Expediciones

FINAL HIMALAYA 2018

El gran gesto de Victor Rimac como uno de los hechos mas relevantes

En una temporada con pocos acontecimientos importantes destacamos la actitud del escalador peruano en un rescate que ha pasado casi desapercibido.

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Lunes 4 de Junio de 2018 - 12:15 2767 | 2




110



Foto de portada: Victor Rimac en la cumbre del Everest en su expedición de 2017 (Foto Victor Rimac)


Una temporada de Himalaya 2018 que ha llegado a su fin, al menos para la primavera, y que nos deja algunas conclusiones y además reflexiones para tener en cuenta.

Primeramente, esta temporada no pasará a la historia, definitivamente, por los logros conseguidos. Ha sido claramente una temporada muy pobre en este sentido, con pocos hechos importantes y ninguno relevante.

Con algunos hechos trágicos, como es habitual en estas situaciones, y uno de ellos relacionado con una indiscutible figura del montañismo mundial como es el Búlgaro Boyan Petrov que desapareciera en los primeros días de mayo en el Shisha Pangma, mientras intentaba escalar el primero de los ochomiles que tenía planeado para la temporada. La idea de Boyan era continuar con el Everest y Cho Oyu. Luego de más de dos semanas de angustiosa búsqueda finalmente se lo dio oficialmente por desaparecido el pasado 20 de mayo.

Otro hecho importante es el del italiano Simone La Terra, quien sufriera una caída mortal cuando su carpa con él en su interior, fuera arrojada al vacío por una fuerte ráfaga de viento.

Además de Boyan y Simone, otros cinco escaladores perdieron la vida en ochomiles en la pasada temporada. Ellos fueron: Ang Dawa Sherpa en el Makalu; Gjeorgi Petkov, Lama Babu Sherpa, Nobukazu Kuriki en Everest  y  Rustem Amirov en el Lhotse.

Respecto a este último escalador, Rustem Amirov, hay una historia digna de rescatar que no puede pasarse por alto. En este sentido, el escalador peruano Victor Rimac, que se encaminó a un nuevo desafío en el Lhotse, tras haber conquistado en 2017 el Everest, comunicaba hace pocos días a través de su perfil en la red social Facebook:

“Conocí en mi expedición a muchas personas, entre ellas a un ruso, Rustem Amirov, compartimos algunos campamentos y luego cada quién siguió su camino. Para el día 17 (Mayo) salí de mi campamento rumbo hacia la cumbre, cuando ví a algunos metros a alguien pidiendo ayuda. Todos pasaban por su lado pero ninguno paró a ayudarlo. Decidí volver y junto a otros dos sherpas lo llevamos hasta el campamento tres. Los sherpas siguieron su camino y yo me quedé con él. Le suministré Dexametasona y salí a buscar oxígeno para poder ayudarlo, pero entre todas las personas que subían y bajaban, ninguno quiso darme un poco de oxígeno. Luego de unas horas falleció. Allí me di cuenta que no era la montaña quien había cobrado su vida sino el egoísmo de todos los que estaban allí presentes. Lo dejé allí esperando que alguien viniera al rescate de su cuerpo, pues ya no podía hacer nada por él y seguí mi camino hacia arriba. Hubo allí un punto de quiebre pues descubrí que todos los que estábamos allí estábamos por ego, por publicidad, por dinero, pero no por amor a la montaña, y eso desde mi perspectiva, es una ofensa para ella.”

Un par de conclusiones respecto a estos conceptos de Victor. Primeramente, estimado Victor, de ninguna manera se puede incluir usted dentro de esa nefasta nómina de escaladores que se encontraron allí impulsados por el ego, como usted dice. Todo lo contrario, tras un hecho que nos trae un interesante paralelismo con el polémico caso de David Sharp en 2006, podemos afirmar que no nos sorprende para nada estas manifestaciones de Victor, cuya actitud destacamos y consideramos como uno de los hechos más importantes de la temporada que acaba de finalizar, rindiendo un homenaje al “montañismo puro, a su propia esencia, totalmente despojado de ego, lejos de la publicidad e impulsado únicamente por el amor que siente hacia esas montañas” , tal como concluye el propio Victor al retornar a su tierra, a las cumbres que lo vieron nacer, tras su paso por el Himalaya, del cual no pudo traerse la cumbre del Lhotse ya que afortunada y sabiamente, decidió preservar su propia integridad antes que el objetivo.

Más allá de este hecho, que merecía destacarse, tenemos también un importante hecho que sucedió en el Kangchenjunga, donde la australiana Chris Jensen Burke de 49 años, acompañada por cuatro escaladores, alcanzó –con la utilización de oxígeno suplementario- luego de tres años, la cumbre de la tercera montaña más alta del mundo.

“Pemba Geljen Sherpa, de Expedition Base, llegó a la cumbre primero alrededor de las 3pm. Escalo directamente desde el campamento base a la cima en un solo empujón. ¡Había bajado con un cliente el día anterior del campamento 3 y decidió volver a la cumbre trayendo comida fresca con él! Un joven excelente con increíbles talentos, velocidad y fuerza. Dos escaladores (Rusia / Alemania) llegaron a la cumbre a las 6:30 p.m., luego llegó Lakpa a alrededor de las 640 p.m., y luego a las 645 p.m llegué yo. Rápidamente le dije a Lakpa que teníamos quizás 15 minutos de luz del día para tomar fotos rápidamente y a continuación, bajé de la cumbre primero, luego Lakpa. Estaba consciente de que estaríamos trepando por las repisas en la oscuridad y francamente, tenía miedo de eso, debido al agotamiento después de casi 24 horas de escalada, especialmente a esta altura. Lakpa se mantuvo sereno y tranquilo como siempre. De la cumbre, recuerdo hacer un giro rápido de 360 ​​grados para ver cómo era la vista. No había ni una onza de viento y el sol se estaba poniendo. El mejor clima de todos los tiempos. Hermosa.” -relató la propia Chris.




Chris Jensen Burke en la cumbre del Kangchenjunga (Foto Chris Jensen Burke)

En lo que se refiere a los escaladores latinoamericanos, tenemos que la expedición brasileña al Monte Everest, alcanzó la cumbre en dos etapas. Primero fue Roman Romancini, luego lo siguieron Carlos Santalena, Ayesha Zangaro, Enrique Franke, Renato Zangaro, André Freitas y Gilberto Thoen. Siete escaladores brasileños en total en la cumbre del mundo.




Roman Romancini (Foto Revista Extremos)

También tenemos a la mexicana Viridiana Alvarez que alcanzó la cumbre del Lhotse, su tercer ochomil, el pasado 24 de Mayo, acompañada por la gente de Ascent Himalayas. Previamente, en 2017, Viridiana había alcanzado la cumbre del Everest.

También en 2015 había conquistado su primer ochomil el Manaslu en lo que fue su primera incursión en las montañas del Himalaya.




Viridiana Álvarez en la cumbre del Lhotse (Foto Viridiana Álvarez)

Las cumbres que no pudieron ser

Mucha había sido la expectativa por el lado del español Carlos Soria Fontán y un nuevo intento al Dhaulagiri. Y una vez mas no pudo ser. Pero en este caso no fue solo para Carlos, la montaña se cerró definitivamente para todo el mundo. El clima pasó al frente y se interpuso entre cada hombre y esa cumbre tan pero tan esquiva para el escalador español que ahora ya deberá pensar mucho más seriamente la idea de seguir con este objetivo que tantas veces se ha negado. Tal vez éste sea un mensaje por demás benevolente de la misma montaña, que en muchos casos no suele ser tan generosa a la hora de dar mensajes.

Otra expedición que quedó en la puerta fue el intento de travesía Everest-Lhotse de Horia Colibasanu y Peter Hamor. Finalmente los cinco días de ventana de buen tiempo necesarios para semejante empresa no se dieron y ambos escaladores debieron pegar la vuelta sin siquiera haber podido intentarlo. Seguramente será en otra oportunidad.

Y finalmente volviendo al ámbito de los latinoamericanos, el costarricense Warner Rojas tampoco pudo con el Makalu. Acompañado por el español Jesus Morales, las condiciones climáticas no le permitieron poder llegar hasta la cumbre. Pero como el mismo manifestara, la montaña seguirá allí y ya habrá otra oportunidad. El mismo nos decía en una comunicación telefónica al arribar a Lukla: “Estamos bien, ha sido un viaje largo porque la salida del Makalu caminando es bellísima y hay de todo, subidas, bajadas, montaña, nieve, selva. Fue muy duro, pero bien, mañana ya estamos saliendo y regresando a Kathmandu Dios mediante. La montaña pues es ella la que manda y esta vez el clima no ha sido el mejor y se respeta eso, no se puede hacer nada contra ella y gracias a Dios pues no corrimos la suerte de otras personas como el sherpa que murió, un muchacho de 31 años que dejó un niño de siete y un bebe de seis meses, después hubo gente con congelaciones como ser un compañero italiano que estaba con nosotros con las manos congeladas. Pero bueno, esto es lo que pasó y creo que la sabia decisión de regresarnos y bueno, la montaña ha estado ahí y seguirá estando.  Siempre habrá una oportunidad para regresar.”

Vuelta de hoja para una temporada que ha pasado casi desapercibida y que nos deja como conclusión el viejo y tan nefasto tema del Everest, que como vemos, año tras año se va profundizando.

 



Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=11028
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=11028




Comentarios (2)

2 | WALLY VALDERRAMA | 7/6/2018 - 19:16
Un buen relato y gracias por ponernos al dia!!


1 | EL SARJA | 4/6/2018 - 14:15
Muy buen compendio. Yo le sumaria a los hechos destacados de la temporada la cumbre de Rodrigo Vivanco al Kangchenjunga (sin o2 ni asistenci


Comenta sin registrarte


Se podrá comentar dentro de los 5(cinco) días de publicada la nota



Esta nota ya se encuentra cerrada a comentarios