Rapa Nui Isla de Pascua

Ojos que miran al cielo

Mata Ki Te Rangi



Cuenta la mitología que algunos sabios maoríes pronosticaron que las tierras de Hiva, un mítico continente o isla, sufriría una hecatombe y las aguas las cubrirían por completo, amenazando seriamente la vida de sus habitantes. De hecho, una subida de las aguas provocó por entonces centenares de muertes entre los pobladores.


AUTOR: CARLOS EDUARDO GONZALEZ | REDACCION ALPINISMONLINE | VIERNES 19 DE OCTUBRE DE 2018 | 1400 | 0 |


Indica que te gusta esta nota
34

El comienzo


Ante dicha tragedia, fue que las siguientes generaciones se propusieron buscar nuevas tierras para establecerse ante lo frágil de la situación. Bajo este contexto, sucedió que el Dios Make-Make se le apareció en sueños al sabio Hau-Maka, indicándole que su destino era viajar hacia Mata ki te Rangi, los Ojos que miran al cielo. Fue así como el Akiri (Rey) Hotu Matu´a decidió enviar a siete exploradores hacia aquellas tierras señaladas por Make-Make para dar crédito y reconocer lo visto por Hau-Maka en sus sueños. Los siete exploradores eran dos hijos de Hau-Maka, Ira y Raparenga; y cinco hijos de Huatava quien era hermano de Hau-Maka, ellos fueron Ku’u Ku’u, Ringi Ringi, Nonoma, U’ure y Mako’i, quienes partieron con un destino incierto hacia el Te pito o te kainga, o sea el Ombligo del mundo.


Oceanía: El hombre habita la mayoría de sus islas. En algunas como Australia y Nueva Guinea, desde hace 40.000 años. En otras, como Rapa Nui, Hawai y Nueva Zelanda desde hace tan solo 1.500 años.

Museo Sebastián Englert


Los exploradores


Los exploradores dieron con la Isla de Pascua y cinco de ellos regresaron a Hiva, y trasmitieron al Akiri todo lo que habían visto. Fue entonces que el rey decidió embarcarse junto a toda su familia y séquito arribando tiempo después a la isla en dos grandes canoas o pahi. A su llegada, estaban allí Ira y Raparenga, quienes advirtieron al Akiri que la isla no era apropiada, ya que estaba cubierta por una tupida maleza. Ante esta advertencia, el rey les dijo que eso no era problema, ya que en su tierra de origen estaba creciendo una maleza –en referencia a las inundaciones- mucho más mortífera que esta. Así fue como desembarcó el primer Akiri Hotu Matu´a convirtiéndose en el primer rey de Rapa Nui Isla de Pascua, según coinciden la mayoría de los investigadores, hacia el siglo VIII de nuestra era. El rey junto a su mujer Vakai a Heva y a su hermana Ava Rei Pu'a desembarcaron en el norte de la isla, en la PLAYA ANAKENA, donde fijarían su residencia.

Galería de imágenes

Playa Anakena


El Océano Pacífico, no hace honor a su nombre. Ciertamente es muy activo debido a su fondo marino donde existen innumerables fracturas que marcan los límites entre las distintas placas. En estas fracturas la roca líquida está constantemente emergiendo originando fenómenos volcánicos que a lo largo del tiempo dieron origen a las islas.

Museo Sebastián Englert


La visión de Hau-Maka


En su viaje el espíritu de Hau-Maka se desplazó hacia el este pasando por una serie de islas, hasta alcanzar una octava tierra. El espíritu recorre la Isla identificando un total de 28 sitios con sus nombres. Así, en esta isla encontraría tres islotes frente al Rano Kau (Motu Kao kao - Motu Nui - Motu Iti), y los identificaría como "Kong Kope Tutu'u Vai a te Ta'anga" (son los muchachos con los pies en el agua de Ta'anga). Luego al subir a la caldera del volcán Rano Kau, lo denominaría "Te Poko Uri a Haumaka o Hiva". El cráter pequeño lo llama "Te Manavai".

Luego se dirige a la costa sur buscando una residencia para el Ariki, reconociendo distintos lugares hasta que llega a Rangi Mea Mea (Cielo Rojo), refiriéndose al atardecer en Ovahe. Posteriormente avanzaría al cerro Hau Epa que nombraría como "Maunga Hau Epa", y observaría las arenas blancas de una playa en un lugar que llamaría "Oromanga a Haumaka o Hiva"; considerándolo un sitio apropiado para la residencia del Ariki, y a la bahía inmediata la llama "Hanga Mori A One": Anakena.

Así, tras reconocer otros tantos sitios, nombra a la isla "Te Pito o te Kainga a Haumaka o Hiva".

La tierra de Hiva


Es el nombre de una mítica tierra de la cual provinieron los pobladores de Rapa Nui Isla de Pascua. Hiva se correspondería con otra mítica isla, Hawaiki, donde los polinesios sitúan su origen. Según las investigaciones más relevantes, esta isla se correspondería con las islas Marquesas, un archipiélago formado por Hiva’Oa, Fatu Hiva y Nuku Hiva, entre las más importantes. Las evidencias antropológicas, arqueológicas, biológicas y lingüísticas relacionarían en consecuencia a Rapa Nui Isla de Pascua en particular con estas tres islas Marquesas. Sin embargo, otra de las teorías señalan a la isla Rapa Iti, también llamada Oparo como otro de los puntos de origen. Es una de las islas australes de la Polinesia Francesa. El nombre Rapa Iti significa “pequeña Rapa” para distinguirla de Rapa Nui, la gran Rapa, nombre de la Isla de Pascua. Está situada a 1.240 km al sur de Tahití y a 500 km al sureste de Raivavae. Por otro lado, la isla Sala y Gómez (en idioma rapanui, Motu Motiro Hiva, 'islote del pájaro en el camino a Hiva') es la más alejada de las islas dentro del área de influencia de Rapa Nui. Se sitúa al este de la Isla de Pascua a un día de navegación en dirección a Sudamérica. Se encuentra desabitada. Una teoría relaciona a las etnia Rapa Nui con la cultura Inca del Perú, ya que existen muchas similitudes en algunos aspectos arqueológicos. Siempre se pensó que era esta una posibilidad. Sin embargo, luego del advenimiento de la posibilidad de analizar el ADN, se comprobó que el habitante Rapa Nui se encuentra íntimamente emparentado con el polinésio, no así con las culturas sudamericanas, con lo cual esta teoría se encuentra prácticamente descartada. Los Rapa Nui son polinésios.

Durante los primeros años, el Akiri Hotu Matu´a se dedicó a establecer normas y la organización social de la nueva comunidad. Se definió como se construirían las viviendas y los monumentos. En ese período, la incipiente población se dedicó a establecerse, explotando lo que la isla les ofrecía, cultivando especies que ellos mismos habían traído e incrementando la población de animales y seres humanos. Tal como sucedía en el resto de las islas de la Polinesia, el culto a los antepasados gobernó sobre la vida espiritual de los pobladores. Los Rapa Nui creían que el “Mana” o sea la energía espiritual de las personas, continuaba existiendo aún después de su muerte. Dicha creencia se hizo tangible en la construcción de los Moai. En la etapa clásica, cuando la cultura Rapa Nui alcanzó su máximo esplendor se erigieron enormes altares ceremoniales, denominados Ahu, sobre los cuales se levantaron las enormes figuras talladas en piedra volcánica. El período de los Moai se extendió por aproximadamente unos mil años, entre el 800 D.C. y el 1860, cuando se inicia la época contemporánea y cambia abruptamente la historia de la isla.

Antes de morir, Hotu Matu'a dividió la isla entregándole una parte a cada uno de sus hijos para que estos formaran sus propias tribus o mata. Luego, a su muerte el Ariki Hotu Matu’a fue enterrado en el lugar denominado AKAHANGA (DONDE ACTUALMENTE SE ENCUENTRA EL AHU AKAHANGA). Observaciones realizadas en terreno han permitido sugerir el empleo de conocimientos astronómicos para la localización de Akahanga y algunos otros sitios. La localización del sitio seleccionado para el emplazamiento de la tumba del Ariki Henua en el centro de la línea costera podría justificarse, porque de esta forma el mana o poder que de él emanaba, se repartía equitativamente para ambos lados de la isla, dando buenas cosechas y buena pesca para todas las personas.


Polinesia, que significa "muchas islas", comprende un area triangular cuyos vértices lo marcan Nueva Zelanda al oeste, las islas Hawai al norte y Rapa Nui Isla de Pascua al este.

Museo Sebastián Englert


Galería de imágenes

Akahanga



RAPA NUI es considerada uno de los lugares habitados más aislados del mundo. En la actualidad, las islas habitadas más cercana son las islas Británicas Pitcairn a 2.700 km al oeste de Hanga Roa. Se encuentra también a 4.100 km de Tahiti y 3.700 km de sudamérica.

Museo Sebastián Englert



Akahanga


Una característica importante que ofrece Akahanga, es la de su posición y orientación, que obedece a determinados conceptos astronómicos, un hecho común en otras construcciones diseminadas por la isla.

La historia de Akahanga indica que fue un sitio ceremonial que fue evolucionando a través del tiempo con nuevas construcciones, con lo cual su emplazamiento indica que se estableció en distintas etapas. Sus Moai fueron derribados, tal como puede apreciarse, y como sucede en muchos centros ceremoniales de la isla, durante las disputas entre clanes. El hecho de derribarlos se hacía como una demostración de fuerza para desanimar y deprimir al clan poseedor del centro ceremonial.

Pero ese común denominador en lo que respecta a los conceptos astronómicos, podemos verlo también en otra localización bastante cercana y localizada hacia el centro de la isla y que se encuentra emparentada con Akahanga, tal como podremos verlo en sus figuras. Se trata del AHU AKIVI.

Galería de imágenes

Ahu Akivi

Ahu Akivi


Los siete Moai de este Ahu representan a los siete jóvenes exploradores enviados por Hotu Matu´a a investigar la isla antes del emplazamiento de la comunidad Rapa Nui, de allí la gran importancia y la vinculación con Akahanga. Sus Moai tienen una orientación astronómica ya que miran de forma directa al sol poniente durante los equinoccios.

Nos abstraemos un poco de la historia. Rapa Nui Isla de Pascua nos ofrece todo su entorno arquelógico para que podamos disfrutar de estas historias de ancestros, pero no es todo lo que podemos encontrar aquí. La naturaleza tiene su espacio reservado en un territorio considerablemente pequeño, casi como un tinte perdido en una geografía oceánica descomunal que constituye sin dudas un aspecto sobresaliente y que impresiona.

Y qué mejor que impresionarse desde la altura. Pues bien, precisamente desde este mismo centro ceremonial de Ahu Akivi, vamos a encontrar el inicio de un sendero, que tras una hora y media de caminata (no existe en el lugar una especificación exacta de la distancia, aunque estimamos que son aproximadamente tres kilómetros) nos llevará hasta la cumbre de la montaña más alta de la isla, el MAUNGA TEREVAKA de 507 metros de altura sobre el nivel del mar.


Alrededor del año 500 D.C. los primeros polinesios echaron al mar sus grandes canoas para comenzar una gran aventura de colonización. Desde Tonga e islas adyacentes navegaron hacia el este poblando las Islas Cook, De la Sociedad (Tahiti), Marquesas, Tuamotus, y Australes. La isla Rapa Nui junto con Nueva Zelanda fueron las últimas en ser alcanzadas, aproximadamente en el siglo VIII D.C.

Museo Sebastián Englert


Galería de imágenes

Terevaka


Subiendo el Terevaka. Allí podrás ver todo el perímetro de la isla con un solo golpe de ojo. Tendrás una rápida idea de lo que se trata. Desde el punto más alto, toda la isla estará a tus pies y podrás comprender más claramente lo remoto y maravilloso de este paisaje.


Terevaka


El volcán Mauna Terevaka está localizado en el extremo norte del triángulo que forma la isla. Los otros dos extremos están ocupados por otros dos volcanes: el Rano Kau al sur y el Poike al este. Los tres volcanes, como el resto de los que se encuentran en la isla, están inactivos, pero en los comienzos, hace miles de años, fueron los encargados con sus emisiones de lava de formar lo que hoy es todo el territorio insular de Rapa Nui.

El Terevaka es el más joven de todos. Surgió hace 300.000 años y se diferencia de los otros dos en que no tiene un cono volcánico como aquellos debido a que su origen es producto de numerosas erupciones provenientes de diversos conos volcánicos. La gran afluencia de lava procedente de este sistema formó el cuerpo principal de la isla, que poco a poco fue anexionando los conos de las islas volcánicas de Poike y Rano Kau, junto con sus centros parásitos, dando lugar a la peculiar silueta triangular que presenta actualmente la Isla de Pascua. En tiempos ancestrales el punto más elevado de la isla contaba con una tupida vegetación y una importante población humana. Esto se ha podido comprobar ya que se han encontrado varios centros ceremoniales y restos arqueológicos en los distintos sectores de la ladera.

A los pies del Terevaka se han descubierto mas de cuatrocientos asentamientos de casas cuadradas y rectangulares, que datan del 800 al 1300 d.C. En su interior se encontraron herramientas para trabajar la madera, por lo que se cree que fueron ocupadas, quizás temporalmente, por los trabajadores encargados de cortar los grandes árboles utilizados en la fabricación de canoas de pesca y el material necesario para extraer y transportar los moai, las grandes estatuas ceremoniales.

Ascendiendo el Terevaka


Subir el Terevaka constituye una experiencia fabulosa, porque una vez arriba, podremos ver todo el contorno de la Isla de Pascua en un solo golpe de vista. Es un camino bastante simple, con una pendiente leve que a lo largo de tres kilómetros aproximadamente, salva una altura de 400 metros de desnivel.

Durante el primer kilómetro existe arboleda para repararse del sol, luego de ello no encontraremos más vegetación, con lo cual lo apropiado, sobre todo en días de verano, es realizar la caminata a hora temprana en la mañana. Recordemos que los meses de verano si bien la temperatura no suele superar los 30 grados centígrados, el clima suele ser bastante agobiante debido a la alta humedad. En todos los casos hay que llevar agua y protegerse del sol, con gorros y protector solar, es indispensable, ya que la caminata entre ida y vuelta no demandará menos de tres horas.

En Ahu Akivi donde comienza el sendero, existe un almacén de bebidas y alimentos, tambien hay baños con un costo de CLP$500.-. Debido a que es una excursión que demanda desgaste físico, generalmente es conveniente realizarla en aquellos casos en que la permanencia en la isla supere los tres días. Para ser mas precisos, una semana. Eso nos posibilitará visitar todos los sitios arqueológicos y tomarnos el tiempo necesario para esta excursión de medio día, con su posterior descanso.

Hay excursiones que la realizan, pueden encontrar información en Hanga Roa. Pero decir verdad, no es necesario realizar un gasto extra ya que la experiencia puede uno llevarla a cabo sin ningún tipo de guía, puesto que el sendero es muy claro y en dos o tres sectores donde es estrictamente necesario, hay señalización. Además siempre encontraremos otros senderistas realizando la misma actividad.


Los esperamos en la próxima entrega: LOS FUEGOS DE RAPA NUI, Octubre 26,2018.




SEGUI TODO EL

Dossier Rapa Nui Isla de Pascua


1 | OJOS QUE MIRAN AL CIELO | Octubre 19, 2018

2 | LOS FUEGOS DE RAPA NUI | Octubre 26, 2018

3 | HISTORIAS DE MATAVERI | Noviembre 2, 2018



BIBLIOGRAFIA:
Autor: Carlos Eduardo González
Créditos fotografías: Carlos Eduardo González para Alpinismonline Magazine
Fotografías en alta resolución: Canon PowerShot SX530NS

Fuentes y Agradecimientos:
Imagina Isla de Pascua
Subsecretaría de Turismo de Chile
Parque Nacional Rapa Nui
Museo Antropológico Sebastián Englert
Comunidad Indígena Polinésica Mau Henua
Marcela y Juan Carlos Araya (Complejo Mata Ki Te Rangi)
Wikipedia
Fecha de relevamiento: Entre el 29/9/2018 y 06/10/2018




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


Se podrá comentar dentro de los 5(cinco) días de publicada la nota



Esta nota ya se encuentra cerrada a comentarios