Expediciones

ALPINISMONLINE SPACE | CERRO PACHON - CHILE

En la búsqueda de asteroides potencialmente peligrosos

Construyendo un observatorio destinado exclusivamente a la búsqueda de estos objetos del espacio exterior

Alpinismonline Space | Redacción Alpinismonline Sábado 30 de Junio de 2018 - 21:34 580 | 0




61






MISION INSIGHT HACIA MARTE
66
DIAS
14
HS
0
MIN
31
SEG
DISTANCIA A MARTE
16.299.687

TRANSCURRIDO DESDE LA TIERRA
138
DIAS
14
HS
59
MIN
28
SEG
DISTANCIA A LA TIERRA
58.222.344

Por Michael B. Lund – Universidad de Vanderbilt

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Publicado en Space.com el 30 de Junio de 2017

 

Michael B. Lund es un investigador postdoctoral en el Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Vanderbilt, con un doctorado de Vanderbilt y una licenciatura y maestría en Física de la Universidad Estatal de California, Northridge. Procedente de una larga experiencia en astronomía amateur, su enfoque principal es el descubrimiento de planetas fuera de nuestro sistema solar. En la búsqueda de nuevos mundos, es miembro del equipo científico para la búsqueda de exoplanetas KELT y del subgrupo LSST para transitar exoplanetas. En el proceso, este trabajo implica explorar una variedad de objetos variables en el cielo nocturno y las mejores formas de planear las observaciones para encontrarlos y caracterizarlos.

 

Alrededor del amanecer del 15 de febrero de 2013, se vio un objeto extremadamente brillante y de otro mundo surcando los cielos sobre Rusia antes de que explotara a unos 29000m sobre la superficie de la Tierra. La explosión resultante dañó miles de edificios e hirió a casi 1500 personas en Chelyabinsk y las áreas circundantes. Si bien esto suena como la primera escena de una película de ciencia ficción, este invasor no era una nave espacial alienígena atacando a la humanidad, sino un asteroide de 20 metros de ancho que había colisionado con la Tierra.

Lo que es preocupante es que nadie tenía idea de que este asteroide de 20 metros existía hasta que entró en la atmósfera de la Tierra esa mañana.

Como astrónomo, estudio objetos en el cielo que cambian de brillo en escalas de tiempo cortas, observaciones que uso para detectar planetas alrededor de otras estrellas. Una gran parte de mi investigación es comprender cómo podemos diseñar y ejecutar mejor los telescopios para monitorear un cielo en constante cambio. Eso es importante porque los mismos telescopios que estoy usando para explorar otros sistemas estelares también están siendo diseñados para ayudar a mis colegas a descubrir objetos en nuestro propio sistema solar, como los asteroides en curso de colisión con la Tierra.

 Un meteoro es cualquier pedazo de materia que ingresa a la atmósfera de la Tierra. Antes de que el meteorito de Chelyabinsk se perdiera en la Tierra, orbitaba nuestro sol como un asteroide. Normalmente, se piensa que estos objetos rocosos están restringidos al cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. Sin embargo, hay muchos asteroides en todo el sistema solar. Algunos, como el meteoro de Chelyabinsk, son conocidos como objetos cercanos a la Tierra (NEO).

El meteorito de Chelyabinsk probablemente provenía de un grupo de NEO llamados asteroides Apollo, llamados así por el asteroide 1862 Apolo. Hay más de 1600 asteroides Apolo conocidos registrados en la Base de datos de cuerpo pequeño del JPL que tienen órbitas que pueden cruzar el camino de la Tierra, y son lo suficientemente grandes (más de 140 metros) que se consideran asteroides potencialmente peligrosos (PHA) porque una colisión con la Tierra devastaría el golpe de la región.

Las cicatrices de estas colisiones pasadas son prominentes en la luna, pero la Tierra también tiene las marcas de tales impactos. El cráter Chicxulub en la península de Yucatán de México fue creado por el asteroide Chicxulub que condujo a los dinosaurios a la extinción. El cráter Barringer en Arizona tiene solo 50.000 años. La pregunta no es si un asteroide peligrosamente grande colisionará con la Tierra, ¿pero cuándo?
 

Buscando amenazas

El gobierno de EE. UU. Está tomando en serio la amenaza de una colisión de asteroides. En la Sección 321 de la Ley de Autorización de la NASA de 2005, el Congreso requirió que la NASA desarrollara un programa para buscar NEO. A la NASA se le asignó la tarea de identificar el 90 por ciento de todos los NEO de más de 140 metros de diámetro. Actualmente, estiman que tres cuartas partes de los 25,000 PHA aún no se han encontrado.




Observatorio en el Cerro Pachon en construccion (Credito: LSST Project/NSF/AURA, CC BY-NC-SA)

Para alcanzar este objetivo, un equipo internacional de cientos de científicos, incluido yo mismo, está terminando la construcción del Telescopio de Levantamiento Sinóptico Grande (LSST) en Chile, que será una herramienta esencial para alertarnos sobre las PHA.

Con fondos significativos de la Fundación Nacional de Ciencias de EE. UU., LSST buscará PHA durante su misión de  diez años observando la misma área del cielo en intervalos de una hora en busca de objetos que han cambiado de posición. Todo lo que se mueve en solo una hora debe estar tan cerca que esté dentro de nuestro sistema solar. Los equipos dirigidos por investigadores de la Universidad de Washington y JPL han producido simulaciones que muestran que el LSST por sí solo será capaz de encontrar alrededor del 65 por ciento de los PHA. Si combinamos datos LSST con otras encuestas astronómicas como Pan-STARRS y Catalina Sky Survey, creemos que podemos ayudar a alcanzar el objetivo de descubrir el 90 por ciento de los asteroides potencialmente peligrosos.

 

Preparándose para evitar un desastre

Tanto la Tierra como estos asteroides están en órbita alrededor del Sol, solo en caminos diferentes. Cuantas más observaciones se tomen de un asteroide dado, más exactamente se puede mapear y predecir su órbita. La mayor prioridad, entonces, es encontrar asteroides que puedan colisionar con la Tierra en el futuro.

 Si un asteroide está en curso de colisión horas o días antes de que ocurra, la Tierra no tendrá muchas opciones. Es como un auto que se detiene frente a ti. Hay poco que puedas hacer. Sin embargo, si encontramos estos asteroides años o décadas antes de una posible colisión, entonces podremos utilizar naves espaciales para empujar al asteroide lo suficiente como para cambiar su trayectoria, de modo que ni la Tierra ni él colisionen.

Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo, y actualmente, nadie sabe realmente qué tan bien se puede redirigir un asteroide. Ha habido varias propuestas de misiones por parte de la NASA y la Agencia Espacial Europea para hacer esto, pero hasta ahora, no han pasado las primeras etapas del desarrollo de la misión.

 

Cerro Pachon

El cerro Pachón se ubica en el norte de Chile, en la Región de Coquimbo. Tiene una altura de 2.682 metros y en él se han construido tres observatorios astronómicos:  Observatorio SOAR, Observatorio Gemini y el Gran Telescopio para Rastreos Sinópticos o LSST detallado en esta nota, que se encuentra en construcción.

Se ubica a 10 kilómetros al sudeste del cerro Tololo, que alberga en su cima el observatorio Cerro Tololo.




Observatorio en el Cerro Pachon en Chile (Credito: LSST Project/NSF/AURA, CC BY-NC-SA)



Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=11045
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=11045




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


Se podrá comentar dentro de los 5(cinco) días de publicada la nota



Esta nota ya se encuentra cerrada a comentarios