Expediciones

ENTREVISTA EXCLUSIVA

Victor Rimac: "Vamos a la montaña para hacer una inmersión en nuestro propio ser y así conectarnos con ella"

Entrevistamos al escalador peruano a su regreso de una nueva incursión en el Himalaya

Fernanda Insua | Redacción Alpinismonline Lunes 11 de Junio de 2018 - 07:52 1516 | 0




57







Por Fernanda Insúa y Carlos Eduardo González - Redacción de Alpinismonline Magazine

Fotografías cortesía Victor Rimac


Él es uno de los principales referentes latinoamericanos del montañismo contemporáneo. Viene realizando sus actividades tanto en su Perú natal como en Himalaya de la misma forma, con el mismo espíritu que lo caracteriza. Hace pocos días volvió de otra de sus incursiones en Nepal, esta vez en su intento del Lhotse, la cuarta montaña más alta del mundo. Llegó por segundo año consecutivo luego de haber alcanzado en 2017 la cumbre del Everest, a su manera, llevando su propio equipo y sin la utilización de oxígeno suplementario.

En esta oportunidad el Lhotse se complicó y Victor optó por pegar la vuelta para salvaguardar su integridad. Pero esta escalada no fue una más. Un hecho muy particular, sobre el cual hablamos en otra nota hace pocos días, nos llevó, a su regreso del Himalaya, a hablar con él para interiorizarnos acerca de lo sucedido y lógicamente, hablar de otros temas de actualidad para contar con una opinión de uno de los principales protagonistas mundiales de esta actividad y en particular de la actividad en una montaña (Everest-Lhotse) que en los últimos tiempos se ha convertido en el eje de una particular controversia respecto al famoso tema del asedio que sufre esta vía año tras año a través de las expediciones comerciales.

Victor en consecuencia nos ha dado su parecer en varios puntos y ahora se los llevamos a ustedes, compartiendo este testimonio muy valioso que nos sirve para reflexionar acerca de la incursión del hombre en el ámbito de la montaña.

Los dejamos con Victor Rimac, peruano, montañista.

 

Eres un montañista muy reconocido en tu país, sin embargo siempre resulta un gran esfuerzo planificar y llevar a cabo una expedición a un ochomil. Cómo lo gestionas? Consideras que recibes apoyo suficiente?

El apoyo esta generado en su mayoría por las empresas privadas, más que en el sector público, incluso el ministerio de deporte no ha intervenido mucho en este proceso. La gestión ha sido bastante personal, esfuerzo y ahorros propios y poco a poco empresas privadas han ido apoyando el proceso.

 

El año pasado fuiste a Nepal con doble intención de hacer Everest y Lhotse, verdad? Finalmente pudiste hacer cumbre en Everest. Cómo recuerdas esa experiencia?

El año pasado a  8400 encontré una persona muy mal, casi muriendo, pero no pude ayudarle porque no tenía oxígeno, experiencia que pude repetir este año, pero con la diferencia de estar un poco más bajo de altitud y poder ayudar un poco más con fuerzas. Tuve la suerte de compartir también con Mariano Galván,  quien cambió todo mi plan  para llegar a la cumbre del Everest,  sus consejos y experiencia me ayudaron  mucho para poder lograr esta cumbre. El año pasado se vio muy marcado el himalayismo para mi pues perdí a grandes amigos en la montaña, Mariano, y Ueli Steck , quien fue una gran inspiración en todo mi proceso en la montaña. Jamás imaginé que yo levantaría el cuerpo sin vida de uno de mis ídolos, y eso en verdad me movió mucho el corazón, pero aceptamos que son los riesgos de este deporte, y que finalmente queda el consuelo de saber que estas personas se fueron de este mundo haciendo lo que más amaban.






Este año regresaste a Nepal con el desafío del Lhotse. Cómo has vivido esta nueva expedición? Cómo has visto la temporada en general ? Cómo te llevas con las grandes expediciones comerciales y el asedio masivo a las montañas?

La temporada estuvo igual de masiva la del el año pasado y cada vez se  suma más gente, pero en especial este año muchas personas intentaron las cumbres de manera más deportiva, hay mucha más gente que se está moviendo por pasión. Las grandes expediciones comerciales aunque no son de mi entero agrado respeto el hecho de que muchas personas tienen el sueño de estar en la montaña, está bien que se les pueda ofrecer la oportunidad de estar en estos lugares, pero hay que ser conscientes de que la inexperiencia de estas personas es lo que genera muchas veces tantos accidentes no solo para los clientes sino también para los guías o sherpas. Sumado a eso, también está la gran carga  en contaminación que se le está dando a la montaña, muchas personas suelen pensar que con el hecho de pagar grandes cantidades de dinero por su expedición los libra de los cuidados básicos que deben tener con la naturaleza, consigo mismos y con sus compañeros de cordada.

 

En tus redes sociales has publicado un post escalofriante y que sin dudas llama a una profunda reflexión. Crees que mientras haya montañas y montañeros esto seguirá sucendiendo? Uno puede “acostumbrarse” a este tipo de circunstancia? Cómo impactan estas situaciones  a nivel humano y emocional?

 

  • El post de Victor: “Conocí en mi expedición a muchas personas, entre ellas a un ruso, Rustem Amirov, compartimos algunos campamentos y luego cada quién siguió su camino. Para el día 17 (Mayo) salí de mi campamento rumbo hacia la cumbre, cuando ví a algunos metros a alguien pidiendo ayuda. Todos pasaban por su lado pero ninguno paró a ayudarlo. Decidí volver y junto a otros dos sherpas lo llevamos hasta el campamento tres. Los sherpas siguieron su camino y yo me quedé con él. Le suministré Dexametasona y salí a buscar oxígeno para poder ayudarlo, pero entre todas las personas que subían y bajaban, ninguno quiso darme un poco de oxígeno. Luego de unas horas falleció. Allí me di cuenta que no era la montaña quien había cobrado su vida sino el egoísmo de todos los que estaban allí presentes. Lo dejé allí esperando que alguien viniera al rescate de su cuerpo, pues ya no podía hacer nada por él y seguí mi camino hacia arriba. Hubo allí un punto de quiebre pues descubrí que todos los que estábamos allí estábamos por ego, por publicidad, por dinero, pero no por amor a la montaña, y eso desde mi perspectiva, es una ofensa para ella.”



Victor mostrando al mundo la bandera de su país desde el punto más alto de la tierra

El montañismo como todos sabemos implica un  riesgo, todos sabemos que al entrar en terrenos que no son precisamente aptos para los seres humanos pueden pasar muchas cosas , incluso perder tu propia vida, todos lo que asumimos estos riesgos somos conscientes de lo que nos sometemos, pero a pesar de esto , y a menos que subas en solitario y sin compañeros debe existir una conciencia de que más allá de todo y del reto que se haya planteado las montañas nunca se moverán de donde están, o incluso el dinero que se haya invertido en dicha expedición se podrá recuperar , pero la vida o la salud propia o de un compañero de cordada será irreparable. La vida siempre debe ser la prioridad.

Creo que ningún ser humano está preparado para la muerte, esto nos hace reflexionar sobre lo que realmente es la vida y nuestro tiempo en ella, depende mucho también de la formación moral y espiritual de cada quien, la manera en que experimente la empatía hacia otros seres humanos. Lo que pude experimentar en esta expedición fue que el ser humano es el que prolonga todos los males en la existencia, ha naturalizado todo lo que es antinatural, la violencia, el hambre, el egoísmo, etc. Si no vemos este tipo de situaciones como un problema que debemos mejorar sino como algo que simplemente es “normal” le estamos dando continuidad a estas cosas; en el caso del montañismo creo que no deberíamos llegar al punto de ver normal el hecho de ver morir a alguien solo porque cumplir un objetivo es más importante. Vamos a la montaña para hacer una inmersión en nuestro propio ser y así conectarnos con ella, pero si perdemos la esencia mínima de la humanidad pisarla representa un verdadero insulto.

 

Ya tienes en mente próximos proyectos? Cómo seleccionas tus futuros objetivos?

Los próximos proyectos se sitúan en la cordillera blanca, quiero seguir explorando mis amadas montañas y seguir abriendo rutas y en Suramérica en general,  mi objetivo a nivel personal es darle fuerza al proyecto de vientos de cambio, en el que buscamos entrenar a los niños nacidos en las montañas para que en un futuro puedan usar su instinto natural montañero como una profesión. Con respecto al Himalaya siento que necesito un tiempo  para retomar las fuerzas y darme cuenta de si mi objetivo es repetir las hazañas que ya otros han hecho o realmente estoy en el camino hacia cosas un poco más novedosas. Los futuros proyectos dependen del fluir del universo, las oportunidades que se van presentando en el camino

 

Una reflexión final acerca del montañismo actual y tu relación a los ochomiles.

El montañismo deportivo que viene acompañado con auspicio genera en algún momento una gran presión, y dicha presión genera un desequilibrio en las prioridades que se tienen al subir una montaña, cuando sabes que hay un prestigio, dinero, publicidad y de allí más oportunidades, la vida y la salud pasan a otro plano. Creo que la demanda de dinero y esfuerzo que requieren los ocho miles hacen perder un poco la visión, por así decirlo espiritual del montañismo. Creo que es necesario recuperar el respeto por las montañas sagradas del mundo, visitarlas con amor y con el corazón desnudo, con la humildad de saber que somos seres efímeros y frágiles para ellas , pero con la convicción de que son  ellas mismas las que te llenan de poder, amor y mucha fuerza, cuando entras en equilibrio contigo mismo y con la montaña empiezas también a respetar a todos los seres que te rodean.

Muchas gracias Victor por tu aporte.








Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=11034
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=11034




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


Se podrá comentar dentro de los 5(cinco) días de publicada la nota



Esta nota ya se encuentra cerrada a comentarios