes en 1954 era francés y se llamaba Henri Joseph Leonce Le Masne

Finalmente, luego de 64 años, el misterio de los restos humanos encontrados en 2005 en el monte Cervino a más de 3000 metros de altura, se ha resuelto.

Fernanda Insua | Redacción Alpinismonline Martes 31 de Julio de 2018 - 17:06 631 | 0




53





El 26 de marzo de 1954, el día de su cumpleaños número 35, Henri Le Masne, francés de nacimiento y funcionario del Ministerio de Finanzas en París, abandonó su hotel en el valle de Aosta, para disfrutar la mañana esquiando. Nunca más se supo de él. Las nieves eternas del monte Cervino lo abrazaron para siempre.

Así permaneció hasta que hace 13 años la montaña expuso sus restos y fueron hallados a los 3100 metros de altura. En aquel momento nadie pudo darle un nombre.

 

Los detalles sí importan

Los investigadores determinaron que se trataba de una persona en la treintena, que medía 1,75 metros, que era miope y tenía un pasar acomodado. Esta última apreciación se realizó en virtud de los esquíes de madera que utilizaba, un modelo Rossignol Olympique, número 7200-210, muy común entre los esquiadores de cierto status en los años 40 y 50. Los investigadores italianos dedujeron que el fallecido era “un asiduo esquiador con elevada disponibilidad económica”. Otro detalle corroboraba esta hipótesis. Los bastones eran de metal, un detalle de lujo en aquella época. Lo habitual era utilizar palos de bambú.

Otros hallazgos contribuyeron a construir una identidad aproximada de los restos. Llevaba en la muñeca un reloj Omega, número de serie 11666171, que solía venderse en las colonias francesas del norte de África, como Argelia o Marruecos. Las botas eran de alta gama, con doble atadura, anterior y ­posterior. También se encontraron unas gafas de miope, con más dioptrías en el ojo derecho. La camisa llevaba bordadas las iniciales M.M. Por otra ropa que llevaba, bastante ligera, se dedujo que el accidente debió producirse al final del invierno o inicio de la primavera. En el bolsillo había un carnet válido para 60 viajes en el funicular Breuil-Plan Maison. Además, por varias razones, existía una alta probabilidad que se tratara de un ciudadano francés.




Biólogas forenses de la Policía Italiana analizan objetos de Le Masne Oficina de Prensa Policía. (Agencia EFE)

A pesar del estudio minucioso del cadáver y los objetos que lo acompañaban, apenas se hicieron progresos en cuanto a la identificación del cadáver. Sin embargo el caso se mantuvo abierto. En 2010 todos los elementos conocidos se introdujeron en el nuevo banco nacional de datos sobre personas desaparecidas. Durante varios años, los funcionarios de este servicio rastrearon en internet y en la prensa de la época, con resultado negativo.

 

Las redes sociales, 64 años después…

La historia dio un vuelco positivo cuando la Policía de Estado Italiana decidió divulgar toda la información reunida hasta el momento a través de las redes sociales.                              


Francine y Marcelin Dumoulin

                                                                                     

Al poco tiempo, Emma Nassem, sobrina de Le Masne, oyó la noticia y se preguntó si no sería su tío Henri. Se puso en contacto con su padre, Roger, y luego con la Policía Italiana.

La policía señaló que una fotografía proporcionada por la familia mostraba gafas que coincidían con las encontradas por los investigadores a 3.100 metros de altura. La prueba definitiva llegaría con la determinación del perfil genético. Bastó extraer saliva a su hermano para verificar, sin margen de duda, que se trataba de Henri. El 24 de julio, Henri Joseph Leonce Le Masne fue de este modo formalmente identificado. ¿Por qué las iniciales M.M.? Por Monsieur Masne.

Roger no pudo contener la emoción, a sus 95 años, por fin supo el destino de su hermano, un apasionado por la montaña.

 

Francine y Marceline

El caso del esquiador francés nos retrotrae al caso del  matrimonio compuesto por Francine y Marceline Dumoulin, padres de siete hijos y extraviados en 1942. Habían salido a ordeñar sus vacas en un remoto campo de la villa de Chandolin, en el cantón de Valais. Nunca regresaron.

Hace aproximadamente 1 año, 75 años después de la desaparición, sus restos fueron encontrados en el glaciar Tssanfleuron, muy próximo al centro turístico Les Diablerets, a una altitud de más de 2600 metros de altitud.




Detalle de los skis de Monsieur Masne

Los cuerpos yacían uno junto al otro. Eran un hombre y una mujer que vestían ropas que datan del periodo de la Segunda Guerra Mundial”, detalló Bernhard Tshannen, encargado de la reserva Glacier 3000, donde se ubica Les Diablerets.

Están en perfecto estado de conservación y sus pertenencias están intactas", añadió Tshannen. Las autoridades creen que la pareja cayó en una grieta profunda de la que no pudo escapar y posteriormente murió congelada.

Marceline Udry-Dumoulin, de 79 años y la menor de los siete hijos de Marcelin y Francine Dumoulin comentó: “Pasamos todas nuestras vidas buscándolos sin parar. Creíamos que algún día podríamos darles el funeral que merecían. Esta noticia me reconforta profundamente.

Para el funeral no vestiré de negro. Creo que el blanco será más apropiado. Representa la esperanza, la cual nuca perdí”, afirmó la hija de los Dumoulin.




El reloj de Monsieur Masne



Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=11087
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=11087




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


Se podrá comentar dentro de los 5(cinco) días de publicada la nota



Esta nota ya se encuentra cerrada a comentarios